Cuba

“No creo que haya sido suicidio”, dice la viuda de cubano hallado muerto en centro de detención

La voz de Yarelis Gutiérrez Barros es débil al otro lado del teléfono en Tampa. Por momentos se quiebra y rompe a llorar. Casi 36 horas después de que su novio fuera hallado ahorcado en una celda de castigo del centro de detención privado Richwood Correctional Center, en Louisiana, solo ha recibido una llamada de la Policía de Inmigración.

Brevemente le dijeron que lamentaban que Roylán Hernández Díaz, de 43 años, muriera bajo custodia y colgaron. Ni una sola palabra de las circunstancias en las que ocurrió el hecho ni de qué hacer para reconocer el cadáver o proporcionarle un velorio digno.

“Lo que sé ha sido a través de las noticias. Nadie de ICE se ha comunicado conmigo nuevamente. No entiendo por qué. Lo único que le puedo decir es que no creo que su muerte haya sido por suicidio”, dice Gutiérrez, también de 43 años.

La mujer, que solo lleva cinco meses en el país, aún no tiene permiso de trabajo y sobrevive gracias a la ayuda de una conocida. No sabe cómo viajará a Louisiana y tampoco cuenta con recursos para un velorio, mucho menos para llevar el cadáver a Cuba. “Su madre y sus hijos están destrozados”, dice.

WhatsApp Image 2019-10-16 at 10.05.42 PM.jpeg
Cortesía

ICE dijo en un comunicado enviado a el Nuevo Herald que la causa preliminar de la muerte parece ser “estrangulamiento autoinfligido” pero que el caso se encuentra “bajo investigación”. La agencia federal también afirmó que está comprometida “con la salud y el bienestar de todos los que están bajo su custodia”.

Aunque ambos son de origen cubano se conocieron en Ecuador en plena oleada migratoria, justo antes de que el ex presidente Barack Obama derogara la política de pies secos-pies mojados, que concedía refugio automático a los cubanos que llegaran a territorio estadounidense. “Él salió de Cuba buscando libertad. Quería llegar a Estados Unidos pero su recorrido fue muy largo y muy difícil”, relata Gutiérrez.

Según su testimonio, Roylán Hernández salió de Cuba hacia Guyana en marzo de 2016. En Cuba dejó tres hijos, todos menores de edad y a su anciana madre. Después de cruzar las selvas amazónicas de Brasil y Perú terminó en Ecuador. En cada uno de estos países trabajó para lograr su sueño de emigrar a Estados Unidos. En Ecuador conoció a Gutiérrez y comenzaron el noviazgo que la muerte impidió se convirtiera en matrimonio.

“No nos pudimos casar en Ecuador porque éramos indocumentados. Queríamos hacerlo aquí en cuanto tuviéramos los papeles. Muchas veces hablamos de eso”, dice Gutiérrez.

WhatsApp Image 2019-10-16 at 10.05.43 PM.jpeg
Roylán Hernández Díaz y su esposa Yarelis Gutiérrez Barros durante su travesía para llegar a Estados Unidos. Cortesía.

El 18 de mayo llegaron juntos a la frontera de El Paso, en Texas, donde solicitaron asilo político. A ella le concedieron un Parole y la dejaron continuar su proceso migratorio en libertad. Él fue trasladado a un centro de detención y allí comenzaron los problemas.

“En Mississippi le dijeron que tenía que firmar un traslado porque allí no daban Parole ni libertad bajo fianza. Él aceptó porque creía que en Lousiana las cosas serían más rápidas pero desde que llegó allí comenzaron los problemas”, añadió Gutiérrez.

Lousiana se ha convertido en uno de los principales centros de detención de ICE en el país. Según cifras oficiales más de 8,000 inmigrantes están detenidos en ese Estado y unos 51,000 en todo el país. Las instalaciones, ubicadas lejos de las grandes ciudades donde están los grupos defensores de migrantes, son en su mayoría antiguas prisiones.

“A él le dieron un Parole y luego se lo quitaron sin que pudiera salir del centro de detención. Pidió tres veces que le dieran libertad bajo palabra pero el juez se lo negó dos de ellas. La tercera creo que nunca sabremos el resultado”, dice entre sollozos.

Hernández no era un hombre de muchas palabras, pero era un hombre de buenos sentimientos y muy positivo, dice su pareja. “Él me contaba que en ese centro de detención los guardias eran racistas y los maltrataban. Les decían que no iban a darle asilo a nadie y que tendrían que regresar a sus países. Las condiciones en que tienen a los detenidos allí son inhumanas”, cuenta Gutiérrez.


La salud de Hernández no era buena y se complicó durante su estancia en el centro de detención. Según su pareja tenía gastritis y colitis lo que se agravó por la “mala alimentación”.

“Nunca me dijo que tenía ideas suicidas. Sí me decía lo mismo que dicen todos los cubanos: yo para Cuba no vuelvo, prefiero morir. Lo que quería él era hacer una huelga de hambre, plantarse para que lo liberaran, no para morirse”, agrega la viuda.

Varios detenidos en Richwood Correctional Center se comunicaron con el Herald para asegurar que Hernández se encontraba en huelga de hambre y por eso fue enviado al “pozo”, la manera en que los detenidos llaman a las celdas de confinamiento.

Los detenidos también enviaron al Herald una carta abierta dirigida al senador Marco Rubio donde le ruegan que intervenga para aliviar la situación de “miles de cubanos” que, “como los de antaño”, huyen de “un régimen que se aferra a una política fracasada que el nuevo presidente ha llamado continuidad”.

“Nuestra situación en estas prisiones resulta muy difícil desde el punto de vista humano, pues a diario nos enfrentamos a actos de racismo y maltratos innumerables (...) Nos encontramos vinculados con presos comunes de este país que en ocasiones nos han confrontado (...) Ser opositores al régimen cubano no nos convierte en criminales”, expresan.

El senador Marco Rubio dijo al Herald que le preocupa “cada vez más el creciente número de informes” que su oficina ha recibido sobre “condiciones peligrosas” que enfrentan los cubanos en centros de detención de inmigrantes en Estados Unidos.

“Le hemos pedido a ICE que nos brinde una respuesta detallada sobre estos reclamos sobre las condiciones en estas instalaciones ”, agregó el senador.

Los detenidos aseguraron a este diario a través de familiares que comenzarán una serie de huelgas y protestas en solidaridad con Hernández y para denunciar las condiciones en que están obligados a permanecer allí.

Puedes seguirme en Facebook y Twitter. ¿Sabías que ahora puedes recibir las noticias de Cuba por WhatsApp? Envíanos un mensaje de WhatsApp con la palabra Cuba al +1 305 496 4199 para ser incluido en nuestra lista de difusión.

  Comentarios