Cuba

Auditoría: ‘Mal periodismo’ y ‘propaganda ineficaz’ en Radio y TV Martí

Jorge Auregui, Director de Noticias (Derecha), durante la conferencia de prensa sobre el lanzamiento de Campaña Mundial de denuncias sobre violaciones de los derechos humanos en Cuba. Archivo.
Jorge Auregui, Director de Noticias (Derecha), durante la conferencia de prensa sobre el lanzamiento de Campaña Mundial de denuncias sobre violaciones de los derechos humanos en Cuba. Archivo. rkoltun@miamiherald.com

Los servicios de Radio y Televisión Martí, que hacen parte de la Oficina de Transmisiones hacia Cuba (Office of Cuba Broadcasting, OCB), están plagados de “mal periodismo” y “propaganda ineficaz”, concluyó una auditoría interna encargada por la Agencia de Estados Unidos para Medios Globales, empresa matriz de OCB.

La auditoría, presentada este martes, se realizó tras una serie de reportajes considerados antisemitas donde se presentaba al millonario George Soros como un “judío no practicante de moral flexible”. Los investigadores concluyeron que Radio y TV Martí funcionan “como un anacronismo”.

Radio y TV Martí son financiados por el gobierno de Estados Unidos, y cada año el Congreso les dedica una partida superior a los $29 millones.

“Los problemas radican en los noticieros de radio y televisión, y especialmente en la oferta diaria constante de los programas de debate político y los informes de investigación. Estaban plagados de mal periodismo. Y también eran propaganda ineficaz”, explica el informe.


Según los expertos, el contenido televisivo, de radio y la web de Radio y Televisión Martí dista mucho de cumplir con los estándares éticos y la misión declarada de ambas emisoras de servir como fuente “confiable y autorizada de información precisa, balanceada y completa para el pueblo cubano”.

El director de Los Martí, Tomás Regalado, reconoció los resultados del informe y desde Washington dijo a Radio Martí que “las reformas se van a poner en práctica”.

“Las vamos a poner en práctica porque nuestra misión es informar al pueblo de Cuba de lo que pasa en Cuba y en el mundo, así como crear el camino para la democracia en la isla. Ustedes van a seguir recibiendo información precisa”, agregó Regalado, quien se comprometió a nombre de la emisora a llevar las noticias a Cuba de una forma “balanceada y precisa”.


Para el estudio se contrató a un grupo de expertos independientes que analizaron 29 horas de programación de radio y televisión así como 40 informes escritos de la página web de Los Martí. Todos los expertos creen en la democracia liberal y la libertad individual y ninguno es simpatizante de la “dictadura cubana”, explica el texto, que califica al ambiente relacionado con Radio y TV Martí como “hiperpartidista y afectivo”.

“Desde el punto de vista técnico y estético, la calidad de la producción de la radio y la televisión de Martí es mediocre. En la gran mayoría de los programas de radio se escuchan ruidos molestos de fondo. En televisión, la calidad del manejo de la cámara, la iluminación y los gráficos es irregular, lo que refleja una aparente falta de experiencia técnica y profesionalismo”, explicaron los expertos, quienes concluyeron que “muchas de las producciones parecen obsoletas y antiguas, cuando no vergonzosas”.

La Agencia de Estados Unidos para Medios Globales bajo la cual están Radio y TV Martí, no deben, por ley, hacer propaganda o ser un instrumento del Departamento de Estado, sin embargo el panel de expertos encontró en Los Martí evidencias de ambas tendencias. “Martí se dedica abiertamente tanto a la propaganda como a la promoción de la política exterior de la administración actual, en este caso hacia Cuba (así como hacia Venezuela y Nicaragua)”, dice el informe, que no juzga si es esto es correcto o no.


La auditoría detectó que aunque los presentadores y la emisión de los dos principales noticieros diarios en su mayoría son profesionales, “los informes y las entrevistas en los diversos programas de investigación, análisis y debate son demasiado largos, repetitivos y difíciles de seguir o entender” y se vuelven aburridos para el espectador. En la edición digital, muchas de las noticias se basan en copiar y pegar textos de agencias de prensa como EFE y Reuters.

Aunque no se presentaron hechos de plagio, los expertos encontraron que muchas de las informaciones publicadas por Martí no cuentan con fuentes oficiales o las fuentes presentan un solo punto de vista. “Debería incluirse a una mayor variedad de fuentes con diferentes puntos de vista en las historias, como lo exigen los estándares de Martí”, agregan.

01_Karen Caballero y Alejandro Marcano
Karen Caballero y Alejandro Marcano. martinoticias.com Foto de cortesía

El informe cuestiona el equilibrio e imparcialidad de Martí y pone como ejemplo un programa dedicado a la activación de los Títulos III y IV de la Ley Helms-Burton, donde son entrevistados Mario y Lincoln Díaz-Balart, defensores e impulsores de esta ley. Sin embargo, en el mismo programa no aparece nadie contrario a la medida. El propio presentador se convierte en “un entusiasta animador” de la política de la actual administración hacia Cuba y se refirió a los funcionarios de la Administración Trump que levantaron la suspensión como el “equipo de los sueños para las políticas cubanas”.

“En Martí parece estar permitida casi cualquier crítica al Gobierno cubano y a sus líderes en la radio, la televisión y en internet a diario, en los comentarios de las noticias, en los programas y en los informes en línea a lo largo del día. La televisión parece ser la peor. Los presentadores y los invitados son tan anticastristas que su lenguaje a menudo raya en lo ordinario”, resalta el texto.

Según el informe, es cuestionable que los artículos de opinión no se identifiquen como tales y no existan distinciones claras entre un reportero de Martí Noticias y un colaborador externo. Como un punto a favor de las emisoras, se detectaron pocos errores de hecho en las noticias y los que se encontraron se corrigieron con rapidez.

El panel detectó que en Martí no existe una cobertura suficiente “de la diversidad política, geográfica, cultural, étnica, religiosa y social dentro de Estados Unidos y en el resto del mundo”. Además, encontraron común que los expertos y periodistas se refieran a hechos que ocurrieron en la década del 60 sin explicar el contexto, a pesar que más del 70 por ciento de los cubanos ha nacido después de 1959. “Como tales, las emisiones tienen una utilidad limitada, incluso en un esfuerzo propagandístico por debilitar el apoyo al régimen”, acotaron.

Una explicación del grupo de expertos a las características de la cobertura de Martí sobre Cuba está en el hecho de que su personal -siempre según el informe-, fue contratado a partir de los periodistas que antes trabajaban en emisoras como Radio Mambí, La Poderosa y WQBA, voces del anticastrismo en la comunidad cubana en el sur de la Florida.

“Estos orígenes siguen caracterizando el estilo y la esencia de la programación de información y de noticias producidas por la OCB”, concluyeron los expertos. Aunque las temáticas se hayan actualizado para estar a tono con la contemporaneidad, “el formato de los programas de debate tanto en radio como en televisión no ha cambiado” y el tono de las conversaciones no es diferente al que se escuchaba en la radio de Miami hace 50 años”, agrega el informe.

“Cuba hoy parece estar lista para el cambio. Pero el contenido de Martí es fundamentalmente inadecuado para promover una transición hacia la democracia”, dice el texto. Entre las razones que dan para respaldar esa afirmación están “lo anacrónico de la programación” y que los contenidos parecen orientados a “reafirmar puntos de vista y consolidar divisiones”.

“Cualquiera que sea su influencia en la forma en que los cubanos opinan sobre su gobierno, el contenido de Martí no hace ningún esfuerzo por mostrar, y mucho menos por promover, un mundo democrático alternativo o de otro tipo”, agrega el texto que recomienda “una nueva línea editorial y un formato de producción claro”.

“En Cuba hay muchas cosas interesantes que mostrar y muchas formas de llegar a los jóvenes con material actual sin hablar del régimen y de los hechos de hace años”, concluyen.

Sígueme en Facebook y Twitter: @mariojose_cuba

  Comentarios