Cuba

Canadá reduce personal en Cuba tras confirmación de otro diplomático con ‘síntomas inusuales’

El gobierno del primer ministro Justin Trudeau anunció que reducirá el personal de la embajada en La Habana a la mitad tras confirmar que otro diplomático canadiense presenta “síntomas de salud inusuales”.
El gobierno del primer ministro Justin Trudeau anunció que reducirá el personal de la embajada en La Habana a la mitad tras confirmar que otro diplomático canadiense presenta “síntomas de salud inusuales”. Getty Images

El gobierno de Canadá anunció el miércoles que reducirá el personal de la embajada en La Habana a la mitad tras confirmar que otro diplomático canadiense presenta “síntomas de salud inusuales”.

“Tras el último caso confirmado de síntomas de salud inusuales en noviembre de 2018, varios diplomáticos canadienses enviados a La Habana se sometieron a pruebas médicas adicionales. Estas pruebas confirman que un empleado adicional tiene síntomas consistentes con los de empleados previamente afectados. Esto eleva el número total de empleados canadienses, cónyuges y dependientes afectados a 14”, indicó el Ministerio de Asuntos Exteriores de Canadá en un comunicado.

“Además de las medidas de seguridad revisadas ya iniciadas por el gobierno canadiense, hemos decidido reducir en hasta la mitad la cantidad de personal canadiense enviado a La Habana”, agrega el comunicado. El gobierno canadiense dijo que la embajada se mantendrá abierta y que los ciudadanos canadienses tendrán acceso a todos los servicios consulares, aunque algunos programas “serán ajustados” en las próximas semanas.

Anteriormente, el Ministerio de Asuntos Exteriores ya había decretado que los diplomáticos destinados a la embajada en La Habana no podían estar compañados por sus familiares.

Al menos 26 funcionarios estadounidenses que estaban en La Habana presentaron síntomas de trastornos vestibulares y daños cerebrales que tienen confundidos a los médicos. Los funcionarios relataron haber escuchado sonidos extraños o sentir una onda de presión antes de experimentar los primeros síntomas. Los incidentes comenzaron a fines del 2016 y continuaron de manera intermitente hasta el verano del 2018.

Los diplomáticos canadienses y sus familiares —incluidos varios niños— también han presentado los mismos síntomas: mareos, problemas auditivos, de balance, cognitivos y daños cerebrales, entre otros.

Después de confirmar un nuevo caso en noviembre, el gobierno canadiense dijo que estaba evaluando su presencia diplomática en La Habana. Una delegación de funcionarios de ese país viajaron a La Habana en diciembre para evaluar la situación de la embajada pero no han trascendido detalles del viaje.

El doctor Michael Hoffer y otros médicos de la Universidad de Miami que trataron primero a los diplomáticos estadounidenses —así como especialistas de la Universidad de Pensilvania que continuaron tratando a las víctimas—, aseguran tener evidencia de que los afectados presentan síntomas que no pueden ser fingidos, como han sugerido médicos cubanos y otros científicos que no han tenido acceso a los pacientes. La teoría volvió a tomar fuerza por la publicación de un estudio preliminar de una grabación obtenida por AP —que no ha sido evaluado por otros científicos— en el que se asegura que los ruidos escuchados por los diplomáticos fueron ocasionados por grillos.

Desde muy temprano en la investigación, las agencias policiales estadounidenses descartaron que los sonidos en sí mismos pudieran ser la causa de las enfermedades que sufren los afectados. Médicos y científicos que están trabajando para replicar lo que sucedió en La Habana, creen que un arma de energía dirigida podría haber causado las lesiones.

El Dr. Shawn Marshall, director médico para la rehabilitación de lesiones cerebrales adquiridas en el Centro de Rehabilitación del Hospital Ottawa, quien ha estado tratando a los diplomáticos canadienses afectados y sus familiares, tampoco cree en la teoría de la histeria colectiva o el estrés como causa.

“Estoy menos inclinado a creer eso. Habiendo visto a estos pacientes, esa no fue mi impresión general “, dijo Marshall al periódico The Toronto Star la semana pasada. “Antes de que se dieran cuenta de que algo estaba pasando, describían algunos síntomas bastante notables que serían difíciles de explicar debido a otras causas, como la influencia social o el miedo, la ansiedad”, dijo el médico.

A diferencia del gobierno de Estados Unidos, que califica a los incidentes como “ataques” y ha responsabilizado al gobierno de Cuba por no proteger a sus diplomáticos, el gobierno canadiense aseguró en el comunicado que mantiene “una relación positiva y constructiva con Cuba” y que ha tenido “una estrecha cooperación” con las autoridades cubanas desde que los diplomáticos canadienses en La Habana reportaran problemas de salud en la primavera de 2017”.

Los gobiernos de EEUU y Canadá han dicho que aún desconocen qué provocó las lesiones.

Estados Unidos evacuó a todo el personal no esencial de la embajada en La Habana y suspendió los trámites de visa como respuesta a los incidentes desde septiembre del 2017.

El gobierno de Canadá dijo que los turistas de ese país que van a Cuba no corren peligro. Canada es el primer emisor de turistas que viajan a la isla, pero en el 2018 la llegada de canadienses se redujo en un nueve por ciento.

Siga a Nora Gámez Torres en Twitter @ngameztorres

Artículos relacionados el Nuevo Herald

Nora Gámez Torres estudió periodismo y comunicación en La Habana y Londres. Tiene un doctorado en sociología y desde el 2014 cubre temas cubanos para el Nuevo Herald y el Miami Herald. También reporta sobre la política de Estados Unidos hacia América Latina. Su trabajo ha sido reconocido con premios de Florida Society of News Editors y Society for Profesional Journalists.
  Comentarios