Boxeo

Con más espuelas firmes y venenosas. Este cubano quiere ser un gallo de pelea en Las Vegas

Rancés Barthelemy siempre fue un gallo de pelea, pero ahora siente las espuelas más firmes y venenosas. El guerrero cubano regresa este 27 de abril en Las Vegas (10 PM, SHOWTIME) para enfrentar a Robert Easter Jr. por la faja “regular’’ de las 135 libras en la versión de la Asociación Mundial del Boxeo.

Barthelemy viene de vencer en diciembre pasado por nocaut a Robert Frankel en Nueva York, cuando puso fin a varios meses de inactividad luego de su derrota ante el bielorruso Kyril Relikh.

El cubano ganó fajas en dos divisiones y buscaba convertirse en el primero de su tierra en ganar coronas en tres categorías diferentes, pero ahora ha decidido bajar de manera momentánea a las 135 libras para apoderarase de este título, sin dejar de poner un ojo y parte de su corazón en las 140.

¿Cómo ha sido este campamento distinto a otros?

“Estaría entre los dos mejores de mi carrera. Físicamente, me siento como nunca. He trabajado la durabilidad, la fortaleza de las piernas. Me siento rejuvenecido en un 80 por ciento, con mejor pegada, pero ha sido importante lo de las piernas. No se puede construir un edificio sin base’’.

Sin duda, habías perdido mucho movimiento.

“Sí, es cierto, en muchas peleas me quedaba estático, me convertía en blanco fijo de mis rivales. Ahora he recuperado esa movilidad, esa potencia que me permite trasladarme en el ring sin cansarme, que me permite tirar golpes de distintos ángulos. Me siento como un gallo de pelea’’.

¿Cómo ha sido tener al Cepillo Joel Casamayor en la esquina?

“Con Cepillo nos entendemos a la perfección. Existe una química perfecta. Él me mira y ya sé lo que quiere de mí. Parece que nos conocemos de toda una vida. Me brinda calma en la esquina, tranquilidad. Es una leyenda viva’’.

¿En qué se diferencia de tu anterior técnico, Ismael Salas?

“Salas es un gran entrenador y con él tuve buenos resultados, pero creo que no supo explotar al máximo mi estilo. Peleas que pude haberlas ganado fácil se me complicaron. A Salas le gusta más el combate frontal, de choque, por eso le fue bien con Yuriorkis Gamboa y Yordenis Ugás’’.


Pero también sabes fajarte…

“Cuando hay que hacerlo y no queda otro remedio, pero otra cosa es arriesgar por gusto, cuando tengo tan buenas manos, fuertes y largas, con mi estatura. A veces me dejé arrastrar a una bronca sin plan ni fin, y olvidaba mis características’’.

¿Qué te dice y aporta tu hermano Yan, como segundo entrenador?

“El siempre ha sido la inspiración mía. Por él estoy aquí. Él me trajo y me impulsó en el boxeo profesional. Él también me dice que esta pelea la voy a ganar más con boxeo e inteligencia que con bronca. Me dice que me queda mucho por explotar, cosas que aún no he sacado dentro de mí’’.


¿Cómo visualizas la pelea contra Easter?

“Casi todos los días veo sus peleas. Easter es predecible, siempre es lo mismo, pelea con un solo patrón y estilo. No se ajusta. Le doy crédito porque fue campeón mundial, pero nada de lo que he visto de él me impresiona’’.

Los dos son altos, de largas manos.

“Contra otros oponentes él lucía como una torre enorme, pero conmigo la cosa es diferente. Estoy listo para vencerlo en todas las distancias y circunstancias’’.


¿Qué vendría después?

“Le dije a mi equipo de trabajo que tal vez una pelea más en las 135 libras y de vuelta a las 140 libras, donde tengo asuntos que finalizar. Esa derota contra Relikh me hizo ver muchos errores que venía arrastrando y que hemos eliminado. No he perdido la meta de ser campeón ligero welter’’

¿Vas a estar pendiente de la pelea Relikh vs. Regis Prograis?

“Interesante que será el mismo día que la mía, pero sí, la veré. Claro que me interesa, todo lo que suceda en esa división me interesa. Todos los que son alguien en esa división están en mi punto de mira. Pero lo primero es Easter. Después, ya veremos’’.

  Comentarios