Fútbol

Heroica victoria del Miami FC sobre Atlanta y se mete entre los ocho mejores de EEUU

Kwadow Poku, del Miami FC, se lleva la bola en el vibrante partido contra el Atlanta United FC, por los octavos de final de la US Open Cup, la noche del 28 de junio del 2017.
Kwadow Poku, del Miami FC, se lleva la bola en el vibrante partido contra el Atlanta United FC, por los octavos de final de la US Open Cup, la noche del 28 de junio del 2017. BCereijo@MiamiHerald.com

Poku estuvo grandioso. Pasó del drama a la gloria. Cometió un penal y se reivindicó al anotar en los descuentos el gol de la fantástica victoria del Miami FC, que derrotó 3-2 al Atlanta United FC de Gerardo “Tata’’ Martino.

Gracias al triunfo de la noche del miércoles en el Riccardo Silva Stadium (FIU) ante 9,004 aficionados, el Miami FC avanza a los cuartos de final del Abierto de Estados Unidos por la Copa Lamar Hunt.


Es la segunda vez consecutiva que un equipo del sur de la Florida llega a esta instancia. El año pasado lo hicieron los Strikers de Fort Lauderdale.

La noche del miércoles es la más gloriosa en la corta historia del Miami FC, debutó en el fútbol profesional de Estados Unidos en el 2016, y un año después se ubica entre los ocho mejores equipos del país.

El 12 de julio, el Miami FC recibirá al FC Cincinnati (USL), equipo que derrotó 3-1 en la tanda de penales al Chicago Fire (MLS), tras empatar 0-0 la misma noche del miércoles.

Poku fue el héroe de la noche. Cometió el penal que permitió al Atlanta empatar 2-2, pero todo el partido corrió, luchó y ganó los duelos personales. Y al final, el mediocampista de la selección de Ghana le dio la victoria al Miami FC.


A los 34 minutos, Brandon Vázquez de cabeza abrió el marcador para Atlanta con golpe de cabeza, tras un tiro de esquina. Y a los 75’, Julian Gressel logró de penal la igualdad transitoria de los visitantes.

El Miami FC igualó 1-1 por obra de Stefano Pinho, tras gran jugada de Poku, que le ganó en el combate por la bola a un rival y cedió al brasileño, quien sacó un balazo para vencer a Alec Kann.

Rhett Bernstein puso en ventaja 2-1 al Miami FC tras un tiro libre de Hunter Freeman que el zaguero colocó con la cabeza.

La estadísticas del primer tiempo decían que el partido había sido muy parejo, con 50.3% de posesión para el Miami FC, ocho disparos cada uno, tres tiros de esquina para la casa y cuatro para la visita y el marcador 1-1.

El corazón, sin embargo, decía otra cosa. Los jugadores de casa respetaban demasiado al Atlanta. Y también daba la impresión que sentían la enorme presión de jugar el partido más importante de su corta historia.


Mucho público había en las tribunas, y los jugadores notaban que había algo diferente en juego. Los habían concentrado en un hotel en la noche anterior. El nivel de responsabilidad era otro. Costó sobreponerse a todo esto, y jugar como de costumbre en un partido de vida o muerte.

Atlanta tuvo buenas oportunidades de anotar, y falló en la puntada final.

El Miami FC también las tuvo, sobre todo a los 28’ con un fuerte remate de Dylan Mares, que desvió el arquero de Atlanta. Luego un tiro libre de Mason Trafford, a los 29, y 10 minutos después un gran remate de Pinho, que de nuevo salvó Kann.

En la complementaria, el gol de Bernstein cambió el tono del partido. El Miami FC comenzó a jugar ajedrez. Defendió, cedió el terreno y se plantó en una resistencia heroica lo más arriba posible de su arco.

Esto no quería decir, sin embargo, que renunciaba a atacar. Todo lo contrario. Estaba agazapado.

La mejor oportunidad de los azulnaranjas se presentó a los 65’, en un rapidísimo contragolpe. Una monumental corrida de Poku permitió al ghanés pasar a Vincenzo Rennella y este a Pinho, quien tiró fuera cuando solo tenía al frente el arco y el arquero.

El gol de penal de Gressel que empataba el partido, sin embargo, no cambió las cosas y el Atlanta siguió atacando mientras, el Miami FC buscaba sorprender.

Al final vino la apoteosis y una noche maravillosa paa el fútbol de Miami.

Siga a Luis Sánchez en Twitter: @luisfsanchez6

  Comentarios