NBA

Esta temporada los juegos del Heat en el American Airlines Arena tienen un aliciente especial

El jugador del Heat Josh Richardson (0) trata de entrar al aro ante la marca de Kyrie Irving (11), de los Celtics, en el primer cuarto del partido celebrado el 10 de enero de 2019 en Miami.
El jugador del Heat Josh Richardson (0) trata de entrar al aro ante la marca de Kyrie Irving (11), de los Celtics, en el primer cuarto del partido celebrado el 10 de enero de 2019 en Miami. dsantiago@miamiherald.com

En la era del “Big Three” el espectáculo en el American Airlines Arena estaba garantizado; pero no la emoción, pues ya se sabía quién iba a ganar. Era como un crucigrama ya rellenado.

Hoy eso ya no sucede, y sobre el equipo de Miami pende un enorme signo de interrogación. Resulta muy difícil adivinar qué pasará cada noche y cada noche tiene un final particular, porque el equipo no tiene aspiraciones al título.

Resulta que cuando lo más probable es que le den una paliza, va y gana; pero cuando es favorito, resulta que sale y lo apalean. Lo que sí es un hecho es que, independientemente del resultado, el Heat le juega mejor a los clubes “fuertes”, que a los “débiles”.

Muchos claman que el culpable de las derrotas es el entrenador de Miami, que algo habrá, pero lo curioso es que todos los entrenadores, jugadores y comentaristas avalan el trabajo de Erik Spoelstra, como una especie de alquimista que saca oro con los metales que tiene, algunos hasta oxidados.

Eso sí todos saben que sin oro de verdad no puede ganar el título, pero que con lo que tiene le alcanzará para estar en los playoffs y ojo, ¡que viene el coco!

Spoelstra ha conseguido con los jugadores que el Heat sea el quinto mejor equipo de toda la NBA en defensa y eso le permitió dormir a este miércoles en el sexto puesto de la Conferencia Este con 19-20, ya que este jueves amaneció séptimo tras la subida de los Nets (21-22).

Lo peor es que el quinteto de la Capital del Sol se enfrenta este mismo jueves a los Celtics, favoritos en el Este y por ahora quintos en la conferencia con 20-15, tras ganar los últimos cuatro encuentros. El Heat le ganó los tres encuentros la pasada temporada, pero en esta Boston es un animal muy diferente.

“No hay un regla para hacer ajustes, juegas contra equipos comoquiera que sean”, dijo Spoeltra antes del juego. “Esperamos que ellos suban y bajen esta temporada poque ese es el tipo de equipo que ellos son”.

Para más drama el Heat juega este jueves en televisión nacional (TNT) , donde el analista Kevin McHale ha pronosticado que Miami debe quedar en sexto y hasta pudiera subir hasta el puesto cinco si está saludable.

Lo fácil es predecir que será otra derrota del Heat, pero ya se sabe que el equipo de Miami juega fuerte contra los más fuertes y cualquier cosa puede pasar en el American Airlines Arena.


“Así como estuvimos en la dirección correcta en diciembre, nosotros manejamos ahora las áreas negativas que tenemos que mejorar”, comentó Spo. “Estoy abierto a cualquier cosa, no estamos felices donde estamos”.

La llegada de Gordon Hayward, el mismo que dejó plantado al Heat y se perdió toda la pasada temporada por una grave lesión, junto a la estrella Kyrie Irving, otro que pretendía Miami, podría servir de motivación a los jugadores de Miami.

Pero más que eso debe primar las ganas de ganar ante su público después de jugar tan bien antes los Nuggets y terminar con la sensación de que se les escapó la victoria.

Para ello se aplicarán en defensa y en algún momento sorprenderán con su defensa en zona, la cual le ha dado tan buenos resultados y nadie la explicado mejor que el jugador de los Cavs Tristan Thompson.

“Hacen un buen trabajo al tener un montón de muchachos largos de más de 6-7”, dijo Thompson. “En un momento dado tienen a Justise Winslow con 6-7, Derrick Jones con 6-7, James Johnson con 6-8, Hassan Whiteside con 7-0 y Josh Richardson, con 6-6. Es buena porque pueden ocupar mucho espacio”.

El regreso de Dion Waiters le ha venido muy bien al equipo para superar sus colapsos ofensivos, su Talón de Aquiles, ayudado por el desastre en los tiros libres donde ocupan el puesto 29 en la NBA.


En enero el Heat lleva marca de 2-2 en el AAA y tiene 9-12 en la campaña. Ya va siendo hora de tomar el control y empezar a equilibrar la balanza y si no es ante los Celtics lo tendrá que hacer el sábado ante Memphis, aunque no le alcanzará ya que después jugará seis de los siguientes siete juegos en la carretera.

Lo mejor es que esta temporada en la arena de Miami nunca se sabe cuál equipo se llevará el triunfo, por lo que la emoción está garantizada. Eso sí, cuidado con llamarle mediocre al equipo, que puede hacerle quedar muy mal.

Cuando lleguen los playoffs ya se verá. De momento cada noche el AAA está entregado.

Siga a Pedro González en Twitter: @PedroJulio59

  Comentarios