Asuntos Legales

¡Ahí viene la migra! Qué hacer si un policía de Inmigración o Fronteras te confronta

La retórica antiinmigrante y algunas decisiones del gobierno de Donald Trump han revivido el miedo a las redadas migratorias y las deportaciones masivas en Estados Unidos.

Recientemente, agentes de la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE) allanaron un centenar de locales de la cadena 7-Eleven por sospechas de contratación de inmigrantes indocumentados. Y en el sur de la Florida, funcionarios de la Patrulla Fronteriza han detenido varios autobuses de la línea Greyhound para exigieron a los pasajeros documentación de ciudadanía, llevándose detenida a una ciudadana jamaiquina que tenía la visa de turista vencida.

Ciertamente, bajo las leyes federales los oficiales de inmigración y protección de fronteras tienen la autoridad de ingresar a embarcaciones en las aguas territoriales de Estados Unidos y a cualquier vehículo, autobús o tren a 100 millas de la frontera territorial y marítima. En la Florida, por su geografía, tienen potestad para hacerlo en todo el estado.

En confrontaciones como estas, ya sea en espacios públicos, sitios de empleo o domicilios particulares, los inmigrantes legales e indocumentados pueden ejercer derechos constitucionales básicos para responder a las autoridades.

“Estos derechos consagrados son aplicables a todas las personas independientemente de su estatus migratorio y son un músculo que la gente debe usar”, explica Adonia Simpson, directora del programa de Defensa Familiar de Americans for Immigration Justice, con sede en Miami. No obstante, subraya la abogada, eso “no garantiza que los derechos no sean violados; que los inmigrantes no sean detenidos”.

Entre estos destacan el derecho a permanecer en silencio, el derecho a negar permiso a un registro de su persona, vehículo o vivienda, y el derecho a solicitar un abogado.


¿Qué hacer ante la “migra” cuando pide papeles? A continuación, algunas indicaciones:

Permanecer en silencio

Toda persona tiene derecho a permanecer en silencio y negarse a responder preguntas. Se sugiere dar el nombre y la fecha de nacimiento, para facilitar que los familiares puedan encontrarlo. Si desea ejercer este derecho, diga en voz alta “I exercise my right to remain silent”.

No mentir, ni firmar

No tiene que responder a preguntas sobre su lugar de nacimiento o cómo ingresó al país, ni dar explicaciones o excusas. Nunca mienta, alegando ser ciudadano estadounidense si no lo es, ni entregue documentos de identidad falsos. Tampoco firme papeles sin asesoría jurídica, pues puede ser su propia deportación, ni revele su estatus migratorio a nadie más que a su abogado.

Los inmigrantes naturalizados

Pueden informar a los agentes que son ciudadanos de Estados Unidos. En teoría, un ciudadano no debe ser detenido por Inmigración, pero si la persona no puede corroborar inmediatamente su estatus de ciudadanía presentando un pasaporte, tarjeta de elector, certificado de naturalización y otros documentos, entonces sí lo pueden llevada a un centro de detención.


Ciudadanos nacidos en EEUU

Si a un ciudadano americano se le pide prueba de su ciudadanía, puede elegir no responder, pero hay riesgo de ser detenido. El Departamento de Seguridad Nacional tiene formas de verificar si alguien es ciudadano, sin embargo, ha habido instancias en que ciudadanos norteamericanos han sido detenidos e incluso deportados. Los expertos recomiendan que un ciudadano tenga acceso a un comprobante de su nacionalidad como el pasaporte de Estados Unidos, tarjeta de pasaporte, certificado de nacimiento, y en el caso de los inmigrantes naturalizados, certificado de naturalización o de ciudadanía.

Residentes permanentes

Los expertos recomiendan llevar consigo documentos como la tarjeta de residencia permanente, la llamada tarjeta verde, para mostrarla si las autoridades de inmigración lo paran. Y en los casos de extranjeros con visas de no inmigrante, la tarjeta I-94, la autorización de empleo u otro documento vigente que pruebe el registro con el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS). Si no los tiene, permanezca en calma y en en silencio.

Memorizar números de identificación

Esto incluye el número de registro de extranjero A# con una serie de nueve dígitos y, si es arrestado, el número o nombre de identificación de la cárcel. Tener memorizado también número de teléfono de un familiar cercano, medicamentos que toma y el estatus migratorio actual, así como antecedentes penales si los hay.


Consultar con un abogado

Antes de contestar cualquier pregunta, puede pedir inmediatamente un abogado y también tiene derecho a una llamada local y a comunicarse con el consulado de su país de origen. Estados Unidos no garantiza abogado gratuito en procesos inmigratorios. Los notarios no son abogados.

Plan de acción con la familia

En caso de ser detenido, es preferible tener un plan de acción delineado, con un contacto de emergencia autorizado para buscar a sus hijos en la escuela y tomar decisiones médicas y legales a nombre de ellos. Guardar en un lugar seguro comprobantes de su presencia física en Estados Unidos como contratos de alquiler, declaración de ingresos e información financiera.

Negar el ingreso al domicilio

Si los agentes del ICE tocan a su puerta, no tiene que abrir a menos que presenten un orden de registro (search warrant) o de arresto (arrest warrant). Pida que pasen la orden por debajo de la puerta y verifique que esté firmada por un juez. Una orden de deportación/remoción (ICE warrant) no autoriza el ingreso sin su permiso. Si desea negar el paso, puede decir: “I do not give you permission to enter. I will remain silent until I speak to an attorney”.

Fuentes: Centro Nacional de Justicia para Inmigrantes, Coalición de Inmigrantes de Florida, Americans for Immigrant Justice y Unión Americana de Libertades Civiles. Para mayor información visite las páginas de internet de estas organizaciones.

Siga a Daniel Shoer Roth en Twitter @DanielShoerRoth y lea más sobre asuntos legales en Estados Unidos y la Florida en Acceso Miami.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios