En realidad, lo que estaba por decirme no era una excusa, no, sino dos juntas: Eres una gran mujer, me dijo para empezar la noche que me citó en lo que creí que era una cena romántica.
En realidad, lo que estaba por decirme no era una excusa, no, sino dos juntas: Eres una gran mujer, me dijo para empezar la noche que me citó en lo que creí que era una cena romántica. Ron Chapple Getty Images/Stock
En realidad, lo que estaba por decirme no era una excusa, no, sino dos juntas: Eres una gran mujer, me dijo para empezar la noche que me citó en lo que creí que era una cena romántica. Ron Chapple Getty Images/Stock