Elecciones

Recuentos y victorias por estrecho margen. Así se vivió el drama de las elecciones en Florida

Cuando el gobernador Rick Scott se declaró ganador en las elecciones para un escaño en el Senado federal, con una mínima ventaja de 0.68 por ciento del voto sobre su rival , el senador Bill Nelson, los números expresaban lo que ha sido característico en los últimos años en el estado, uno de los más divididos en el país.

Pero lo que Scott y su campaña dieron por hecho, dio un giro en la madrugada del miércoles cuando su ventaja se redujo a menos del 0.5, lo que automáticamente podría provocar un recuento de los votos.

Al filo de la medianoche hubo confusión. Scott declaró su victoria y la campaña de Nelson sugirió que el senador admitiría su derrota. Pero no lo hizo y cuando terminó el conteo, quedaba claro que la victoria podría ser cuestionada.

“Estamos procediendo a un recuento”, dijo el senador Nelson esta mañana, en un comunicado enviado por su equipo de campaña.

Hasta este miércoles, la ventaja de Scott era de un 0.4 por ciento o 34,537 votos.

Según el comunicado, Scott había declarado “prematuramente la victoria después de que Fox News lo declarara el ganador. Pero Nelson emitió una breve declaración poco después de eso, diciendo solo que los resultados hasta ese momento, con los votos aún por contar, fueron decepcionantes, y que esperaría hasta hoy antes de emitir una declaración completa”.

Pero en la campaña de Scott, no hay mucha preocupación por un recuento.

“Estas elecciones han terminado”, dijo Chris Hartline, portavoz de la campaña. “Es una manera triste para Bill Nelson de terminar su carrera. Él está tratando desesperadamente de aferrarse a algo que ya no existe “.

Un recuento de los votos tomará días, lo que extenderá más la tensión alrededor de las elecciones de medio término.

Los condados deben informar los primeros resultados no oficiales al estado a más tardar el mediodía del sábado, según establece la División de Elecciones. En ese momento, si una elección está dentro del margen de recuento (0.5 por ciento), se ordenará un recuento de las boletas hecho por computadoras, cuyos resultados no oficiales no estarían antes del jueves 15 de noviembre. Pero si el resultado del nuevo conteo es menor del 0.25 por ciento, se ordenaría un recuento manual que podría tomar mucho más tiempo.

Pero este no fue el único drama que se vivió el martes en Florida.

El candidato republicano Ron DeSantis le arrebató la gobernatura al demócrata Andrew Gillum también por un ‘pelo’ y en el último minuto, cuando se terminaba el conteo de condados con tendencia republicana. La diferencia entre ambos fue también de menos de un punto porcentual: 0.68 por ciento o un poco más de 55 mil votos.

“Hay un día en noviembre en el que las elites no tienen oportunidad de criticar, no elaboran la narrativa ni establecen la agenda. El día de las elecciones es la voz de la gente la que gobierna, “ dijo DeSantis en su discurso de victoria. Su esfuerzos por definir la elección en términos de un candidato en contra de subir los impuestos frente a un “socialista” bajo investigación del FBI dio resultado, si bien por un estrecho margen.

El presidente Donald Trump destacó la victoria de DeSantis y otros candidatos por los que hizo campaña en las últimas semanas, durante una conferencia el miércoles en la que afirmó que los republicanos habían “desafiado la historia” en unas elecciones en la que fortalecieron su control del Senado pero lo perdieron en la Cámara de Representantes.

Trump también aprovechó para criticar a los republicanos que perdieron porque según él se apartaron de su mensaje. Entre los nombrados, Carlos Curbelo, el representante cubanoamericano moderado que perdió su escaño por el distrito 26. Curbelo también perdió ante la demócrata Debbie Mucarsell-Powell por 4079 votos, menos de 2 puntos porcentuales.

Era la primera vez que un candidato no cubano— Mucarsell-Powell nació en Ecuador— derrotaba a un rival cubanoamericano en Miami.

Algunas elecciones locales también estuvieron tan apretadas que no se declaró un ganador.

En Doral, Digna Cabral, una investigadora del Departamento de Neurología de la Universidad de Miami, y la consultora de educación Belinda León, irán a segunda vuelta por un escaño como concejal.

Y un recuento manual en las elecciones para Comisionado estatal de Agricultura y Servicios a los Consumidores es muy probable pues el candidato republicano y actual titular Matt Caldwell tiene hasta este miércoles una ventaja de 0.16 puntos porcentuales por encima de su rival, la abogada y cabildera Nicole Fried.

Pero al fin y al cabo, nada de esto sorprende en Florida, el estado en el que cada voto cuenta y le dio la victoria a un presidente, George W. Bush, por 537 votos.

La reportera del Miami Herald Caitlin Ostroff contribuyó a esta historia.

Siga a Nora Gámez Torres en Twitter: @ngameztorres

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios