María Antonieta Collins

Hoy hace exactamente un año…

‘Hago ejercicio siete días a la semana en la máquina caminadora que tengo en el Family Room remodelado para darle cabida a ella y no a ninguna excusa’.
‘Hago ejercicio siete días a la semana en la máquina caminadora que tengo en el Family Room remodelado para darle cabida a ella y no a ninguna excusa’. KRT

Dicen que los cumpleaños se festejan con cake y fiesta, pero este tendría que ser diferente de todos esos que alguien dijo que debieran celebrarse así. Había que conmemorar lo que sucedió el 28 de enero de 2014, hoy hace exactamente un año, el día en que salí de mi casa hacia la aventura más importante que alguna vez pude planear para el resto de mis días: iba feliz a la cirugía que cambió mi existencia… la manga gástrica.

Por un tiempo, tendría que guardar el secreto hasta que, con la nueva figura –que ustedes notaban en mis apariciones en Noticiero Univision– un extenso reportaje de lo que había pasado saliera al aire en el programa Aquí y ahora y todo fuera público a través de las cámaras que documentaron antes, durante y después de la cirugía.

La productora Wilma Roman-Abreu y el camarógrafo Jorge Soliño fueron parte del reducidísimo grupo que sabía lo que estaba ocurriendo junto al doctor Moisés Jacobs y la nutricionista Sabrina Hernández Cano. En un abrir y cerrar de ojos, aquel 28 de enero, 82 por ciento de mi estómago se fue y en su lugar quedó uno en forma de manga, de solo dos pulgadas de ancho.

Después, de inmediato vino el día a día para conocer mi nuevo estómago y la nueva vida que yo me había prometido. A partir de ahí, la más completa disciplina para fabricar a “mi nueva yo”.

Ejercito siete días a la semana; el día que he dejado de hacerlo ha sido porque entiendo la diferencia de que mi cuerpo esté agotado, a que sea por flojera que no me monto en la máquina caminadora que tengo en el family room remodelado para darle cabida a ella y no a ninguna excusa.

De las ocho sodas que tomaba a diario no queda ni el recuerdo. Apenas si me acuerdo de comer un poquito de pan, porque prefiero ahora la proteína antes que la tentación. ¿Qué hubo a cambio? La vida sana con calidad que he comprado a través de la cirugía.

No más pastillas para la presión arterial, ni para el colesterol, ni para la acidez. No más prediabetes que me habían diagnosticado, no más máquina para dormir por la severa apnea del sueño que me plagaba. Mi índice de masa corporal, el famoso BMI que era de 35, hoy es de 20, lo mismo que un atleta joven. De talla 16 paseé a una 4 y en ocasiones hasta 2.

¿Hubo cirugía plástica? La respuesta es ¡No! Y si la hubiese lo digo. Es ejercicio, disciplina y el cometido de ser una nueva persona que he construido en estos 365 días. ¿Lo mejor? Que este cumpleaños lo festejo junto a muchos y muchas, como la ejecutiva bancaria Alina García-Duany, quien inspirada en mi historia y con un sobrepeso de más de 100 libras, el primero de diciembre pasado se hizo la cirugía y en dos meses ha perdido 36 libras.

Tengo el mayor de los retos, y también el mayor compromiso: ser esta mujer a la que tanto quiero y cuido. Y lo mejor es que entiendo ahora que hacer eso, cuidarme tanto, no es nada malo. Así que por eso amanecí diciendo: ¡Happy birthday a mí!

mariaantonietacollins @yahoo.com

@CollinsOficial

  Comentarios