NBA

El Heat le falta el respeto a los Pistons y estuvo a punto de romper un récord de la NBA

El jugador del Heat Bam Adebayo (izq.) pierde la bola ante la defensa de Wayne Ellington, de los Pistons, en el partido celebrado el 13 de marzo de 2019 en Miami.
El jugador del Heat Bam Adebayo (izq.) pierde la bola ante la defensa de Wayne Ellington, de los Pistons, en el partido celebrado el 13 de marzo de 2019 en Miami. dsantiago@miamiherald.com

En medio de la locura de marzo el Heat, ocupante del octavo lugar, buscaba este miércoles de forma desesperada un triunfo en el American Airlines Arena nada menos que ante los Pistons, dueños del séptimo puesto.

Y esa desesperación se plasmó en la cancha.

El quinteto de Miami, con un tercer cuarto de ensueño, le propinó una soberana paliza 108-74 al equipo de Detroit y con ello comenzó con el pie derecho los ‘dulces 16’, aferrándose a la zona de playoffs con marca de 32-35.

Las claves del triunfo

Aunque el Heat estuvo muy bien durante todo el encuentro, jugó un tercer parcial de lujo, quedando a punto de romper un récord de la NBA al limitar a su rival a ocho puntos.

El cambio de marca del entrenador del Heat Erik Spoelstra, poniendo a Bam Adebayo sobre Blake Griffin y a Kelly Olynyk sobre Andre Drommund, dio resultado y fue también clave en el triunfo.

“Nuestros abridores tuvieron un buen comienzo y jugaron en la dirección correcta, pero eso fue de su inspiración”, dijo Spoelstra. “Ellos estaban volando, se sentía la energía, con un basquetbol inspirado que se mantuvo el resto del juego”.

La intensidad defensiva, sobre todo de la primera unidad, también fue vital en el triunfo y a partir de ahí todo fluyó, repartiendo los puntos entre todos sus hombres con siete con doble dígitos.

Los números

Justise Winslow fue el más aventajado con 16 puntos, cinco rebotes y cinco asistencias.

“Llegamos al medio tiempo y aunque estabamos ganando no estabamos satisfecho con la forma que estabamos jugando”, señaló Winslow. “Teníamos más sentido de urgencia y salimos con más intensidad y jugamos mejor en ambos lados de la cancha”.

Dion Waiters casi lo alcanza con 14 unidades (4 triples), cinco rebotes y cinco asistencias.

Josh Richardson, a pesar de jugar con molestias en los isquiotibiales, terminó 13 puntos con 5-10 (2-3 en triples), ocho rebotes y cinco asistencias.

Hassan Whiteside, con menos minutos, consiguió un doble-doble de 13 puntos y 11 rebotes, mientras Bam adebayo se iba con 10 y cinco.

Dwyane Wade con 11 cartones y Goran Dragic con 10 se sumaron a la fiesta.

“Nosotros jugamos bien. Cada uno hizo un maravilloso trabajo esta noche”, expresó Wade. “Fue una victoria profesional, aplicamos presión sobre ellos, tuvimos el control del juego y fue un juego divertido de ver. Fue un gran juego”.

Mientras Kelly Olynyk se quedaba con 9 y Derrick Jones se apuntó ocho.

“Ellos son un buen equipo y no esperabamos este tipo de resultado”, indicó Spo. “Pero tuvimos una gran respuesta después del descanso en la segunda mitad”.

Por los Pistons solo destacaron Blake Griffin con 13 puntos (2 en la 2da mitad), Wayne Ellington con 11 (0 en la segunda mitad) y Luke Kennard con 10.

“Blake es un jugador de élite que pone mucha presión en tu defensa”, comentó Spoelstra. “Nuestras rotaciones fueron buenas y cuando él tenía la pelota en sus manos nuestros muchachos estaban listos”.

Juego

La primera mitad fue favorable a Miami 54-49 gracias a su buena defensa, los 11 puntos de Winslow y a su buena defensa, a pesar de que no pudo mantener la ventaja al permitir que Ellington y Griffin también llegaran a 11, sumando cinco triples.


El Heat jugó muy bien desde el mismo inicio y el marcador 30-18 fue más que merecido tras mantenerse delante durante todo el parcial con una buena ventaja, tras disparar para un 66.7 por ciento. Aunque fue la defensa su principal arma limitando a un 31. 8 por ciento el ataque de los Pistons.

El segundo se lo llevaron los Pistons 31-24, que aunque varias veces se acercaron en el marcador no pudieron impedir que Miami le sacara al descanso cinco puntos de ventaja, a pesar de que la segunda unidad de Miami perdió un poco el foco, principalmente Rodney McGruder (-8), en un cuarto que fue un verdadero estira y encoje.


El tercero fue una paliza de Miami 33-8 con una gran defensa que mantuvo en cero a los Pistons (21-0) en durante 6.33 minutos, hasta que Griffin anotó de tiro libre 75-50. Luego de cuatro tiros libres la primera canasta de Detroit llegó faltando 2:50 y el Heat con un 50 porciento de acierto terminó arriba 87-57.

Con 30 puntos de ventaja, el último cuarto fue de mero trámite, la mayoría del tiempo con los menos habituales. Al final Miami ganó 21-17 y consolidó el triunfo por 34 puntos de ventaja para dar un golpe en la mesa de la NBA.

Al término del encuentro D-Wade intercambió su camiseta con el exjugador del Heat Wayne Ellington.

Dwyane Wade, de los Bulls de Chicago, retornó a Miami por primera vez para enfrentar a su exequipo, el Heat, el jueves 10 de noviembre del 2016.

Pedro González es un experimentado reportero que hace 15 años cubre al Heat de Miami, la NBA, el Open de Miami, el judo y todo el fútbol, tanto local como internacional.


  Comentarios