Cuba

EEUU restringe las remesas a Cuba

La Administración de Trump impone límites a las remesas a Cuba

El asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, John Bolton, anunció el 17 de abril de 2019 en Miami que la Administración de Donald Trump implementará totalmente la ley Helms-Burton y que restringirá los viajes y las remesas que se envíen a Cuba.
Up Next
El asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, John Bolton, anunció el 17 de abril de 2019 en Miami que la Administración de Donald Trump implementará totalmente la ley Helms-Burton y que restringirá los viajes y las remesas que se envíen a Cuba.

Los cubanoamericanos solo podrán enviar $1,000 cada tres meses a sus familiares en Cuba, según nuevas regulaciones publicadas el viernes, que tienen por fin aumentar la presión sobre el gobierno cubano por las violaciones a los derechos humanos y su apoyo a Nicolás Maduro en Venezuela.

El Departamento del Tesoro también eliminó el envío de donativos. Esta categoría permitía que los estadounidenses enviaran dinero a amigos a organizaciones en Cuba. Sin embargo, el gobierno estadounidense permitirá las remesas a organizaciones no gubernamentales y a individuos en el sector privado para promover su desarrollo “independiente del control del gobierno”.

“Las remesas a negocios privados, grupos de derechos humanos, organizaciones religiosas y trabajadores independientes que operan en el sector no estatal están autorizadas sin límite en este momento”, dijo el Departamento de Estado en un comunicado.

Las remesas a altos funcionarios del gobierno y del Partido Comunista siguen prohibidas, pero la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro extendió la prohibición a sus familiares cercanos, incluidos hijos, padres, abuelos, primos y tíos.

La OFAC también prohibió que bancos estadounidenses procesen transacciones bancarias relacionadas con Cuba a través de terceros, operaciones conocidas como transacciones U-turn en inglés. En la práctica, la mayoría de los bancos ya rechazaban esas operaciones por temor a incumplir las regulaciones del embargo a Cuba.

Los cambios entrarán en vigor el 9 de octubre.

“Estamos tomando medidas adicionales para aislar financieramente al régimen cubano. Estados Unidos responsabiliza al régimen cubano por su opresión del pueblo cubano y el apoyo de otras dictaduras en la región, como el régimen ilegítimo de Maduro“, dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en un comunicado. “A través de estos cambios regulatorios, el Tesoro está negando el acceso de Cuba a las divisas y estamos frenando el mal comportamiento del gobierno cubano mientras continuamos apoyando al sufrido pueblo de Cuba”.

Desde inicios de año, la administración ha aumentado las sanciones al gobierno de Cuba con la esperanza de que retire su apoyo a Maduro, a quién Washington no reconoce como el legítimo presidente de Venezuela.

Las restricciones a las remesas fueron anunciadas en abril en Miami por el asesor de Seguridad Nacional John Bolton. En junio, el gobierno de Trump también prohibió los viajes de cruceros estadounidenses a Cuba, como parte de la estrategia de cortar el flujo de recursos financieros al gobierno de la isla y revertir el proceso de acercamiento entre los dos países promovido por la administración de Barack Obama.

El Departamento de Estado también sancionó a los jefes de las misiones médicas del gobierno cubano en el extranjero. El controversial programa de exportación de servicios médicos reportó al gobierno cubano más de $6,000 millones en 2018.

El ministro de relaciones exteriores de Cuba reaccionó al anuncio del viernes en Twitter.

“Rechazo enérgicamente [la] implementación de medidas anunciadas por EEUU en abril, dirigidas a reforzar el bloqueo y el cerco económico contra Cuba”, escribió Bruno Rodríguez en Twitter. “[El] Intento oportunista de dividir a los cubanos fracasará”.

Los funcionarios de la administración a cargo de la política hacia Cuba han dicho que la nueva ronda de sanciones ha estado dirigida específicamente a cortar el dinero que llega al gobierno y que ha evitado afectar al pueblo. Sin embargo, la eliminación de los cruceros a la isla levantó críticas por su efecto negativo entre los cubanos que trabajan en el sector privado y que vivían de ese turismo. En el caso de las remesas, la administración escuchó a expertos que pidieron mantener excepciones para permitir el envío de capital al sector privado, así como a organizaciones no gubernamentales, como las iglesias, en la isla.

Proyectos como Cuba Emprende, un programa de la Iglesia católica para formar a empresarios en la isla, depende de las remesas enviadas desde Estados Unidos para mantenerse.

El Departamento del Tesoro permitirá el envío de remesas a dueños y empleados de pequeños negocios como paladares o casas particulares, a los taxistas, los contratistas o consultores independientes, los agricultores privados y los que cultivan tierras del Estado en usufructo.

Pero las medidas anunciadas el viernes afectan a personas que dependían de remesas enviadas por amigos y conocidos y que no son “cuentapropistas”.

“Las nuevas limitaciones a las remesas causarán daños indebidos a las familias cubanas y a los cubanos que no tienen la suerte de tener familiares en Estados Unidos”, dijo Ric Herrero, director ejecutivo del Cuba Study Group. “Si bien apreciamos que se hicieron exenciones a los empresarios del sector privado y ciertas ONG, el impacto agregado de estas restricciones castigará aún más a los sectores más desfavorecidos de la sociedad cubana“.

Siga a Nora Gámez Torres en Twitter: @ngameztorres

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios