Cuba

Polémica entre Otaola y Descemer Bueno abre viejas heridas del exilio cubano

El presentador Alexander Otaola y el cantante Descemer Bueno se han enrolado en una fuerte polémica sobre el reciente viaje del músico a Cuba, que retoma la vieja polémica del intercambio cultural y las posibilidades que tienen algunos artistas permitidos por el gobierno de la isla de viajar, mientras otros son censurados.

Otaola, conductor de un popular programa que se transmite vía streaming, acusó a Bueno de cantar en un bar que, según él, pertenece a los nietos del comandante del Ejército Rebelde, Víctor Bordón, jefe de los temidos Tribunales Revolucionario donde fueron condenados al paredón de fusilamiento cientos de cubanos.

“¿Dónde estaba Descemer mientras su casa era saqueada? ¿Dónde se presenta Descemer cuando va a la bellísima isla de Cuba? ¿Cuál es una de las paladares preferidas por el artista cubano?”, se preguntó Otaola en su programa.

Descemer Bueno, autor de temas como Bailando, popularizado por Enrique Iglesias y Gente de Zona, es uno de los cantautores cubanos contemporáneos más conocidos en el mundo. Reside en Estados Unidos y viaja frecuentemente a Cuba. El pasado 11 de abril robaron en la casa de Bueno en North Miami y le saquearon su estudio musical. Los bienes sustraídos están valorados en $200,000.

Desde La Habana el músico amenazó con demandar a Otaola por “difamación” y dijo que estaba acompañado de su madre y su familia el día en que robaron en su hogar. En términos despectivos ofendió a Otaola por su preferencia sexual, de quien dijo que tiene una “malvada mente” con la que hace “tanto daño”. Este miércoles el cantante publicó las imágenes de una supuesta notificación que hicieron sus abogados a Otaola para que el presentador interrumpa “su conducta no deseada antes de que Descemer Bueno se vea obligado a iniciar acciones legales”.

“Hacemos público el documento legal que hoy entregó nuestra firma de abogados. No he tenido otra opción que defender mis derechos”, escribió el cantante

El cantante también dijo que no le hacía falta el dinero que le pagaban por sus conciertos en Cuba para vivir y que ese dinero lo destinaba a la compra de ventiladores para las familias damnificadas por el paso de un tornado en los barrios pobres de La Habana en enero pasado.

Tras regresar a Miami, Bueno dijo que era víctima de bullying y de muchas amenazas. “Nosotros los músicos no tenemos que estar pidiendo el álbum genealógico a cada persona de donde tenemos una oportunidad de cantar”, añadió en un video en vivo donde nuevamente arremetió contra Otaola.

El presentador, por su parte, le dedicó uno de sus polémicos programas, mostrando las imágenes de Descemer con los supuestos nietos del Comandante Bordón y algunos fragmentos de la presentación del músico en el bar Destino.

Otaola lamentó que Descemer Bueno no aprovechara la ocasión para “aclarar sus vínculos con las altas esferas del poder en Cuba” y se dedicara a atacarle, “tergiversar”, y “manipular” a las personas. En el programa le recordó a Bueno que reside en una ciudad donde miles de sus compatriotas no pueden viajar a la isla por prohibírselo el régimen.

Según Otaola, no es plausible que Descemer se dedique a hacer caridad en La Habana con el dinero que recibe por cantar en los negocios de la prole de los dirigentes cubanos, sino que prefiere “tener un pueblo que se pueda comprar sus propios ventiladores” y no necesite regalos.

Las revelaciones de la presentación de Descemer Bueno en un restaurante privado presuntamente vinculado a dirigentes de la revolución llegan justo cuando se han destapado una serie de escándalos por la vida lujosa de la prole de los líderes castristas.

En enero pasado salió a la luz la vida de Tony Castro, nieto de Fidel Castro, quien viaja por todo el mundo, se hospeda en lujosos hoteles y conduce un BMW en La Habana. Poco después también se conoció el negocio de Vilma Rodríguez, nieta del ex gobernante cubano Raúl Castro, quien alquila una mansión en el exclusivo barrio habanero de Miramar por $650 la noche.

También han sido noticia las lujosa vida de un familiar de Guillermo García Frías, el encargado de la “siembra” de avestruces, jutías y cocodrilos para paliar el hambre en la isla. Jorge Alejandro de Cárdenas García, nieto del nonagenario comandante, vacaciona año tras año en Europa o México y gusta de posar para fotografías con la colección de caballos de raza que la familia tiene en la isla.

Sígueme en Facebook y Twitter para estar al día con las últimas noticias sobre Cuba y la comunidad cubana en el sur de la Florida.

  Comentarios