Estados Unidos

Las banderas lo salvaron de una tragedia familiar y él levantó la moral de toda una isla

78 Pueblos y 1 Bandera

Hector Collazo Hernandez habla sobre su proyecto 78 Pueblos y 1 Bandera.
Up Next
Hector Collazo Hernandez habla sobre su proyecto 78 Pueblos y 1 Bandera.

Un artista que va pintando banderas de Puerto Rico por la isla, con rollo y brocha gorda, en un solo día como si fuese una operación relámpago, era una premisa que resultaba bastante curiosa como para viajar un poco más de una hora por carretera desde San Juan hasta Barceloneta.

En ese pueblo al norte de la isla esperaba el artista Héctor Collazo Hernández, que desde hace dos años lleva adelante el proyecto 78 pueblos y 1 bandera. Su objetivo es pintar la bandera de Puerto Rico en cada pueblo de la isla, recuperar edificios abandonados y convertirlos en sitios de interés turístico.

Una semana antes de que estallaran las manifestaciones que culminaron con la renuncia del gobernador Ricardo Rosselló, Collazo habló con el Nuevo Herald sobre su proyecto. La mejor manera de darlo a conocer era mostrar la bandera número 60, que pintó en un edificio abandonado, un antiguo hospital en Barceloneta.

Collazo también pintó la gran bandera de Puerto Rico en la fachada del restaurante La Placita, en Biscayne y la calle 68. La misma que genera polémica porque algunos vecinos quieren que la borren alegando que no se aviene con el estilo arquitectónico modernista de la zona.

En Miami, la gente que conduce por Biscayne Blvd. saca la cabeza y enseguida ve la insignia de la isla en el restaurante del chef José Mendín y del actor Julián Gil, quienes comisionaron esta bandera, la primera del proyecto que fuera de la isla se llama Plantando bandera.

Pero en Barceloneta no se ve tan rápido la bandera. El pueblo no es pequeño. Tiene además un super centro comercial, Premium Outlets, de tiendas de marca que venden con descuento a gente que viene de toda la isla a comprar.

La bandera está en lo alto de una montaña. Se divisa desde lejos, pero el acceso es complicado.

Ya en la cima, no es difícil imaginar cómo lució el hospital alguna vez. Tiene altas columnatas y debe haber sido bastante elegante en este entorno de campo. Ahora los pasillos vacíos y silenciosos le dan un toque de escenario de película de horror. Sin embargo, los colores de la bandera le imparten nueva vida.

De todos los edificios que ha pintado Collazo cuyas fotos sube a su cuenta de Instagram, este es el que más impresiona. Debe de ser ese aire de gran dama maquillada que le dieron el pintor y sus ayudantes, la misma gente de Barceloneta.

“Muchas personas me daban las gracias. Decían que era algo grande para ellos porque habían nacido aquí, en este hospital. Y eso me motivo más”, cuenta Collazo, que rememora cómo comenzó 78 pueblos y 1 bandera.

El nombre fue fácil, 78 son los municipios que tiene Puerto Rico. La manera que llegó el artista a amar tanto la isla fue un proceso doloroso.

Collazo perdió a su hermano, quizá el favorito, porque se suicidó. El fue quien lo encontró. El golpe fue durísimo para la familia, y cada uno hizo catarsis a su manera. Collazo decidió escapar de ese ambiente que se lo recordaba tanto.


Recorrió toda la isla, empezó a conocer cada pueblo, la cultura, el argot local.

“En ese proceso de sanación comienza a surgir en mí un gran amor por Puerto Rico”, dice, indicando que al principio el proyecto era muy espontáneo.

El elegía un pueblo y buscaba un edificio donde pintar. Daba la voz en las redes sociales y la gente venía a participar.

Con la bandera número 30, en Cataño, la historia cambió para mejor. El alcalde fue el que tuvo la iniciativa. Hizo un video en las redes sociales e invitó a Collazo a pintar.

“Aquí te tengo la pared que me parece perfecta para que pintes la bandera. Hasta música y todo vamos a tener”, rememora Collazo que le dijo el alcalde.

El interés fue creciendo y con cada convocatoria y cada nuevo pueblo se sumaban más brochas. Ya para entonces los líderes comunitarios le extendían la invitación.

“Más que verme en las redes sociales, la gente quería conocerme en persona, pintar conmigo, crear de todo esto una actividad de pueblo”, cuenta el artista, indicando que en la actualidad él solo indica las coordenadas donde se va a pintar y la gente hace el resto.

PUERTORICOBANDERAS00068JAI (2)
El artista Héctor Collazo Hernández frente a la bandera número 60 del proyecto 78 pueblos y una bandera, pintada en un hospital abandonado de Barceloneta, Puerto Rico. Jose A. Iglesias jiglesias@elnuevoherald.com

Comienzan temprano en la mañana y antes de que caiga el sol debe estar terminado el trabajo porque a Collazo le gusta tirar una foto de todo el grupo frente a la bandera, para subirla a las redes sociales.

Durante el día, en una improvisada carpa, venden t-shirts para financiar el proyecto. Se invitan artesanos para que traigan sus obras “para fomentar la economía local”, apunta Collazo, que no cobra nada porque este es “un proyecto de Puerto Rico y para Puerto Rico”.

“La esencia del proyecto, además de llegar a todos los pueblos, es rescatar edificios, lugares que todo el mundo piensa que están perdidos, y hacerlos turísticos”.

Para el artista, graduado de enfermería, es una manera de mantenerse activo socialmente. Durante las recientes manifestaciones en Puerto Rico, pintó de negro la bandera que había hecho en La Perla, uno de los barrios más duros de San Juan.

Cuando el gobernador Rosselló anunció su renuncia, Collazo convocó a la gente para devolverle los colores a la bandera.

En Miami está por verse qué pasará con la bandera de La Placita, el lugar que escogieron los puertorriqueños del sur de la Florida para reunirse cuando estaban en su apogeo las manifestaciones en la isla.

Para Collazo representó una conquista personal. “La primera vez que me monté en un avión fue para pintar la bandera de mi país”, observa Collazo.

La próxima bandera la pintará en la pequeña isla de Culebra, el 24 de agosto. En los comentarios algunos anunciaron que sería “la primera vez que cruzarían el charco”. Feliz viaje en ferry.

Sarah Moreno cubre temas de negocios, entretenimiento y tendencias en el sur de la Florida. Se graduó de la Universidad de La Habana y de Florida International University.
  Comentarios