NBA

El Heat a punto de sorprender a los Nuggets en un duelo de gigantes

El jugador del Heat Dwyane Wade conduce la pelota ante la marca de Torrey Craig, de los Nuggets, en el primer cuarto del partido celebrado el 8 de enero de 2019 en Miami.
El jugador del Heat Dwyane Wade conduce la pelota ante la marca de Torrey Craig, de los Nuggets, en el primer cuarto del partido celebrado el 8 de enero de 2019 en Miami. dsantiago@miamiherald.com

Al final no pudo ser. Después de mucho batallar, en un final no apto para cardiacos, el Heat tuvo contra las cuerdas al mejor equipo de la Conferencia Oeste, pero tuvo que irse se fue con las manos vacías.

Este martes en un partido muy disputado entre dos equipos muy defensivos, los Nuggets consiguieron llevarse del American Airlines Arena un triunfo 103-99 ante un equipo de Miami que mereció mejor suerte.

Final

El centro del Heat Bam Adebayo empató el juego faltando 22.9 segundos y así llegaba a 13 puntos, pero Nikola Jokic, apenas sin equilibrio, consiguió la canasta decisiva con 2.4 segundos por jugar.

En la acción posterior, Kelly Olynyk, quien sumó 13 puntos, no conectó con Josh Richardson, que se quedó en 12, y la posterior falta propició que Jamal Murray llegara a 18 desde la línea de tiros libres para de este modo sellar la victoria de los Nuggets.

Jokic estuvo imparable y fue el mejor de Denver con 29 puntos, 11 rebotes y 10 asistencias, alzándose como el ganador del “Duelo de Gigantes”.

“Son extremadamente únicas las habilidades que tiene para su tamaño (7.0’), lo que lo capacita para hacer el juego fácil para todo el mundo”, advirtió el entrenador del Heat”, Erik Spoelstra. “Yo incluso disfruto viendo su habilidad para pasar”.

Los mejores

Por los Nuggets también destacaron Trey Lyles con 15 puntos, Paul Millsap con 12 y Torre Craig con 11 más 16 rebotes.

El quinteto de la Capital del Sol hizo todo bien , menos frenar a Jokic, a pesar de que le favoreció el ritmo de juego lento.

Y es que a pesar de la derrota, el Heat jugó un gran partido, con una tremenda actitud, buena defensa y mucha concentración.

Baste decir que solo perdió ocho balones y que fue superior en la pintura, pero sus tiros libres (60 %) sigue siendo su talón de Aquiles. Aún así por momentos dio la impresión de que se llevaba el partido con hasta siete jugadores en doble dígitos.


Dion Waiters demostró que puede jugar más minutos y fue el mejor con 15 puntos (3 triples). Justise Winslow , Hassan Whiteside (que cogió 11 de los 38 rebotes de Miami) y Josh Richardson pusieron 12 puntos cada uno.

Mientras Dwyane Wade, como siempre muy aclamado, llegaba a 10 unidades con seis asistencias.

“Jokic es bueno. Afectó el juego si hacer mucho ruido”, dijo Wade. “Justo hace su trabajo y cuando miras ves que tiene 20-10-7. Es muy buen jugador y es joven, per ha estado haciendo esto hasta ahora y es definitivamente de fiar””.

Juego

El Heat se apoyó en su buena defensa y en 13 puntos de Olynyk para terminar delante al final de la primera mitad 52-49, tras un gran segundo cuarto.

El primero fue para los Nuggets 24-18, que después de unos primeros compases muy parejos llegó a estar ganando hasta por ocho puntos. Whiteside, con siete cartones, paró en seco a Jokic (8) que explotó tras la entrada de la segunda unidad en la que faltando 47.4 segundos Waiters y Wade por primera vez jugaron juntos.

Miami consiguió darle la vuelta en el segundo cuarto con 34-25 para terminar delante por tres puntos de ventaja, ayudado por el impulso que le dio Olynyk (9), Waiters (9) y Winslow (8).

El tercero terminó empatado 76-76, luego de que los Nuggets se llevaran el parcial 27-24, después de que tomaran el mando al inicio del cuarto para iniciar una verdadera pelea de perros con un constante intercambio en la punta.

El último cuarto continuó con la misma tónica, ninguno regalaba nada y el marcador se mantenía igualado. No habían llegado a la mitad del parcial cuando ambos equipos se enfrascaron en una guerra de triples con tres consecutivos por bando.

Un globo de Wade que Adebayo machacó de espaldas puso arriba a Miami 91-87, pero los Nuggets fueron recortando y lograron remontar a falta de dos minutos. Lo demás es ya conocido.

El intercambio de camisetas de Wade con el lesionado Isaiah Thomas puso punto y final a una noche que deja un sabor agridulce en los labios de los aficionados de Miami.

Siga a Pedro González en Twitter: @PedroJulio59

  Comentarios