María Antonieta Collins

La mejor excusa para actuar mal, la inseguridad

De mujer a mujer

María Antonieta Collins

¿Y qué hay con el daño que causan? ¿Qué hay con los trabajos que se pierden cuando los ‘inseguros’ van y dicen cualquier infamia ante un jefe?
¿Y qué hay con el daño que causan? ¿Qué hay con los trabajos que se pierden cuando los ‘inseguros’ van y dicen cualquier infamia ante un jefe? KRT

No hay dónde encontrarla, me refiero a una palabra en un diccionario, pero lo cierto es que, es la nueva forma de disculpar a cualquiera que agrede con acciones verbales a otra persona, me parece una aberración, y peor, que todos o casi todos lo acepten.

Me cuenta una amiga que vive esto casi todos los días en su trabajo. “Estoy enfurecida –dice– porque hay gente que puede pasarse la vida amargando la existencia a otros; con su actitud dañan reputación y trabajo de compañeros, y ellos siguen tan frescos como una lechuga luego de lograr lo que quieren contra quien tengan en la mira”.

El enojo de mi conocida es porque, a diferencia de otras épocas, cuando quien hiciera cosa semejante se enfrentaría al repudio social por ser considerado “mala persona”, hoy es todo lo contrario. Y me explico: resulta que esos individuos, ya sean hombres o mujeres, se libran de cualquier problema. Peor aún, salen excusados por la mayoría, y todo por la excusa que utilizan.

Estoy de acuerdo con ella, porque me canso de escuchar historias con el mismo temática: si alguien le estropea un proyecto a otro, la excusa más consabida es: “Sé que fulano o fulana actuó mal, pero lo hace por inseguridad”.

En ese momento me lleno de rabia y les digo a los hipócritas que dan tal veredicto: “¿Inseguros? ¿Así llaman ahora a quienes dañan a otras personas? En mis tiempos se les catalogaba de ‘pérfidos’, como mínimo se les etiquetaba como ‘malas personas’, pero eso al parecer se acabó. Ahora los malos tienen una gran excusa: todo es en nombre de la inseguridad”.

¿Y qué hay con el daño que causan? ¿Qué hay con los trabajos que se pierden cuando los “inseguros” van y dicen cualquier infamia ante un jefe? ¿Piensan en las consecuencias?

Lo mismo cuando los “inseguros” van a pedir algo que tienen otros y que no les fue dado a ellos. El reclamo puede provocar graves consecuencias para los involucrados y cuando se analizan las causas, comprenden que todo el infundio fue a causa de un “inseguro”. No importa que se disculpen, lo cierto es que quien lo hace, es una mala persona.

Algunos concoidos cuando supieron que iba a escribir esta columna me mandaron sus historias: “Hay quienes le hacen la vida insoportable a otros en el trabajo: chismes de todo tipo. Y cuando alguien pregunta la razón de su comportamiento, la respuesta es invariable: “Sí, es disociadora, pero lo hace por inseguridad”.

Lo peor es que esas personas pueden seguir difamando de forma permanente. ¿Quién los detiene? Nadie. Eso es lo peor. La realidad es que ese vocabulario aprobado por la necesidad de otros y la hipocresía, son la carta abierta para seguir actuando en nombre de “la inseguridad”. Habrá excusas, pero el que es malo, lo será siempre, aunque el nombre de la maldad haya cambiado. Así es que, si alguien le habla de algún “inseguro”, huya como vampiro a la luz del día, que de seguro daño intentará hacer.

mariaantonietacollins@yahoo.com

@CollinsOficial

  Comentarios