Cuba

Cuba niega haber propuesto colaboración médica a Brasil para recibir ingresos

Vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba se estrena en Youtube

Yaira Jiménez, vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, negó el lunes 26 de noviembre en el nuevo canal de Youtube de la Cancillería que Cuba propusiera la colaboración médica del programa Más Médicos a Brasil para recibir ingresos.
Up Next
Yaira Jiménez, vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, negó el lunes 26 de noviembre en el nuevo canal de Youtube de la Cancillería que Cuba propusiera la colaboración médica del programa Más Médicos a Brasil para recibir ingresos.

En el último episodio de la controversia por la salida de Cuba del programa Más Médicos en Brasil, una vocera de la cancillería cubana negó el lunes que su gobierno hubiera tomado la iniciativa de promover la exportación de servicios médicos a ese país, en una transmisión desde un nuevo canal de YouTube creado a raíz de la polémica.

“Niego las informaciones de ciertos medios de comunicación que han presentado que la cooperación fue una iniciativa de Cuba con el propósito de obtener ingresos”, dijo Yaira Jiménez, vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores.

“La solicitud de que médicos cubanos prestaran servicios en Brasil de forma masiva y extendida por todo el país, partió de la imposibilidad de cubrir las plazas disponibles en los municipios adheridos al Programa, con médicos con registro en Brasil, con médicos brasileños con registro en el exterior y con médicos de otros países”, agregó.

Correos diplomáticos publicados por la Folha de S.Paulo muestran una historia diferente.

Según los documentos oficiales, fueron los funcionarios cubanos quienes propusieron en el 2012 la exportación de médicos a Brasil para prestar servicios en zonas remotas. Durante las negociaciones, el gobierno brasileño propuso la creación del programa Más Médicos (Mais Médicos en portugués) como marco legal para la actuación de los médicos extranjeros en el país.

Los correos indican que la parte cubana inicialmente pedía $8,000 por cada médico, aunque finalmente aceptó la propuesta de Brasil de rebajarlo a $4,000. Los documentos también indican que el gobierno brasileño estaba al tanto de que los médicos cubanos solo recibirían $1,000.

En sus declaraciones, la vocera admitió que Cuba promovió la exportación de los médicos a Brasil.

“Cuba ha promovido y promueve la colaboración médica y la exportación de servicios médicos. En ese contexto general, efectivamente, Cuba exploró las vías para establecer en Brasil relaciones de mutuo beneficio”, dijo.

Cuba decidió retirar cerca de 8,000 médicos de Brasil cuando el presidente electo de ese país, Jair Bolsonaro, dijo que cambiaría las condiciones de trabajo de los médicos, para exigir reválidas de los títulos y que los médicos recibieran el monto completo de lo que Brasil paga por ellos a Cuba. Bolsonaro también exigió al gobierno cubano que permitiera a los médicos cubanos llevar a su familia a Brasil durante el tiempo de su contrato.

Tras el anuncio de Cuba de retirarse del programa, Bolsonaro prometió dar asilo a los médicos que decidan permanecer en Brasil y que no pueden regresar a su país por ocho años, porque son considerados como desertores por el gobierno cubano. El gobierno brasileño también está estudiando contratar individualmente a estos médicos a través del programa Más Médicos sin exigir inmediatamente la reválida del título.

La vocera del MINREX defendió la decisión de Cuba de retirar a los médicos porque estos no estarían “seguros” bajo el gobierno de Bolsonaro, al que acusó de “poco serio” y de hacer declaraciones “amenazantes”, “inaceptables e irrespetuosas” sobre los médicos cubanos.

Según Jiménez, 1,540 médicos ya regresaron de Brasil, pero muchos otros esperan quedarse en el país, según han declarado a el Nuevo Herald y otros medios.

El Ministerio de Salud brasileño informó que el 92 por ciento de las plazas que dejarán los cubanos ya fueron cubiertas, pero el dato ha generado dudas porque el sitio digital del programa Más Médicos ha sufrido ataques cibernéticos durante el proceso de inscripción de los candidatos.

El gobierno cubano, tradicionalmente lento en su respuestas a las crisis, ha coordinado una campaña para responder a la controversia suscitada a raíz de su salida del programa Más Médicos, que incluye la creación de un canal de YouTube y de un correo electrónico para recibir preguntas de la prensa.

En Twitter, el gobernante cubano Miguel Díaz-Canel realizó 10 publicaciones sobre el tema y fue personalmente al aeropuerto a recibir a un grupo de médicos provenientes de Brasil.

“Nuestros médicos regresando dignamente a #Cuba. Ellos fieles al legado del #ComandanteEnJefe. Los principios no se negocian, se defienden. #HacemosCuba porque #SomosCuba”, escribio Díaz-Canel.

La retirada de los médicos ha sido de interés de medios brasileños e internacionales, los que han notado no solo las repercusiones de la decisión para los millones de brasileños que recibían atención médica de los galenos cubanos, sino también el polémico contrato por el cual el gobierno de la isla retenía el 75 por ciento del pago realizado por Brasil. Médicos brasileños y de otros países contratados a través del programa reciben su salario completo.

La exportación de servicios médicos es uno de las principales fuentes de ingreso para el gobierno de Cuba.

Los medios estatales, controlados por el Partido Comunista, inicialmente evitaron referirse directamente al tema de los pagos. El portal de noticias Cubadebate publicó en un artículo titulado “Respuestas a las insidias” que los médicos cubanos en Brasil no reciben salarios porque son “becarios” según establece el programa Más Médicos.

“Los colaboradores que por elección personal deciden participar en el Programa Más Médicos bajo los auspicios de la OPS [Organizacion Panamericana de la Salud] firman un contrato con el Ministerio de Salud Pública de Cuba por el cual deciden voluntariamente compartir ingresos para fortalecer el sistema de salud cubano”, indica el reporte.

Pero la posibilidad de que los médicos reciban mayores salarios por su participación en lo que en Cuba llaman “misiones de colaboración” en el extranjero, o que puedan trabajar junto a sus familiares, también ha encontrado apoyo dentro de la isla.

“El salario de un médico es como 45 veces menos que los 2 mil dólares que paga Brasil por cada médico, sea o no sea salario, es un esfuerzo y trabajo realizado por un médico y por tanto ingreso que este ha realizado a riesgo muchas veces de su vida”, respondió al artículo un lector identificado como Yasser. “Por lo que sí hay parte de razón en pensar y decir que es casi de esclavo la relación entre la ganancia repartida del médico y la del estado cubano”.

Siga a Nora Gámez Torres en Twitter: @ngameztorres

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios