Boxeo

Luego de convertirse en leyenda del Kickboxing, este guerrero busca ahora ser campeón pesado en el ring

TRAS BRILLAR en otras disciplinas, Tyrone Spong quiere probarse ahora en el boxeo.
TRAS BRILLAR en otras disciplinas, Tyrone Spong quiere probarse ahora en el boxeo.

Tyrone Spong es una marea humana. Después de convertirse en leyenda del Kickboxing, el guerrero nacido en Surinam y crecido en Holanda ha puesto su vista en el boxeo y asegurar que no se detendrá hasta conquistar el título pesado, una tarea muy complicada.

Pero él cree que no existen imposibles y bajo la guía del profesor cubano Pedro Díaz se prepara en Miami para continuar su marcha en los cuadriláteros con una próxima parada el 31 de agosto en West Palm Beach donde enfrentará a Francisco Silvens (23-0, 22 KO).

El riesgo es grande para Spong (11-0, 11 KO). Su solo nombre inspiraba terror en todos los circuitos de Kickboxing, pero está por escribir su historia en el cuadrilátero. El confía en sí mismo con una fuerza tremenda, con una fe que pocos exhiben. Queda por ver si el autotitulado Rey del Ring es capaz de conquistar la corona más deseada.

¿Por qué decidiste convertirte en boxeador?

“El boxeo siempre fue una pasión para mí. También quería enfrentar este reto, porque mucha gente piensa que si vienes del Kickboxing o de las MMA nunca podrás ser un buen boxeador. Quiero demostrar que soy algo diferente. Soy bendecido con habilidades para pelear y soy un trabajador fuerte”.

¿Cómo describirías la transición de un deporte a otro?

“Es algo distinto. El boxeo en sí mismo es difícil, pero la transición ha sido suave, porque poseo las habilidades de un guerrero y soy una persona que aprende rápido y trabaja extremadamente fuerte. Trato de hacer las cosas correctamente para lograr mi objetivo”.

Fuiste muy exitoso en Kickboxing, ¿qué te llevó a dejarlo?

“Fui 10 veces campeón en Kickboxing en seis divisiones diferentes. Estoy tratando de escribir una nueva historia. Quiero convertirme en el primer gladiador de elite de Kickboxing que se convierte en campeón del mundo en el boxeo. Ha habido otros como los Klitschkos, pero ninguno en mi nivel”.

¿Tu caso es de aquel que lo ganó todo en algo y va en busca de otra aventura?

“Correcto. Todo lo que podía obtenerse en Kickboxing lo tuve. Después de 10 títulos, ¿qué más me quedaba por probar? Llegó el tiempo de un nuevo reto, estoy feliz con mi decisión. Quiero ser recordado como uno de los mejores deportistas de combate de todos los tiempos”.


¿Cómo es tu relación con el profesor Díaz?

“Pedro es un coach muy difícil, pero muy justo. El trabaja muy duro. Habla poco, pero lo que dice, se hace. Si tú dices algo, también tienes que hacerlo. Eso es lo que necesitas, alguien que sea coach, no tu amigo. Afuera del gimnasio somos amigos, pero adentro trabajamos juntos, fuerte, rumbo a nuestra meta”.

Peleas el 31 de agosto, ¿qué quieres demostrar esa noche?

“Mi desarrollo como boxeador. Que soy una verdadera amenaza para los tipos allá arriba en la división. Quiero derrotarlos a todos, quiero vencer a Joshua, a Wilder. Los respeto porque nadie les regaló nada, pero voy por ellos”.


¿Cómo te metes en el mundo de las MMA?

“Vivía en Amsterdan, aunque nací en Surinam, y siempre estaba en peleas callejeras, aunque no era un mal chico. Un día vi a un tipo entrenando en un gimnasio y me gustó. En mi primer día de entrenamiento un tipo bueno me derrotó, pero mi orgullo no me dejó así. Volví, entrené más fuerte un día tras otro, hasta que a los 15 años me convertí en campeón”.

  Comentarios