Trasfondo

Cuando Airbnb compite con los hoteles, el consumidor sale ganando

Un estudio realizado por investigadores de MIT y Harvard es el primero en utilizar los datos del propio Airbnb para mostrar que los hoteles están cediendo parte de sus ganancias a esta plataforma, y los que se benefician son los viajeros.
Un estudio realizado por investigadores de MIT y Harvard es el primero en utilizar los datos del propio Airbnb para mostrar que los hoteles están cediendo parte de sus ganancias a esta plataforma, y los que se benefician son los viajeros. Miami Herald

Un estudio que aún no ha terminado, realizado por investigadores de MIT y Harvard ha confirmado lo que muchos analistas han estado diciendo desde hace tiempo: Airbnb está llevándose una buena tajada de la ganancia de los hoteles, y los beneficiarios de estos costos más bajos son los viajeros, especialmente durante las fechas de Fin de Año o Art Basel, cuando miles de personas llegan a Miami.

Para Miami-Dade, la competencia de Airbnb se traduce en una reducción de un por ciento anual en ganancias de hoteles del 2011 al 2014. Para los viajeros esto significa, habitaciones un poco más baratas y ahorros de unos $37 por noche, tomando en cuenta lo que los viajeros están dispuestos a pagar y lo que realmente pagan.

Aunque estudios hechos anteriormente han investigado el impacto de Airbnb en la industria hotelera, este es el primer estudio académico independiente que se basa en los datos propios de Airbnb. El estudio fue financiado por MIT. Andrey Fradkin, economista y co autor del estudio trabajó en el pasado con Airbnb pero dejá la compañía antes de que el estudio iniciara.

El estudio utiliza datos provistos por Airbnb sobre transacciones, precio de habitaciones y disponibilidad. Estudios previos tuvieron que recabar los datos del sitio online, lo que expertos dicen no es preciso.

Aunque los datos más recientes son de hace cuatro años y puede que los número hayan cambiado, los resultados del estudio hecho por Fradkin siguen siendo válidos, dice. Estudios hechos anteriormente por otros investigadores encontraron patrones similares.

IMG_Charting_Airbnb_s_gr_8_1_N89L0JGE_L265721461.JPG

Airbnb al igual que otras plataformas donde se comparte hogar añaden inventario al mercado, lo que significa que muchos hoteles perderán a esos huéspedes. Para poder competir los hoteles puede que bajen sus tarifas. La combinación resultó en una disminución de un 1.5 por ciento en ganancias, $412 millones al año en toda la nación, según informa el estudio. El área de Miami se encuentra entre las cinco ciudades principales en el mercado de alquileres a corto plazo en esta plataforma, y 800,000 viajeros se quedaron en hospedajes a través de Airbnb el año pasado, según informa la compañía.

El efecto, sin embargo, no es uniforme. El mayor impacto de Airbnb ocurre cuando aumenta la demanda y los precios se disparan, como durante Art Basel en el mes de diciembre o en febrero cuando llega el Boat Show. Pero el estudio encontró que este aumento en la demanda hace más atractivas y lucrativas las ofertas para los anfitriones, de manera que aumenta el número de ofertas lo que expande las opciones de los viajeros.

Henry Harteveldt, analista de la industria de viajes y que pertenece al Atmosphere Research Group, dijo que debido a que los anfitriones son los que establecen sus precios y lo que buscan es ganar algo de dinero por el lado, Airbnb puede ser mucho más barato que un hospedaje tradicional. Los anfitriones no responden a márgenes de ganancia ni a la subida de precios que acompaña la demanda.

airbnb_redesign_5s_hero.jpg
Airbnb al igual que otras plataformas donde se comparte hogar añaden inventario al mercado, lo que significa que muchos hoteles perderán a esos huéspedes. Imagen de cortesía

“Una habitación frente al mar en un hotel un fin de semana activo puede costar $500”, dijo Harteveldt. “Pero el dueño de una casa o apartamento, que lo que quiere es hacer un poco de dinero, puede fácilmente ofrecer su propiedad, con la misma vista, por $250”.

En total, los huéspedes de Airbnb en las 10 ciudades con el mayor número de hoteles (que incluyen a Miami, Nueva York, Boston y Portland) ganaron un total de $276 millones en excedente -la diferencia entre lo que estaban dispuestos a pagar y lo que realmente pagaron- en el 2014.

Para la industria hotelera de Miami, el impacto parece ser relativamente insignificante. Los hoteles en Miami tuvieron una ganancia que casi llegó a los $3 billones en el 2017, de acuerdo con STR, especialistas en análisis de datos. Al margen de una caída de 1.5 por ciento en el 2016, cuando el brote del Zika azotó a la región, las ganancias de los hoteles han estado aumentando de forma constante desde el 2012.

Otro descubrimiento: solo el hecho de que un viajero utilice una plataforma de compartir casa no quiere decir que la reserva de hotel se pierda. Un 49 por ciento de los huéspedes de Airbnb no hubieran reservado en un hotel de ninguna manera: hubieran optado por quedarse con un familiar, utilizar otra plataforma de hospedaje compartido o hubieran cancelado el viaje. La razón, dicen los investigadores: Airbnb y hoteles ofrecen experiencias significativamente diferentes.

Ben Breit, portavoz de Airbnb, está de acuerdo. Algunas personas necesitan tener una cocina debido a restricciones en la dieta, otros quieren quedarse fuera del área de los hoteles.

“Algunas personas quieren quedarse no solo en casa de otra persona, si no también compartir con alguien local”, dijo Breit. “A muchos les gusta conocer y experimentar una ciudad desde la perspectiva de un nativo”.

En cambio, un estudio que hizo la School of Business de la Universidad de Boston en el 2015 halló que los hoteles de lujo casi no se ven afectados por Airbnb porque ofrecen amenidades que no están disponibles en Airbnb, como un spa o el restaurante de un chef.

Los investigadores encontraron que los viajeros de negocios que utilizan facilidades tales como salones de conferencia es poco probable que utilicen Airbnb, especialmente cuando los gastos de viajes les son reembolsados por la empresa.

El estudio de Boston University también corroboró lo que decía Fradkin en cuanto a los precios cuando hay mucha demanda.

Fradkin espera que estudios académicos como estos ayuden a enfrentar el crisol de regulaciones ambientales que han surgido por toda la nación.

En Miami-Dade, los alquileres a corto plazo están prohibidos en algunos suburbios y en la mayoría de las áreas de Miami Beach. Aquellos que violen estas leyes de Miami Beach enfrentan las multas más altas en el país: $20,000 por la primera violación.

En octubre del año pasado, Miami-Dade pasó una serie de regulaciones que incluyeron un límite en el número de huéspedes que se hospedan por noche, un certificado de uso del condado y el requisito de que el anfitrión o dueño del lugar viva la propiedad al menos 6 meses durante el año.

Miami-Dade y Airbnb llegaron a un acuerdo sobre impuestos en marzo del año pasado, y hasta junio, el condado había recaudado $8.4 millones de la compañía. El Condado de Broward recaudó $3.7 millones el primer año que impuso el impuesto de resort a Airbnb. A diferencia de Miami-Dade, Broward también recauda el 6 por ciento en alquileres a corto plazo que se hacen a través de la plataforma rival de Airbnb, de HomeAway.

Los que se oponen -un grupo de funcionarios de la ciudad, líderes comunitarios y dueños de hoteles- alegan que los alquileres a corto plazo fomentan las fiestas en las casas interrumpiendo el sueño de los vecinos.

El antiguo alcalde de Miami Beach, Phillip Levine, considera a Airbnb una iniciativa comercial, igualando el servicio al de un hotel en vez de una habitación que se alquila de vez en cuando.

Fradkin cree que su estudio es una manera de llegar a un acuerdo: Ya que los beneficios a los consumidores son mayores durante eventos populares, ¿por qué no limitar ese hospedaje a días de fiesta o festivales?

“Imagínese que usted es alguien que viaja un par de semanas al año y quiere hacer un poco de dinero”, dijo él. “La inscripción y la cuota de ingreso puede desalentar al anfitrión casual ya que muchos de ellos son susceptibles a pequeños cambios que afecten su ganancia”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios