Béisbol

Este pitcher lanza para ganar, pero mínimo margen de error y pobre ofensiva le niegan el triunfo

Pablo López; ‘las cosas cambiarán en Miami’

El lanzador venezolano de los Marlins Pablo López habla con los medios de comunicación después de su derrota ante los Cachorros de Chicago en el Marlins Park el martes 16 de abril de 2019 en Miami, FL.
Up Next
El lanzador venezolano de los Marlins Pablo López habla con los medios de comunicación después de su derrota ante los Cachorros de Chicago en el Marlins Park el martes 16 de abril de 2019 en Miami, FL.

Pablo López lanzó para ganar, pero la ofensiva de su equipo no sabe qué hacer para triunfar. Los Marlins cayeron por segunda ocasión ante los Cachorros y echaron por la borda la posibilidad de ganar la serie particular. ¿Cuándo podrán conquistar una?

En comparación con su salida previa, el venezolano mejoró muchísimo en la derrota de martes por la noche 4-0 ante un Chicago que ha venido a levantar números y morales tras un comienzo complicado en el frío del norte en una División fuerte como la Central.

“Pablo lanzó muy bien, realmente bien’’, expresó el manager Don Mattingly. “Lo vi mejorar mucho de sus aperturas previas a esta. Me gustó mucho lo que vi de él’’.

En cambio, no debe haberle gustado nada la otra parte del juego de su equipo que, tras haber perdido tres partidos de manera consecutiva y ocho de 10, y parece haber renunciado bien temprano a toda esperanza.

Ya uno sabe diferenciar la tenue línea que separa la capacidad del lanzador oponente con la atroz actuación ofensiva de Miami, porque José Quintana llegó con un promedio de carreras limpias de 5.14, que no es nada del otro jueves.

Pero el colombiano –en siete capítulos- lució inmenso en el montículo, mezclando lanzamientos y confundiendo al personal de casa, con cinco hits sin anotaciones, siete ponches y cero pasaportes. La reencarnación de Cy Young, apoyada en la mediocridad de los rivales.


No se trata solo de Quintana, porque el lunes Yu Darvish hizo otro tanto al presentarse con una efectividad de 7.70 y dominar a los bateadores marinos como si nada de las actuaciones anteriores importara. Y es que por estos días a Miami se viene a mejorar y escalar.

¿Qué más podía hacer López? Tuvo un momento de debilidad al permitir un hit impulsor de Daniel Descalzo en la tercera y luego le anotaron otra en la cuarta en una jugada de selección, pero en los tiempos que corren dos carreras y cinco hits en cinco episodios es lo que llaman una apertura de calidad.

“Me preparé muy bien para cuando la alineación de ellos pasara por segunda vez’’, explicó el pitcher venezolano. “Espero que si los muchachos siguen trabajando tan duro como lo están haciendo para mejorar la ofensiva, las cosas van a cambiar para bien’’.


Javy Báez –con tres partidos consecutivos de tres imparables- disparó un cuadrangular en la octava que sonó a disparo humeante en el rostro de los peces y Ben Zobrist colocó la estocada final con otra remolcada.

Si Chicago no hizo más se debió en parte a dos buenas jugadas defensivas del recién llegado Isaac Galloway, pero mientras Miami no levante su ataque, ni el propio Cy Young aunque se levante de su tumba podrá ganar un juego en La Pequeña Habana.

  Comentarios