Diversion

‘José’, una historia épica de amor gay en Guatemala, rompe tabúes sobre la sexualidad

José, la historia de amor entre dos hombres en Guatemala que rompe con los tabúes de la sexualidad

"José" (2018), narra una inusual historia de amor gay en Guatemala, un país arraigado al catolicismo, y ganó el premio Queer Lion en el Festival de Cine de Venecia 2018.
Up Next
"José" (2018), narra una inusual historia de amor gay en Guatemala, un país arraigado al catolicismo, y ganó el premio Queer Lion en el Festival de Cine de Venecia 2018.

La trama narra la historia de amor y descubrimiento de un adolescente gay que, como muchos otros durante la pubertad, se debaten entre la autenticidad y el clóset cuando se enamoran de verdad. Parece un tema común, pero en esta película es extraordinario, porque se desenvuelve en una Guatemala conservadora y su protagonista es indígena.

José, del director chino Li Cheng, sigue los pasos de un joven repartidor de comida que vive en la indigencia con su madre, una devota cristiana, en una cultura marcada por la violencia, el machismo, el puritanismo religioso y la codependencia familiar. Y es precisamente por temor al rechazo, que José esconde su amor por un obrero de construcción y los encuentros sexuales furtivos que consigue en aplicaciones para ligar.

Ganador del Queer Lion en el Festival de Cine de Venecia 2018, el drama se presenta esta noche a las 9 p.m. en Regal Cinemas South Beach como parte del Outshine Film Festival, el festival de cine LGBTQ de Miami, que en su edición número 21 presenta 85 películas estadounidenses e internacionales, entre el 18 y 28 de abril.

Ni el director, Cheng, ni su productor y coguionista, George Roberson, tenían planeado filmar una película de temática gay, ni grabarla en Guatemala. Recorrieron una docena de países en América Latina para escuchar a la juventud, sus vivencias y preocupaciones, y muchos de estos testimonios los conmovieron. Pero el sufrimiento y el dolor más agudo lo percibieron entre los jóvenes LGBTQ centroamericanos.


“Los testimonios que escuchamos fueron sorprendentes: un chico al que la madre le dijo que nunca encontraría el amor; otro chico al que la mamá lo amenazó con un cuchillo en el cuello cuando le reveló que era gay”, cuenta Cheng en entrevista con el Nuevo Herald. “Con la película quise hablar en nombre de ellos; muchos estaban apasionadamente enamorados y se sentían desconsolados”.

Le advirtieron que jamás podría producir el filme en Guatemala, que mejor se fuera a México, porque Guatemala era demasiado conservadora y cristiana como para encontrar dos actores dispuestos a besarse, desnudarse y simular relaciones ante las cámaras en escenas homoeróticas, dijo el cineasta, quien vino a Estados Unidos hace 20 años a estudiar Biología en la universidad.

Más de 600 personas se presentaron en el casting para interpretar los diversos papeles del guión, que contiene también ritos católicos y evangélicos. Todos son actores no profesionales.

“Estábamos muy decididos, queríamos hacer algo allí, porque ellos merecen una mejor vida”, señaló Cheng. “La gente en Centroamérica vive muchas dificultades, incluso si no son gay. Eso lo reflejamos en la película”.


Enrique Salanic viajó cinco horas en autobús para llegar al casting. Interpretar a José, de 19 años en la trama, representó para él una oportunidad de mostrar, visibilizar y dar voz a la realidad que muchos viven en una Guatemala “conservadora y racista”, así como en sus países vecinos, señaló.

De origen maya, Salanic cree que el filme logra combatir la homofobia en Centroamérica, porque “es una muestra que ante todo somos humanos y como tal experimentamos el amor, frustraciones, retos, etcétera”, dijo en una entrevista desde Guatemala. “Sin embargo, pienso que va a visibilizar más la homofobia existente, para de ahí poder partir a crear espacios y discusiones que logren avances para contrarrestarla”.

El camino por andar es largo. Aunque su distribución internacional en más de 50 festivales ha tenido el visto bueno de los críticos por estar exenta de estereotipos y lugares comunes, José no se ha proyectado en los cines guatemaltecos aún, por temor a la seguridad personal de los actores, dijo el director. Los comentarios en redes sociales y foros incitan al odio y la discriminación.


Al respecto, observó el actor “que es un temor constante, la seguridad, que me lleva a pensar en todas esas demás personas que viven con este miedo también. Sin embargo, pienso que José tiene que llegar a Guatemala y llegará cuando tenga que llegar”.

Entre leves terremotos y robos callejeros, caricias tiernas y torpeza sexual, José presenta una realidad cruda y auténtica. Los jóvenes enamorados quieren escapar juntos de Guatemala en busca de un destino que los acepte como pareja gay. Pero José se siente obligado a atenerse a su empalagosa madre, quien ora a Dios para que perdone a su hijo por su vida clandestina y apuesta a que la religión puede solucionar su sexualidad.

Una codependencia entre madre e hijo con la que muchos se pueden identificar. “Al final, queríamos hacer esta historia lo más universal posible”, explicó el director. “Cualquier persona puede sentir las dificultades de una relación romántica y de un amor prohibido”.

Los personajes gay, lesbianas, bisexuales y transgénero son blanco de burlas en las telenovelas.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

Daniel Shoer Roth es un galardonado autor, biógrafo y periodista con 20 años en la plantilla de el Nuevo Herald, donde se ha desempeñado como reportero, columnista de noticias y actual coordinador de AccesoMiami.com, una guía sobre todo lo que necesitas saber sobre Miami, asuntos legales e inmigración.


  Comentarios