Béisbol

Dueño principal de los Marlins califica de complicado acuerdo entre Cuba y Grandes Ligas

Todavía hay muchas cosas que no están claras del pacto entre Cuba y Grandes Ligas.
Todavía hay muchas cosas que no están claras del pacto entre Cuba y Grandes Ligas.

Complicado. Esta fue la palabra que usó Bruce Sherman, principal propietario de los Marlins, para calificar el todavía reciente acuerdo entre Cuba y las Grandes Ligas para facilitar el camino a los peloteros que juegan en la isla.

Ningún otro equipo de las Mayores es más cercano geográfica y emocionalmente a Cuba que los peces, cuyo parque está ubicado irónicamente en una porción de Miami denominada La Pequeña Habana.

De modo que cabría esperar una presencia fuerte de la organización que posee bajo propiedad el título de “Equipo de las Américas’’, una vez que se aclare el camino sobre cuándo y cómo este pacto comenzaría a ponerse en práctica.

“Los propietarios apoyamos este acuerdo que fue puesto por las Mayores delante de nosotros’’, comentó Sherman en el campamento primaveral del conjunto en Jupiter, Florida. “Es un acuerdo complicado, no tengo todavía una opinión sobre cómo va a funcionar, pero es similar a los pactos con Japón y Corea. Es un modelo que quieren seguir’’.

Tras el histórico anuncio del pacto el pasado 19 de diciembre, las autoridades deportivas cubanas revelaron que en marzo entregarán la primera lista de peloteros que serán puestos a disposición de los clubes de Grandes Ligas para su posible contratación.

“La Federación Cubana (FCB) tiene que entregar en marzo a la MLB una relación de todos los jugadores que no son profesionales, que no han jugado seis Series Nacionales en Cuba y no han cumplido los 25 años’’, indicó en la televisión de la isla Higinio Vélez, máximo jefe del béisbol.

Cuando se estructuró el pacto, los jugadores cubanos fueron estacionados en dos categorías: los “amateurs’’ que reúnen las condiciones mencionadas por Vélez y los “profesionales” un adjetivo que siempre se ocultó en el país-, o sea, aquellos de 25 años o más con seis o más torneos domésticos de experiencia.


Estos peloteros “profesionales’’ podrán ser contratados a partir de julio, cuando Cuba le entregue a las Grandes Ligas un listado de quienes cumplen con esos requisitos

La diferencia entre ambos grupos es que los “amateurs’’ serían cedidos siempre y cuando Cuba lo autorice, mientras que los “profesionales’’ no tendrían que necesitar ningún tipo de permiso, solo el pago por la liberación, aproximadamente un 25 por ciento del monto del total del contrato.

Aunque todavía no se han dado a conocer los parámetros de trabajo dentro de la isla por parte de la Oficina del Comisionado del Béisbol, Vélez recalcó que los cazatalentos de las 30 organizaciones tienen luz verde para buscar jugadores dentro de Cuba.


Pero la confusión, e incluso, los rumores de que este acuerdo tendrían los días contados, persisten.

“Espero que [el pacto] funcione’’, agregó Sherman, el hombre fuerte dentro del grupo propietario de Miami. “Y espero que el problemático tráfico humano, para decirlo de alguna manera, sea eliminado, porque eso no es bueno para nadie. La sociedad viene primero que el béisbol’’

Jorge Ebro es un destacado periodista con más de 30 años de experiencia reportando de Deportes. Amante del béisbol y enamorado perdido del boxeo.


  Comentarios