NBA

Condición de Bosh parece ser más seria que un estiramiento en la pantorrilla

Chris Bosh, del Heat, reacciona durante el partido contra los Mavericks, el 3 de de febrero pasado en Dallas.
Chris Bosh, del Heat, reacciona durante el partido contra los Mavericks, el 3 de de febrero pasado en Dallas. AP

En el Heat de Miami había preocupación en lunes acerca de otro potencial serio problema de salud que involucra a Chris Bosh, afirmaron múltiples fuentes.

Bosh se perdió el Juego de las Estrelas de la NBA, el domingo, debido a un estiramiento en la pantorrilla y retornó a Miami para pruebas adicionales. Una persona cercana a la oficina ejecutiva del Heat dijo que algo preocupante apareció el lunes, más allá de la lesión en la pantorrilla. Otra fuente aseguró que la vida del jugador no corre ningún riesgo.

Preguntado directamente si Bosh ha sido diagnosticado con un coágulo de sangre en su pantorrilla, su agente Henry Thomas respondió con un mensaje de texto: “Muy pronto para eso... Muy pronto para reportar eso”.

Si Bosh, de 31 años, es diagnosticado con un coágulo de sangre en su pantorrilla, necesitará medicamentos para adelgazar la sangre y aquello le impedirá tener contacto físico, por lo cual tendría que estar sin jugar por tiempo indefinido.

El año pasado, Bosh tuvo que tomar adelgazantes de la sangre durante siete meses.

Entonces, Bosh dijo que si los coágulos reaparecían, no tendría necesidad de tomar adelgazantes para el resto de su vida.

La temporada pasada, Bosh se perdió ocho partidos debido a una lesión en la pantorrilla, y regresó para jugar 21 partidos. Tenía, sin embargo, dificultades para respirar en su total capacidad.

Luego, durante la para por el Juego de las Estrellas, fue diagnosticado con coágulos de sangre en sus pulmones. Bosh dijo que los médicos sospechaban que los coágulos empezaron con su lesión en la pantorrilla.

Bosh dijo el verano pasado que le habían informado que había un “bajo riesgo” de sufrir otros coágulos de sangre.

“El riesgo de recurrencia se produce por genes hereditarios”, dijo Bosh en septiembre pasado. “Afortunadamente no es mi caso. Una de mis preocupaciones era, ‘¿podré seguir jugando?’. Si esto se produce de nuevo, va a ser un problema. Si no se toman las precausiones puede recurrir, pero ahora soy más inteligente. Sé acerca de las precausiones”.

Bosh manifestó en septiembre pasado que tomaría medidas preventivas, como levantarse durante los vuelos, estirar las piernas, usar medias especiales y tomar aspirina.

“Es decir, las cosas pequeñas”, expresó. “Asegurarse que después de un juego continuar en movimiento, facilitar que la sangre llegue a las piernas. Y como hombre grande, es más difícil la circulación. Esas son algunas de las cosas primordiales”.

Bosh dijo que estar fuera de la cancha aumenta su aprecio por el deporte.

“Sé que las cosas serán difíciles, pero pondré todo el esfuerzo para recuperarme”, afirmó Bosh en el otoño pasado. “Prefiere hacer todo eso que tener tubos en mi pecho”.

Bosh hasta ahora no ha perdido partidos por la lesión en la pantorrilla, pero decidió el viernes no participar en las festividades del Juego de las Estrellas.

El sábado dijo que se sentía “muy optimista” de que su lesión en la pantorrilla no se relacionara con los coágulos de sangre, pero iba a consultar al médico el lunes.

“Como atleta, trato de superar ciertos problemas físicos”, aseguró Bosh el sábado. “Pero a veces estos problemas persisten. Pienso que no es sabio forzar la máquina. Solo quiero estar seguro de que tomo las necesarias precausiones para ser un buen profesional”.

Bosh está igualado en el puesto 26 en la liga con un promedio de 19.1 puntos por juego y empatado en el 35 en rebotes con 7.4.

Bosh, que 11 veces fue nominado al Juego de las Estrellas, cumple su sexta temporada con el Heat. Firmó un contrato por cinco años y $118 millones con Miami en julio del 2014.

El reportero del Miami Herald Ethan J. Skolnick contribuyó a este artículo.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios