NBA

El Heat bota una vez más el partido en la jugada final ante los Hawks en casa

El jugador del Heat Wayne Ellington entra al aro ante la marca de Taurean Prince, de los Hawks, en el segundo cuarto del partido celebrado el 27 de noviembre de 2018 en Miami.
El jugador del Heat Wayne Ellington entra al aro ante la marca de Taurean Prince, de los Hawks, en el segundo cuarto del partido celebrado el 27 de noviembre de 2018 en Miami. ctrainor@miamiherald.com

Otra vez no, esto no puede ser.

No porque al final se volviera a perder en el American Airlines Arena por sexta ocasión de forma consecutiva, sino por cómo de nuevo se desaprovecha una jugada final para botar así un partido que en honor a la verdad el Heat no mereció ganar.

En un encuentro muy extraño los Hawks se llevaron el triunfo 115-113 ante un desconocido equipo de Miami al que sin duda alguna le gusta sufrir.

No se explica cómo el Heat con la canasta del empate prácticamente asegurada escoja tirar de tres puntos para llevarse el triunfo en vez de asegurarse el empate y jugar el tiempo extra.

Sin embargo el entrenador del Heat Erik Spoelstra estuvo muy de acuerdo con la jugada final.

“En los dos primeros movimientos de la misma, creo que ellos defendieron muy bien, pero las decisiones que tomaron Dwyane y los muchachos en el manejo y tiro no pudieron haber sido mejores”, dijo Spoelstra. “La posición para buscar el mejor tiro disponible fue simplemente genial. No podríamos haber encontrado una mejor; pero, ya sabes, no pudimos robar este juego”.

El que juega con fuego se quema y de este modo el quinteto de la Capital del Sol cosecha su 13ra derrota y lo peor es jugando mal ante un equipo que puja por los últimos puestos del Este. Una derrota que duele... y mucho.

“Esta es la NBA, no puedes esperar que sea fácil”, comentó Spo. “No es lo que nos gusta, pero esto sucede cuando comienzas a desarrollar algún carácter”.

Los mejores

Josh Richardson, el mejor de Miami con 22 puntos, la tomó solo en los segundos finales, pero su tiro de tres no entró y su equipo se marchó con otra derrota.

Todo esto después de que Taurean Prince, con 14.4 segundos para el final, se convirtiera en el mejor jugador de Atlanta con 18 puntos al anotar uno de sus dos tiros libres.

Dwyane Wade, quien brilló con 18 puntos, tuvo el empate, pero prefirió apuntarse otra asistencia al dársela a Richardson (2 de 8 en triples).


La pena es que no fuese Wayne Ellington, quien anotó cinco triples para llegar a 15 puntos, además de ser uno de los integrantes de la remontada final con una corrida de 22-7.

Hassan Whitreside no jugó el último cuarto, el de la remontada, y se quedó con un doble-doble de 11 y 10 rebotes, más dos tapones.

Bam Adebayo, a pesar de sus deficiencias, estuvo más activo y eficiente con 12 puntos y cuatro rebotes. Mientras que un Justise Winslow muy peleador se iba con 11.

Por los Hawks, además de Prince, destacaron Trae Young con 17 puntos y 10 asistencias, John Collins con 16, Omari Spellman con 14 y Kent Bazemore con 12.


En los tiros libres Atlanta (32-27) simplemente fue mejor que el Heat (20-30) y eso fue clave. Pues en la guerra de pérdidas Miami (20) fue menos malo que los Hakws (24), aunque estas pérdidas fuesen más costosas (26-22).

Juego

Miami lideró y ganó el primero 38-35, que si bien refleja lo bien que estuvieron en ataque, también indica lo mal que estuvo en defensa ante un equipo de Atlanta que solo trajo entusiasmo. En el parcial Ellington anotó tres triples y Wade llegó a siete unidades.

Pero el segundo fue un paseo para los Hawk y al descanso ganaba 68-52. No solo le dieron la vuelta al marcador, sino que se llevaron el parcial 33-14, lo cual refleja sobre todo el colapso ofensivo de Miami.

“Fue una bola de nieve colina abajo”, indicó el entrenador de Miami. “Esta noche fue la defensa de las pantallas, donde ellos consiguieron ventaja”.

El Heat mantuvo la distancia en el tercero 110-86 en un parcial muy peleado en el que Miami (34-32) llegó a estar perdiendo por 19. Poco a poco consiguió ir cerrando la brecha acercándose a ocho, pero terminó cediendo al final.

Con 14 puntos de desventaja llegó el Heat al último cuarto y en un minuto se puso a 10, luego con 7:35 a seis y faltando 5:05 Richardson le dio la vuelta al marcador 108-107, culminando una corrida de 22-7.

Los Hawks volvieron a voltear la pizarra 114-108 y nunca más perdieron la punta. Kelly Olynyk con un triple (8 puntos) y Richardson con 26 segundos acercaron a Miami a un punto (114-113), pero faltó la canasta final.

Muchos justificarán el tiro, pero eso no se hace. El Heat sabe mejor que nadie que una victoria menos puede dejarlo fuera de la postemporada.

Siga a Pedro González en Twitter: @PedroJulio59

  Comentarios