Otros Deportes

No pelees en la UFC, vete al boxeo. ¿Por qué los gladiadores de MMA son tan mal recompensados?

Boxeo y UFC, la gran brecha de los millones y las estrellas

Boxeo y UFC, la gran brecha de los millones y las estrellas.
Up Next
Boxeo y UFC, la gran brecha de los millones y las estrellas.

La UFC es un éxito en todo sentido. Las carteleras de Pago Por Ver se suceden casi todos los meses con llenos totales, repletas de patrocinadores y ventas millonarias. Los gladiadores de este circuito son vistos como figuras icónicas con incontables seguidores en todo el mundo.

Y sin embargo, las bolsas de ellos palidecen cuando se comparan con lo que paga el boxeo a sus principales exponentes y, tal vez hasta los de segunda línea. El deporte de los puños es incapaz de generar y sostener tantos PPV, pero compensa mejor a los suyos.

Y aquí valga un simple ejemplo tomado de la velada UFC 241, donde tuvieron lugar tres excelentes combates que habrían sido estelares de haberse programado en noches distintas: Daniel Cormier-Stipe Miocic, Nate Díaz-Anthony Pettis, Yoel Romero-Paulo Costa.

Nótese que hubo una pelea de título mundial pesado y otro choque eliminatorio en la división mediana, mientras que el regreso de Díaz era largamente esperado por los aficionados, como una atracción especial.

Pero las bolsas, de acuerdo con la información pública de la Comisión Atlética de Nevada son las siguientes:

Daniel Cormier: $500,000 (era el campeón)

Stipe Miocic: $750,000, más bono de $50,000 por ganar (ahora es el campeón).

Nate Díaz: $250,000.

Anthony Pettis: $155,000

Yoel Romero: $150,000, más bono de $50,000 por pelea de la noche

Paulo Costa: $60,000 más bono de $60,000 por ganar y de $50,000 por pelea de la noche

Aunque parezca una buena paga, comparen las bolsas de Cormier con Miocic con la de Anthony Joshua y Andy Ruiz Jr. El campeón inglés sumó más de $30 millones a su cuenta antes de ceder sus títulos al retador mexicano.


Pero incluso Ruiz Jr., que hasta ese momento no era tan conocido y fue un reemplazo de última hora, se convirtió en millonario al ser compensado con unos $4 millones para no hablar ya de lo que ganará en la revancha -mucho más que el doble de esa suma- cuando suba al ring por segunda vez contra Joshua en Arabia Saudita o donde quiera que se produzca.

Otro que gana enormemente más que los campeones de la UFC: Deontay Wilder, quien recibió una bolsa superior a los $20 millones al vencer al limitado Dominic Breazeale y ganará una similar cuando enfrente en revancha largamente esperada al peligroso cubano Luis Ortiz, otro que también debe sumarse a la lista de millonarios, y mucho que lo merece.


Tyson Fury -su bolsa mínima fue de $3 millones contra Wilder- también recibe millones de su abultado acuerdo financiero con Top Rank, mientras que otros pesados de segunda línea acceden a cifras de cientos de miles en veladas de menor nivel que la vista el pasado sábado en Anaheim.

Pero la prueba definitiva de la disparidad entre la UFC y el boxeo es la batalla circense entre Connor McGregor y Floyd Mayweather Jr. Ciertamente, el “Money’‘ tuvo ganancias de $275 millones -$100 garantizados en bolsa-, mientras que el irlandés terminó ingresando unos $85 millones a su cuenta, con $30 garantizados en bolsa. Nunca antes, ni por asomo, pasó de los $10 millones garantizados en una pelea de Artes Marciales Mixtas. No por gusto ha perdido el deseo por la batalla.

Entonces, algo no cuadra del todo en la UFC. Sus gladiadores pueden alardear del coraje y empuje, pero están muy lejos de la paridad salarial de sus colegas de boxeo. Es hora de que alguien tome cartas en el asunto.

  Comentarios