Béisbol

Regreso de este pelotero a Miami intensifica los recuerdos de José Fernández

MARCELL OZUNA es saludado por Justin Bour y Martín Prado antes del inicio del juego del lunes contra los Cardenales en Miami.
MARCELL OZUNA es saludado por Justin Bour y Martín Prado antes del inicio del juego del lunes contra los Cardenales en Miami. MIAMI HERALD

Marcell Ozuna no es un hombre que esconda las emociones. Cuando salió a enfrentar los reflectores de la prensa se le podía ver algo conmovido, como si los recuerdos se arremolinasen en su mente y cada día vivido en Miami volviera a ser realidad y no sucesos del pasado.

El dominicano todavía no ha podido jugar con su nuevo equipo a la altura de lo esperado y quién sabe si podrá superar los récords personales que implantó en la temporada pasada al lado de Giancarlo Stanton, Christian Yelich y Dee Gordon, cuando se les veía como un núcleo potente y capaz.

Pero aquí en Miami Ozuna se ve con otra energía, esa alegría que nace de lo conocido y lo bueno. Tampoco ha podido evitar las memorias junto a José Fernández, el lanzador cubano que lo consideraba su hermano y que lo bautizó como el “Ozo’’.

¿Cómo te sientes de nuevo en tu vieja casa?

“Una emoción muy grande. Desde los entrenamientos de primavera no visitaba Miami, y también me ha dado mucha alegría compartir con mis compañeros de los Marlins como Realmuto, Prado, Rojas. Aquí crecí y me formé como pelotero. Los Marlins me dieron la oportunidad y eso no lo olvidaré nunca’‘.

¿Cómo resumirías todo lo que viviste aquí?

“Fueron demasiadas cosas buenas, mucho tiempo y juegos juntos con gente que aprecio mucho como Dee Gordon, Stanton, Yelich, quien está teniendo una tremenda temporada y al cual he felicitado. Seguimos muy unidos, hablamos y nos seguimos ayudando y queriendo en la distancia”.

¿Cuál ha sido tu momento favorito?

“Recuerdo que en cierto tiempos tuvimos una buena racha y ganábamos, mientras Stanton y yo pegábamos cuadrangulares, y ayudando al equipo lo más que podíamos, pero al final no nos alcanzó para ir a los playoffs”.

¿La temporada no ha sido lo que tú esperabas?

“Bueno, la temporada la veo como un balance, trato cada día de recuperarme. No he estado físicamente al ciento por ciento, pero no doy excusas. Trato de hacer mi trabajo al máximo”.


San Luis es un mercado de béisbol icónico, distinto a Miami.

“Allí me siento bien, los fanáticos allá apoyan mucho, y siento que me respaldan. El estadio siempre está repleto de aficionados en las buenas y las malas, y eso es algo que me llena de orgullo”.

¿Saben esos fanáticos que te decían el Ozo?

“Sí, lo saben. Pero eso es algo muy de Miami. Son cariños diferentes, el del tiempo pasado y el del presente. Trato de llevarme lo mejor de todas partes. Aquí me formé, San Luis me tiene ahora”.


¿Qué te parece el proceso de reconstrucción de los Marlins?

“No sé que decirte. Es un sistema diferente. Ahora mismo lo único que me preocupa es mi equipo”.

¿Pensaste en José Fernández al llegar al parque?

“Todo el tiempo pienso en él. Los otros días cuando cumplía años vinieron a mi mente tantas cosas y momentos. Que Dios lo tenga siempre en ese hermoso lugar y que mande su espíritu de bondad hacia mí”.

  Comentarios