Béisbol

Cubanos cierran una primera mitad para el recuerdo, ¿tendrán una segunda para la historia?

Uno, dos y tres, slider tras slider, ponche tras ponche. El dominio de Aroldis Chapman para cerrar el triunfo de la Liga Americana en el Juego de las Estrellas puede considerarse el punto culminante de una soberbia primera mitad en lo personal y, si se quiere, de la embajada cubana de Grandes Ligas en general.

No se recuerda otra primera mitad donde los peloteros de la mayor de las Antillas se hayan hecho sentir tanto, ni de manera tan expresiva como en lo que va de temporada 2019, ahora que las carreras hacia los puestos de octubre arreciará de manera dramática.

Más con su slider que con su recta, Chapman hizo fallar de manera repetida a los tres hombres que enfrentó en Cleveland, incluido al último, un compatriota que responde al nombre de Yasmani Grandal, que llegó aquí por méritos propios, convertido en uno de los mejores enmascarados del juego.

Un momento especial fue el de CC Sabathia en esa falsa y ovacionada visita al montículo para “hablar’‘ con Chapman. Fue algo más para la galería que necesidad del encuentro. El holguinero estaba en pleno control, como casi siempre suele hacerlo en su carrera.

Con 24 rescates en los tres primeros meses, ¿será esta contienda la que por primera vez le vea alcanzar los 40 salvamentos, luego de quedarse en 38 en par de oportunidades? Si estos Yankees siguen ganando, a pesar de las lesiones, todo es posible.

Este fue el sexto juego estelar para Chapman, lo que no es poca cosa. Pero el espigado lanzador oriental se antoja la punta de lanza de un grupo que está logrando cosas importantes, como esos bateadores que pueden sobrepasar los 30 cuadrangulares:

-Jorge Soler, 23 jonrones

-José Abreu, 21 jonrones

-Yasiel Puig, 20 jonrones

-Yasmani Grandal, 19 jonrones

Otros llegarán a 20 sin dificultades:

-Yoan Moncada, 16 jonrones

-Lourdes Gurriel Jr., 16 jonrones

-Yuli Gurriel, 14 jonrones

-Yandy Díaz, 11 jonrones

-Leonys Martín, 9 jonrones (si encuentra club)

-Yordan Alvarez, 7 jonrones

Desde el punto de vista individual, reconforta ver finalmente el florecimiento de figuras como Soler, Moncada y Díaz, quienes todavía encuentran mucho espacio para cercer, pero ya van tomando forma y presente para dejar atrás el tiempo de las promesas.


Con Milwaukee, Grandal va cerrando el negro capítulo de los playoffs con los Dodgers; mientras que Puig con los Rojos -sin despegar por completo- tiene el camino listo para lo que puede ser una segunda gran mitad en ruta a un pacto multianual que sellaría su futuro y su carrera en el béisbol.

Abreu es un elogio a la consistencia con 66 remolques y 96 imparables, Gurriel Jr. llama la atención con un slugging de .626, Soler -al que le costaba mucho mantenerse saludable- ha jugado más partidos entre todos sus compatriotas con 91, Alvarez ha debutado como un huracán en Houston.


José Iglesias llegó como suplente a la primavera de Cincinnati y se ha apoderado de la titularidad, Aledmys Díaz y Adeiny Hechavarría sacan cuanto pueden del tiempo de juego que les brindan, al igual que Guillermo Heredia. Cada cual en lo suyo.

No todo, sin embargo, es color de rosa para los cubanos. El tiempo acecha a Kendrys Morales. Yonder Alonso y Leonys Martín fueron designados para asignación. Yasmany Tomás, Rusney Castillo y Yadier Hernández brillan en las Menores y claman en el desierto sin que nadie los escuche...

Pero en general, el balance de esta primera mitad ha sido más que positivo y todo queda listo para una segunda parte de vértigo, en la cual el béisbol cubano en Grandes Ligas pueda escribir una página especial en números y recuerdos. En historia.

  Comentarios