Béisbol

Posee un poder impresionante, pero este prospecto cubano quiere convertirse en un bateador completo

Llega el turno de Yanio Pérez y todos se detienen a su alrededor. Algunos se disponen a contar. ¿De qué va la suma? Quieren saber cuántos cuadrangulares sacará el fornido prospecto en cada ronda, porque cuando se hable de poder se debe contar con este chico.

Con 23 años, un físico impresionante y una sonrisa a prueba de bala, Pérez comenzó a hacer equipos nacionales infantiles y juveniles hasta llegar a Series Nacionales con el equipo de Artemisa, donde debutó con apenas 18 años.

En septiembre del 2016, tras dos temporadas en Cuba y pasar por Dominicana, firmó un pacto con los Rangers con un bono de $1.1 millones. Ahora va con las intenciones de demostrar que Texas no se equivocó cuando le echó el ojo.

¿Cómo han sido tus inicios en la pelota profesional?

“La verdad es que ha sido en la mayor parte positivo, desde que salí de Cuba y entré al béisbol americano. Gracias a Dios he tenido éxitos, aunque por otra parte también ha sido duro el proceso, pero seguimos trabajando, enfocados para subir lo más rápido posible’’.

¿Por qué dices que ha sido duro?

“Mi primer año fue excelente. Exploté a la ofensiva y todo marchaba sobre ruedas. En mi segundo, sin embargo, sufrí lesiones, especialmente en la rodilla, y ha sido un largo proceso de recuperación. Perdí mucho tiempo de juego’’.

¿Qué esperas de esta nueva primavera?

“Con el favor de Dios, esperamos que esta año todo salga bien. Solo quiero hacer el mejor trabajo y esfuerzo posibles, darlo todo en el terreno para acelerar mi crecimiento y acercarme a las Grandes Ligas, con un mejor bateo, una defensa superior’’.

Estos meses has trabajado con otros cubanos de Texas.

“Sí, ha sido una bendición trabajar con mis compatriotas en Miami. Hemos creado un ambiente muy sano, donde nos ayudamos los unos a los otros, donde nos exigimos para hacer bien los ejercicios y soñamos juntos el momento en que seremos llamados a las Mayores’’.

Posees un poder tremendo, ¿te abrirá las puertas?

“Puede ser que me abra las puertas de Grandes Ligas, pero hay que enfocarse. Todo no puede ser poder. Hay que aprender a batear, para la banda contraria, en diversas situaciones, producir muchas carreras. El punto no es pegar jonrones, sino empujar carreras’’.


¿Ya te adaptaste por completo a la vida en Estados Unidos?

“No te puedo decir que no. Creo que ya estoy aclimatado. No tengo problemas ninguno, me gusta, y me gusta en todos los sentidos, la comida, las cosas, la gente. Me siento contento, en realidad’’.

¿Qué te dice tu familia en Cuba?

“Están locos por verme. Y están locos por verme en Grandes Ligas. Yo les recuerdo que esto es un proceso, que hay que ir poco a poco. Paso a paso, tampoco puedes apurarte ni violentar las cosas’’.

¿Te consideras un profesional, en el mejor sentido de la palabra?

“Sí, creo hacer las cosas como un profesional’’.

Jorge Ebro es un destacado periodista con más de 30 años de experiencia reportando de Deportes. Amante del béisbol y enamorado perdido del boxeo.
  Comentarios