Cuba

Papo estafó millones al Medicare y los invirtió en Cuba, pero el ‘negocio’ se fue a pique

VIDEO: Fiscal Wilfredo A. Ferrer habla sobre arrestos en Miami por fraude al Medicare

Los arrestos de Miami —efectuados por escuadras de agentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI) y del Departamento de Salud y Servicios Humanos— forman parte del operativo nacional para atrapar a cerca de 200 delincuentes vinculados a estafas
Up Next
Los arrestos de Miami —efectuados por escuadras de agentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI) y del Departamento de Salud y Servicios Humanos— forman parte del operativo nacional para atrapar a cerca de 200 delincuentes vinculados a estafas

Orelvis Olivera Amador, un cubano residente en el sur de la Florida conocido como “Papo”, defraudó durante años $7.3 millones al Medicare, el programa de cobertura médica para mayores de 65 años administrado por el gobierno de Estados Unidos. Con el dinero del fraude compró propiedades en Cuba, utilizando como testaferros a familiares y amigos.

El hombre, natural de la provincia central de Sancti Spíritus, fue condenado en Miami a seis años de prisión y tres de libertad condicional en el 2014. La corte del Distrito Sur de la Florida lo obligó a pagar en restitución más de $5.7 millones.

Lo que no sospechó Olivera Amador era que sus propiedades en Cuba también serían embargadas y sus testaferros condenados por las autoridades de la isla una vez que se conocieron sus fechorías en Miami.

“Al amparo del Decreto-Ley No. 149, el patrimonio ilegítimo confiscado sumó 6,4 millones de pesos en moneda nacional”, reportaron medios locales cubanos. Entre las propiedades adquiridas por Olivera Amador en la isla y ahora incautadas están cuatro viviendas y un auto. Además, el Estado cubano decomisó una cuenta bancaria con 4,516 CUC y otras dos en moneda nacional con 151,228 pesos. Junto a eso la Policía incautó 4,090 CUC en efectivo y 550 euros.

Screenshot-2017-12-11-Papos-Paladar-Sancti-Spiritus-Fotos-Número-de-Teléfono-y-Restaurante-Opiniones-TripAdvisor.jpg
Una de las paladares de Orelvis Olivera Amador en Sancti Spíritus. El dinero para la inversión lo obtuvo defraudando al Medicare. Cortesía.

El Tribunal Provincial de Sancti Spíritus solamente absolvió a uno de los 14 implicados en la trama de lavado de dinero y fraude organizada por Olivera Amador. Los “prestanombres” mediante los cuales Papo invirtió sus millones en la isla estaban al tanto de la procedencia del capital debido “a la cercanía y vínculos familiares que existían entre ellos”, explicó el tribunal, que impuso penas que van desde una multa de 2,000 pesos cubanos hasta 10 años en prisión.


El principal acusado, Olivera Amador, recibió una condena en ausencia de 10 años de privación de libertad, mientras que el ciudadano cubano Brian Rangel Pérez, el principal testaferro, fue sentenciado a seis años de privación de libertad.

la-casa-amador.jpg
Casa Amador, una de las viviendas adquiridas con el lavado de millones de dólares defraudados al Medicare en Estados Unidos. Cortesía

Según la prensa oficial cubana Olivera Amador salió del país hacia Panamá en el 2005 y se acogió a la entonces política de pies secos-pies mojados, que permitía a los cubanos obtener refugio inmediato al pisar territorio estadounidense.

Desde agosto del 2007 hasta julio del 2014, Olivera Amador viajó 26 veces a la isla. Su madre y una sobrina obtuvieron visado estadounidense por lo que también hacían viajes entre ambos países con frecuencia. Cuba cree que este fue el método para ingresar, sin declarar, el dinero que Papo obtenía haciendo fraude al Medicare a través de su compañía Acclaim Home Health Care Inc, que cobraba al seguro por servicios que jamás proveyó.

El ex gobernante de Cuba, Raúl Castro, advirtió el 10 de abril de 2019 a los cubanos de que la situación económica empeorará, debido en parte a la presión de Estados Unidos a Venezuela, proveedor de petróleo de la isla.

Durante esos años Papo compró y reparó varias viviendas en la isla, algunas de las cuales convirtió en paladares (restaurantes privados) y otras en hostales. En su pueblo natal, Zaza del Medio, construyó Papo’s Paladar y en el céntrico Vedado habanero el hostal Casa Amador. El empresario defraudaba además a la Empresa Eléctica cubana, robando la electricidad para dos de sus negocios, por lo que le fue impuesta una multa de 197,694 pesos, unos $7,900.

El fraude de cubanoamericanos a los seguros y tarjetas de crédito para después invertir en la isla ese dinero ha sido reportado en varias ocasiones en la prensa.. En el 2016 fue muy difundido el caso del reguetonero Gilberto Martínez Suárez, conocido como “Gilbert Man”, quien después de estafar centenares de miles de dólares en un fraude con tarjetas de crédito, huyó a la isla y construyó una lujosa residencia en Guanabacoa, a las afueras de La Habana.

Gilbert Man fue condenado a 17 años de prisión por lavado de activos, falsificación fiscal, evasión de impuestos, sustracción de electricidad, cohecho, privación de libertad (secuestro) y actividad económica Ilícita.

Karolina Guillén es una periodista cubana que se encuentra en Miami por una beca de la Fundación Knight

Sígueme en Facebook y Twitter para estar al día con las últimas noticias sobre Cuba y la comunidad cubana en el sur de la Florida.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios