Cuba

Más de 20,700 cubanos han pedido asilo en Estados Unidos. Varios cientos fueron deportados

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP) anunció que hasta agosto de este año han llegado a la frontera sur del país al menos 20,700 cubanos, el triple que en igual período del año anterior, cuando la cifra se situó en 7,079.

La avalancha de migrantes coincide con un recrudecimiento de la represión y la crisis económica en la isla, pero también con políticas más restrictivas de la Administración de EEUU hacia la inmigración irregular.

“La situación económica de Cuba que está a las puertas de un nuevo Período Especial, unido a la suspensión de programas como el de Reunificación Familiar Cubano y el Programa Parole para los médicos ha complicado enormemente el panorama migratorio”, dijo a el Nuevo Herald el abogado de inmigración Alejandro Vázquez.


Según las cifras publicadas en el portal de CBP, el aumento de la llegada de cubanos es inferior a los picos alcanzados antes del fin de la política de pies secos, pies mojados, derogada por el ex presidente Barack Obama, que le concedía refugio a todos los cubanos que llegaban a territorio de EEUU.

En 2016, justo antes de que Obama pusiera fin a ese decreto presidencial, llegaron a la frontera de Estados Unidos 41,523 cubanos. Otros miles lo hicieron a través de aeropuertos y vía marítima. Pero la situación hoy es muy diferente a la de aquellos años.

“Los procesos consulares en La Habana están suspendidos después de los llamados ataques acústicos. Ahora tienen lugar en Guyana y son extremadamente lentos. Así que las esperanzas de emigrar legalmente se esfumaron. Si a eso le sumas que los cubanos pueden salir del país legalmente, explicas la actual crisis”, agregó el abogado.

Estados Unidos también eliminó el visado múltiple a los cubanos, conocido en la isla como “visa de cinco años”. En un comunicado, la embajada de EEUU en La Habana dijo que se había tomado tal determinación en reciprocidad.

A toda la problemática migratoria se suma que al llegar a la frontera sur los cubanos necesitan acogerse a los Tratados de Protección al Migrante firmados por México y Estados Unidos, que los obliga a permanecer ahí durante meses mientras se procesa su solicitud de asilo.


“Los cubanos no estaban sujetos a un proceso expedito de remoción, pero tras derogarse pies secos, pies mojados, pasaron a ser tratados como los demás inmigrantes latinoamericanos. Primero deben demostrar un miedo creíble de persecución y luego solicitar asilo y ganarlo, lo cual es un proceso extremadamente difícil”, agregó Vázquez.

Un informe del Centro de Información y Acceso de Registros Transaccionales (TRAC) de la Universidad de Syracuse, en Nueva York, afirma que 11,804 inmigrantes fueron enviados de regreso a México para esperar sus audiencias.

El Instituto Nacional de Migración de México dijo a el Nuevo Herald que no disponía de estadísticas por nacionalidad a un requerimiento en el que se indagaba por la cantidad de cubanos que se encuentran a la espera de asilo en la frontera.


El presidente Donald Trump ha sido muy crítico con las solicitudes de asilo en la frontera sur, un método usado por los inmigrantes para entrar legalmente a EEUU. “No más falso asilo”, tuiteó Trump en español a mediados de septiembre. “No más detener y soltar. No más entrada ilegal en Estados Unidos”, agregó.

Bajo Trump ha aumentado el número de cubanos repatriados a la isla después de negársele el asilo. Según las últimas estadísticas reportadas por la Associated Press, más de 800 cubanos han sido regresados a la isla, aún cuando manifiestan temor a ser perseguidos allí por las autoridades.


El pasado miércoles el diario Washington Blade reportó que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) había apelado la decisión de un juez federal que le concedió asilo político al periodista independiente Yariel Valdés González, quien llevaba varios meses en un centro de detención. El también colaborador de Tremenda Nota ganó su caso de asilo tras presentarse ante un juez a mediados de septiembre en el Centro de Seguridad Media Bossier Parish en Plain Dealing, Luisiana.

“Es muy triste que después de un viaje tan largo, después de perder todo, termine uno en el mismo país del que huye, justo cuando ha pedido asilo en el que creemos es el país de la libertad”, dijo a este diario Remigio, un cubano que acaba de ser repatriado a la isla tras pasar seis meses en un centro de detención de inmigración en California y que pidió no revelar su nombre completo por temor a represalias de las autoridades.

“Los oficiales te tratan como a un perro. No dejan explicar casi nada y exigen muchas pruebas. Realmente no esperaba que fuera así”, dijo desde Fomento, en el centro de Cuba.

Puedes seguirme en Facebook y Twitter. ¿Sabías que ahora puedes recibir las noticias de Cuba por WhatsApp? Envíanos un mensaje de WhatsApp con la palabra Cuba al +1 305 496 4199 para ser incluido en nuestra lista de difusión.

  Comentarios