NBA

¿Podrá Jimmy Butler hacer olvidar a Dwyane Wade?

Jimmy Butler after April tour of Little Havana

Jimmy Butler took a tour of Little Havana on April 9 before the 76ers’ game against the Heat in Miami. Video courtesy of Marvin Tapia (@mrmiamimarvin on Instagram)
Up Next
Jimmy Butler took a tour of Little Havana on April 9 before the 76ers’ game against the Heat in Miami. Video courtesy of Marvin Tapia (@mrmiamimarvin on Instagram)

Se dice que las comparaciones siempre son odiosas, y es cierto, pero a veces son necesarias para poder comprender la verdadera dimensión de un jugador.

Jimmy Butler llegó a Miami sin la pretensión de hacer olvidar a su amigo Dwyane Wade, sino que solo vino a disfrutar su momento en el equipo que él entiende que se ajusta más a su manera de entender el juego.

“No creo que nadie pueda hacerse cargo del papel que Dwyane Wade. Todo el mundo sabe que la camiseta del Heat número 3 tiene su nombre”, dijo Butler en conferencia telefónica tras su acuerdo con el Heat. ”Soy afortunado y bendecido. Creo que la cultura de esta organización y sus jugadores se ajustan a lo que soy, a cómo pienso, a cómo me dirijo a lo que hago”.


“Es un nuevo hogar para mí, para decirles la verdad. Sin mencionar que uno de mis mejores amigos y un hermano en Dwyane Wade hizo mucho por esta organización”, añadió el número 22 del Heat.

Fue el propio Wade el que le metió en la cabeza a Butler el venir a jugar al Heat cuando coincidieron una temporada en los Bulls, así que todo sucede por algo, mire por donde, la marcha de D-Wade a Chicago a la larga ha ayudado a Miami.

“Siempre me dijo lo bonito que era Miami, su organización. Siempre decía lo grande que era la gente, la cultura”, comentó Butler. “Me decía ‘Sería un lugar para ti. El tipo de persona que eres, la mentalidad que tienes, la cultura del Heat simplemente encaja’. Me dijo cómo podría suceder, cómo sería este un lugar y me ayudó en este proceso de agencia libre. Es mi chico”.

No fue fácil, el Heat no tenía margen salarial, pero es un ejemplo de que cuando se quiere se puede, y el presidente Pat Riley finalmente lo consiguió nada más abrir el mercado. Días después Jimmy a sus 29 años firmaba un contrato por cuatro años y $142 millones.

“Sabía lo que tenía que pasar para llegar a Miami y pudimos hacerlo”, indicó el jugador. “No sé si fue tan fácil o tan difícil como todo el mundo dice que parecía estar en Internet, pero estoy aquí. Así que supongo que funcionó”.

Jimmy tras reunirse con el Heat salió tan convencido que canceló todas las demás reuniones que tenía programadas como agente libre. Miami iba a ser su nueva casa.

Ahora ha comenzado la era Butler, su era, y va a hacer todo lo posible para que su nombre también sea recordado por siempre por los aficionados de Miami.

Con Butler en el equipo el Heat no solo gana a un líder, y un gran defensor, sino que añade un anotador consistente de más de 20 puntos por juego. Aunque la pasada temporada fuese algo irregular, promediando 18.7 puntos, con un buen 46.2 por ciento en tiros de campo (34.7 % en triples), además de 5.3 rebotes y 4.0 asistencias.

Después de sus primeros tres años en Chicago, Butler explotó y en las siguientes cinco temporadas promedió 20.0, 20.9, 23.9, 22.2, 21.3 puntos por juego. Para la venidera campaña, la buena defensa del Heat se da por descontado y se espera que con Butler mejore su ofensiva, pero igualmente necesita que el resto de jugadores también den un paso adelante.

Para ganar el equipo necesita más de 110 puntos por juego de modo regular. Y para ello Butler tratará de llegar a los 25 puntos. Necesita entonces que Goran Dragic y Dion Waiters se acerquen a los 20 puntos, Kelly Olynyk a los 15 y Bam Adebayo a los 10.

Igualmente que los posibles miembros de la segunda unidad, con Justise Winslow y Tyler Herro a la cabeza, aporten al menos 25 puntos.

Aunque los casos de Bradley Beal y Chris Paul aún no están archivados, todo indica que estos son los bueyes del Heat y con ellos tendrá que arar.

Butler, aunque no sea Wade, seguro brillará y la segunda estrella tendrá que esperar. Tampoco Roma se construyó en un día.

Pedro González es un experimentado reportero que hace 15 años cubre al Heat de Miami, la NBA, el Open de Miami, el judo y todo el fútbol, tanto local como internacional.
  Comentarios