Se divide en Cuba el grupo disidente de las Damas de Blanco

09/04/2014 5:07 AM

09/09/2014 3:06 PM

Treinta integrantes del movimiento opositor Damas de Blanco en Santiago de Cuba han abandonado el grupo y planean reunirse la próxima semana para decidir su futuro, confirmó el miércoles la ex representante del colectivo en esa ciudad, Belkis Cantillo, una de las que se ha separado.

Cantillo dijo vía telefónica desde Santiago de Cuba que el pasado 17 de agosto comunicó su renuncia a la líder de las Damas de Blanco en la isla, Berta Soler, debido a quejas que le había manifestado con relación a “indisciplinas graves” de una de las integrantes del grupo, las cuales “no fueron atendidas”.

“Ella me tenía muy humillada”, afirmó Cantillo en referencia a Soler.

La disidente manifestó que se había “disgustado mucho” con Soler porque había ordenado la separación de las mujeres integradas al movimiento en el municipio Palma Soriano de las de la ciudad de Santiago de Cuba, las cuales, según dijo “eran todo un bloque” hasta julio pasado.

“Creemos que la lucha por la democratización tiene que ser con unión”, señaló Cantillo, miembro del movimiento desde que surgió en el 2003 tras el encarcelamiento de 75 disidentes en la denominada “Primavera Negra” de ese año para reclamar su libertad.

También indicó que tiene la intención de reunirse la próxima semana con las otras 29 mujeres que la acompañaron en la renuncia para “colegiar todo” y analizar sus opciones como disidentes.

Por su parte, Berta Soler, al ser consultada por la agencia Efe sobre esta situación, declaró que respeta “las libertades de cada ser humano, de asociación y expresión” y consideró que “cada persona puede militar o fundar un partido o un grupo si se siente mal en otro y si no es capaz de acatar el reglamento de las Damas de Blanco”.

“Seguiremos con más fuerza y todas las que entren al grupo deben estar disciplinadas, organizadas y respetar nuestro reglamento”, remarcó Soler, una de las fundadoras de la agrupación femenina.

“Deseo a todas las que no quieren permanecer en nuestro movimiento que Dios las bendiga y que tengan éxito como activistas de derechos humanos”, señaló.

Recordó a la fallecida líder del grupo, Laura Pollán, a quien “perdimos físicamente pero seguimos su legado y las Damas de Blanco no han desaparecido, sino que crecieron a lo largo y ancho del país”.

“Continuamos la lucha por el respeto de los derechos humanos y la libertad de los presos políticos”, agregó.

“El tiempo es el único testigo de la verdad y de la mentira”, sentenció Soler en alusión a los comentarios que han circulado sobre las discrepancias internas que motivaron la escisión.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio