Béisbol

Estrella en dos deportes, este chico de Miami firma con los Cachorros para llegar a las Mayores

Hansel Izquierdo, scout de los Cachorros, tiene la frase perfecta para Brandon Vicens. “Este chico posee una linda historia’’, sin dejar de notar que era una de las nuevas adquisiciones de Chicago para esta primavera.

Hijo de papá boricua y madre cubana, Vicens es un producto neto de Miami, de su dinámica humana y sus ilusiones constantes. Todavía entrena en el mismo parque de Hialeah donde jugó pelota por primera vez. Si eso no es amor a sus raíces…

En la Universidad era estrella en dos deportes hasta que se decantó definitivamente por el béisbol. Sabe que aún está al principio del camino a las Grandes Ligas, pero al menos ya dio el primer paso.

¿Cómo te sientes tras firmar con los Cachorros?

“Le doy gracias a todos los que me han ayudado para alcanzar este momento. Siempre he estado todos los días practicando, tratando de mejorar para poder acercarme a las Grandes Ligas y lo he logrado’’.

¿Recuerdas tus inicios en el béisbol?

“Comencé en los parques de Hialeah. Mi papá es mi mejor amigo y él siempre me ayudaba en todo, bajo sol, viento, frío o calor. Lo bueno de Miami es que puedes practicar todo el tiempo. No es como en Maine que el frío es mucho’’.

¿Por qué le dijiste no a un contrato con los Rojos al final de preuniversitario?

“Yo era más joven y quería irme a la Universidad, porque pensé que podía seguir mejorando y me fui a Maine. Al final todo salió bien, porque ahora estoy con los Cachorros’’.

En Maine fuiste estrella en dos deportes, béisbol y football…

“Era difícil jugar los dos deportes, pero todo es mental y me lo propuse y lo hice. Un terreno quedaba al lado del otro, así que terminaba la práctica de football y salía corriendo para la de béisbol’’.


¿Qué posiciones jugabas en los dos?

“En el football era linebacker, así que recibí muchos golpes, pero me fajaba con la gente más grande que yo. En el béisbol jugaba jardín central y segunda’’.

¿Cómo te decides por la pelota?

“Siempre supe que la pelota era el futuro mío, el deporte que jugaba desde que era muy chico. El football me ayudó a preparar el cuerpo, me hizo más fuerte y ágil, pero era parte del camino. No el final’’.


Y viniste a prepararte a Hialeah…

“Sí, dónde mejor. Desde el primer día en que dejé la Universidad vine para acá a prepararme con los profesores Sosa y Tamayito. Y ahora que firmé voy a luchar en la primavera para intentar la promesa de las Grandes Ligas. En los Cachorros tengo un gran amigo, Albertico Almora, con quien hablo mucho. Una tremenda persona’’.

¿Te imaginas jugando los jardines de Chicago con Almora?

“Algún día’’.

  Comentarios