Entretenimiento

El fracaso de una relación. Él aceptó pensando que la mujer tenía dinero pero falló en el intento

Desde Ecuador llega la compañía Casa Toledo para presentar La señorita Julia en la segunda edición del Open Arts Fest, un evento de Artefactus Cultural Project que viene celebrándose en la sede de la institución bajo el mando de Eddy Díaz Souza.

La obra, un exponente del teatro naturalista original del escritor sueco August Strindberg (1849-1912), cuenta con las actuaciones de Valentina Pacheco y Manolo Morales, quien también asumió la producción. La dirección está a cargo de Charlie Calvache.

“El conflicto de la obra está más vigente que nunca ya que, pese a haber sido escrita hace más de un siglo, en 1888, cuestiona la falta de derechos de las mujeres, un mal que todavía prevalece en muchas esferas de nuestra sociedad. En la caso del personaje principal, se trata de una víctima de los prejuicios de su época que se ve imposibilitada de amar libremente al hombre que desea”, expresó el productor a el Nuevo Herald desde Quito.

La obra narra la historia de Julia, una dama de posición acomodada que aprovecha la noche de San Juan para sostener una relación con uno de sus criados, quien ve una oportunidad de escalar socialmente al conquistar el corazón de la mujer.

En lo que avanza la acción, el hombre descubrirá que ella es incapaz de ofrecerle lo que persigue, pues de poco valen sus títulos nobiliarios si carece de dinero.


“Queríamos dejar descansar por una temporada el montaje de comedias, un género favorito del gran público, y en su lugar ofrecer un drama clásico que presentara al espectador personajes de una profundidad psicológica fuera de serie. En todo momento tuvimos claro que nuestro propósito no era apostar por una pieza fácil en la que todo estuviera resuelto”, explicó Morales, que al referirse montaje, señaló que aunque en todo momento el vestuario respeta la época en que se desarrolla el drama, recurrieron a una puesta en escena minimalista enfocada en el trabajo de los actores y en la utilización de una silla como único elemento escenográfico.

Tras ingresar en Escuela de Teatro de la Facultad de Artes de la Universidad Central del Ecuador (UCE) en 1989, el actor y productor participó en espectáculos sobre textos de autores clásicos como William Shakespeare, Ramón del Valle Inclán y Miguel de Cervantes Saavedra. Sin contar que ha liderado campañas de alfabetización y educación ambiental basadas en el teatro.


A partir del año 2009 inició una serie de colaboraciones con Valentina Pacheco que incluyen ¿Quién es usted? (2009), Pareja abierta (2015), Hasta donde nos lleve el río (2016) y Perdidos en el espacio (2018), con la que participaron en el Open Arts Fest 2018.

Como gestor cultural, en el 201 Morales fundó el Centro de Arte y Cultura Casa Toledo, un espacio de creación, del cual es gerente y propietario.

Por su parte, Pacheco ha desarrollado una exitosa carrera en la tablas y en las series de televisión ecuatorianas Cara y cruz, Criaturas abandonadas, Las Zuquillo, Historias personales, Pasado y confeso y Producto Bruto, entre otros títulos. Aparte de su labor junto a Montero, la actriz ha trabajado en textos de su autoría dirigidos por Flora Lauten.

En cuanto al director Calvache, su trayectoria abarca The Grinch, El mundo de los sueños, la zarzuela Los bohemios y los musicales Ouroborus y Jack, además de un sinnúmero de producciones como actor en las que sobresalen las óperas Elixir de amor, El barbero de Sevilla y Fausto.

La señorita Julia ha tenido múltiples versiones en las tablas, la televisión y el cine. Entre las más recientes para la pantalla grande figura una dirigida por Liv Ullmann, en el 2014, con Jessica Chastain, Colin Farrell y Samantha Morton a la cabeza del elenco.

‘La señoria Julia’. 12302 SW 133 Ct. Funciones: viernes 27 y sábado 28 de septiembre, 8:30 p.m. Domingo 29, 5 p.m. Informes: 786-704-5715 o www.artefactus.us
Arturo Arias-Polo cubre teatro, televisión, música popular y cine, entre otros temas relacionados con la vida cultural de Miami. Es graduado de la Universidad de la Habana.
  Comentarios