María Antonieta Collins

Las gasolineras y la obsesión por los números

Estar obsesionado con las cifras decimales es parte de una manía que se deriva de las obsesiones compulsivas. Hay personas para las que las cifras producen obsesión y en las gasolineras sucede a menudo.
Estar obsesionado con las cifras decimales es parte de una manía que se deriva de las obsesiones compulsivas. Hay personas para las que las cifras producen obsesión y en las gasolineras sucede a menudo. Bloomberg

Me ha pasado unas cuantas veces y seguro que a usted también.

Estoy esperando poner gasolina y la bomba está ocupada por un señor que aparentemente había terminado de llenar el tanque de su vehículo, cuando la cantidad que le marcaba la pantalla no le gustaba. Entonces, con pequeños movimientos a la manguera para y mirando la cantidad a pagar trataba de poner una cifra en especial.

Me llamó más la atención porque cuando se pasaba el número que aparentemente quería, gritaba irritado mientras seguía en su intento.

No, no me he vuelto loca. El que estaba un poco fuera de este mundo era el hombre llenando su tanque de gasolina. He observado en múltiples ocasiones lo mismo, tanto, que decidí escribir esta columna para denunciar una muy especial fobia.

Mientras yo esperaba que terminara su tarea para poder llenar mi auto, otra clienta que observaba la misma escena me hace ver que esa no es una escena fuera de lo común, sino todo lo contrario.

“Mira que hay locos en este mundo. No te admires de lo que acabas de ver, pero es que el hombre es parte de un montón que a diario quieren hacer lo mismo: poner gasolina y que el número que tengan que pagar sea cerrado”.

¿Número cerrado? Le pido que me explique más.

“Si tienen que pagar $9.47 eso no les gusta. Tienen que ser $9.50 o 60 o 75 pero cualquier número no, es por eso que están dando golpes pequeños hasta que logran que la manguera dispense gasolina de manera que el número de la pantalla sea el que les gusta”.

¡Ave María!, digo. ¿Resulta que tienen tiempo para perderlo en esas nimiedades mientras ponen gasolina a sus vehículos? ¡Vaya manera!

Pero la realidad es que el hecho se repite a diario en las gasolineras, me dice una dependienta.

“No imagina cuantos clientes entran furiosos con la misma queja: ‘Ahí hay un loco que está poniendo gasolina poco a poco porque quiere pagar una cantidad cuyos dígitos sean de 10 en 10. No acepta los seis, siete, ocho, etc.’. Lo que sucede es que nosotros no podemos hacer nada. Tampoco es que están cometiendo un delito. Lo más que he hecho es preguntarles y las respuestas son iguales: dicen que no les gusta pagar una cifra que termine en dos, tres, cuatro, seis, siete, ocho, nueve. Pagan entonces con el menudo de 10, 20, 30, es decir, en decenas. Nada intermedio”

La explicación de la gentil dependienta me deja más confundida.

Me informó que ese asunto de estar obsesionado con las cifras decimales es parte de una manía que se deriva de las obsesiones compulsivas.

Hay personas para las que las cifras producen obsesión y en las gasolineras sucede a menudo.

Es lo mismo de quienes buscan obsesionados las monedas que se caen en los parqueos y que la gente deja botadas, y ellos se dedican a recogerlas y cada una que hallan les proporciona una gran felicidad.

“Lo de los números a pagar en las bombas de gasolina es algo más común en las mujeres que en los hombres”, dice la dependienta. “Le digo esto no porque ande una haciendo encuestas, sino porque son hombres los que vienen a acusar a la persona, —en este caso a más mujeres— que están entretenidas jugando con la bomba de la gasolina en las horas más complicadas para llenar gasolina. Cuando por curiosidad les pregunto, la respuesta es: no puedo pagar cifras que no sean de 10 en 10”.

¿Qué hacer para no ser víctima del mal? Desafortunadamente no prestar atención. No hace daño, pero eso sí, sepa que se trata de una obsesión o quizá una fobia.

Me doy cuenta quizá de que yo también he caído víctima de algo, de descubrir a quienes hacen eso y sirve para que yo también me pregunte: ¿acaso seré yo la que tenga también esa fobia?

Correo: mariaantonietacollins@yahoo.com. Twitter: @CollinsOficial.

  Comentarios