Artes y Letras

La biblioteca se convierte en estudio de arte

El artista plástico miamense, Kiki Valdes, frente a algunas de sus obras.
El artista plástico miamense, Kiki Valdes, frente a algunas de sus obras. Cortesía

El sistema de Bibliotecas Públicas del condado Miami-Dade echa mano de la modalidad del “pop up” para apoyar a artistas locales y proporcionar se espacio como un estudio, el mismo que le ha servido al pintor Kiki Valdes a crear nuevas piezas que se exhibirán a partir del 21 de noviembre.

Valdes (1981), un pintor nacido y criado en Miami, de padres cubanos, ha trasladado su estudio durante seis semanas a un área del edificio principal de la red de bibliotecas públicas del condado, localizado en el centro de Miami, para crear obras con materiales que encontró en dicho espacio.

“Todos los materiales que uso son de la biblioteca, como mantas de mudanza, pintura para casas, lienzos donados por antiguos estudiantes de arte… Como pintor soy un espontáneo y ante las circunstancias me gusta encontrar la forma de crear con lo que tengo”, explicó Valdes.

El arte de este joven artista que estudió en The Maryland Institute College of Art ha estado marcado por el uso de figuras de la cultura pop, como las tiras cómicas, pero actualmente explora una pintura más abstracta.

“Con estas piezas me gustaría ayudar a definir un estilo artístico propio de Miami. Hay muchos artistas con diferentes estilos, pero espero que mi trabajo ayude a definir una estética que sirva para identificar el arte de esta ciudad”, agregó.

El 21 de noviembre se mostrará el resultado de este proceso en el lobby de la sede principal del Sistema de Bibliotecas del condado, en donde se exhibirán, entre otras, piezas de gran formato.

“La relación de la Biblioteca con los artistas locales viene de los años 70, lo que nos ha permitido tener una colección de 3,000 piezas. En este caso, trabajar con Kiki Valdés fue ofrecerle un espacio para que cree algo fresco”, señaló Oscar Fuentes, supervisor de las exhibiciones de la red de bibliotecas.

Así fue como se adaptó el concepto de un taller “pop up” (efímero), según detalló Fuentes, “donde el artista puede realizar su arte libremente, incluso desarrollar piezas de mayor formato que en su estudio no puede realizar”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios