Cuba

Cuba se endeuda pese a jugosos ingresos de controversial programa médico

Castro advierte a los cubanos de que vienen tiempos difíciles

El ex gobernante de Cuba, Raúl Castro, advirtió el 10 de abril de 2019 a los cubanos de que la situación económica empeorará, debido en parte a la presión de Estados Unidos a Venezuela, proveedor de petróleo de la isla.
Up Next
El ex gobernante de Cuba, Raúl Castro, advirtió el 10 de abril de 2019 a los cubanos de que la situación económica empeorará, debido en parte a la presión de Estados Unidos a Venezuela, proveedor de petróleo de la isla.

Cuba recaudó más de $6,000 millones a través del controversial programa de exportación de servicios médicos en el 2018, pero el gobierno se ha endeudado aceleradamente para contrarrestar los efectos de una sostenida crisis económica, según indican nuevas cifras oficiales.

En solo tres años, entre el 2013 y el 2016, la deuda externa del país creció casi un 53% por ciento, de $11, 915 millones a $18,218 millones. La Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI), a cargo de la redacción del Anuario del 2018, precisó que la cifra incluye solo la deuda corriente pero no aclara si contempla las porciones anuales a pagar de varias deudas que fueron renegociadas en los últimos años con el Club de París, Rusia y Japón, entre otros,

El gobierno no publicó los montos de la deuda de los últimos tres años, pero declaraciones públicas de Raúl Castro, actual secretario del Partido Comunista, y otros funcionarios cubanos sobre los atrasos en los pagos de la deuda, indican que el problema continúa.

“Estamos previendo que no se va a cumplir el plan de importaciones porque no se logran concretar los créditos debido, entre otras razones, a los atrasos en el pago de deudas”, dijo el ministro de Economía, Alejandro Gil, en una sesión de la Asamblea Nacional en abril de este año. El ministro calculó que se necesitan $5,000 millones en importaciones de alimentos y combustibles para este año.

El informe contiene por primera vez datos sobre los ingresos en divisas del gobierno. El año pasado, el programa de exportación de servicios médicos generó $6,398 millones y fue la primera fuente de ingresos. El gobierno no publica datos sobre las remesas recibidas desde el extranjero, estimadas en más de $3,000 millones.

“Servicios de soporte” y “servicios telecomunicaciones, transmisión y suministro de información” generaron más de $2,000 millones, según el informe oficial.

No queda claro si estos servicios de “soporte” se llevaron a cabo dentro o fuera del país, ni si estan asociados a las llamadas “misiones médicas” en el extranjero a través de las cuales el gobierno recauda un alto por ciento de los salarios que los gobiernos extranjeros pagan a los médicos cubanos.

A fines del año pasado, el nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, canceló la contratación de médicos cubanos en ese país pero alrededor de 20 mil aún se encuentran trabajando en Venezuela. Estados Unidos sancionó recientemente a los funcionarios cubanos encargados de estas misiones, por considerar que participan en “tráfico humano”.

El turismo, que hasta ahora ha concentrado la mayor parte de la inversión extranjera, generó $970 millones por concepto de “alojamiento y servicios de suministro de comidas y bebidas” en el 2018. En total, los ingresos del turismo cayeron un 3.6 por ciento en relación al año anterior, según cálculos del economista cubano Pavel Vidal enviados a el Nuevo Herald.

A eso se suman ingresos por servicios asociados al transporte, que incluyen desde el transporte de turistas hasta impuestos a las aerolíneas y los cruceros, por un valor de $605 millones.

En total, lo ingresado por concepto de “servicios” en el 2018 suma un poco más de $11,200 millones, insuficiente para cubrir el monto total de las importaciones, unos $11,400 millones.

“El Anuario de 2018 evidencia el duro ajuste que se está teniendo que aplicar en la economía debido a las restricciones del entorno internacional”, comentó Vidal, profesor de la Universidad Javeriana en Colombia. “Se contabilizan ya 5 años sin crecimiento real en las exportaciones. Ello sigue obligando al ajuste de importaciones, la cuales decrecen un 2 por ciento y por tercer año consecutivo”.

Estos y otros indicadores en el reporte revelan la extensión de la crisis en el país, en parte provocada por la caída de los subsidios petroleros provenientes de Venezuela así como por el fracaso de la reforma económica emprendida por Castro.

Entre el 2011 y el 2017 la exportación de bienes y servicios disminuyó un 23 por ciento, según cálculos publicados en la revista CubaGeográfica, publicada en Miami. La exportación de bienes, directamente vinculada a la producción local, sufrió una espectacular caída del 59 por ciento.

Expertos estiman que el país deberá devengar este año al menos $2,000 millones en combustibles para paliar la disminución de los envíos desde Venezuela. Aunque la ONEI no reveló datos de los últimos tres años, las importaciones de “combustibles y lubricantes, minerales y productos conexos” se redujo más de la mitad, de $6343 millones a $2435 millones.

El turismo también se ha visto afectado por nuevas restricciones de viajes y sanciones impuestas por Estados Unidos a una lista creciente de hoteles manejados por empresas militares cubanas.

La industria azucarera tuvo uno de sus peores años, con una contracción de más del 40 por ciento, en parte provocada por las pérdidas asociadas al huracán Irma, lo que vino a sumarse al deterioro de la infraestructura y la caída en los precios del azúcar.

Vidal cuestionó la matemática por la cual, pese a la escasez y la contracción en las importaciones, las exportaciones, el turismo, la zafra y el sector privado conocido como cuentapropismo, el gobierno declaró un crecimiento del PIB del 2.2 por ciento, basado principalmente en el supuesto crecimiento del consumo de los hogares y entre los cuentapropistas.

“Estas estadísticas del consumo son claves para mostrar una economía que crece cuando en realidad la coyuntura se sigue pareciendo más a una ligera recesión”, comentó Vidal.

“La dinámica de la economía cubana siempre ha guardado una relación muy directa con lo que sucede en el comercio exterior y la balanza de pagos”, agregó el economista. “Entonces, si llevamos cinco años sin crecimiento real en las exportaciones y nos mantenemos ajustando las importaciones ¿cómo es posible que el consumo y el PIB sigan creciendo?”

Siga a Nora Gámez Torres en Twitter: @ngameztorres

Nora Gámez Torres: 305-376-2169, @ngameztorres

Artículos relacionados el Nuevo Herald

Nora Gámez Torres estudió periodismo y comunicación en La Habana y Londres. Tiene un doctorado en sociología y desde el 2014 cubre temas cubanos para el Nuevo Herald y el Miami Herald. Su trabajo ha sido reconocido con premios de Florida Society of News Editors y Society for Profesional Journalists.
  Comentarios