Venezolanas asesinadas en Venezuela
Emigrar hacia la muerte: Venezolanas asesinadas en Venezuela

Más de 40 mujeres que huyeron de Venezuela terminaron muertas. Estas son algunas de ellas

POR SONIA OSORIO y CATALINA RUIZ PARRA

Más de 40 casos de venezolanas asesinadas en el exterior han sido reportados por distintos medios de América Latina en el último año y medio. Las jóvenes huyeron de la debacle económica en Venezuela, que se ha agudizado bajo el régimen de Nicolás Maduro, lejos de imaginarse el fatal destino que les esperaba.

El Nuevo Herald ha documentado más de una decena de casos de jóvenes que emigraron de Venezuela y terminaron asesinadas en otros países de la región.

Estas son algunas de las víctimas que hallaron la muerte lejos de sus hogares y sus familiares, y en el lugar que menos lo esperaban.

El colapso económico de Venezuela está obligando a muchas jóvenes a probar fortuna en otros países y lo que encuentran es la muerte.

Génesis Uliannys Gibson, 24 años

GENESIS.jpg
Facebook

Génesis Gibson salió de Catia La Mar, en el estado Vargas, en el 2014. Para ese entonces tenía 21 años y dejaba en Venezuela a su hija de 5 años, sus padres y el sueño de terminar su carrera de Comercio Exterior, que alternaba con el modelaje.

Se radicó en Querétaro, 219 kilómetros al norte de la Ciudad de México, y se convirtió en una de las escorts más codiciadas del portal ZonaDivas, donde se hacía llamar Lateefah Karesh. Pero su destino cambió el 17 de noviembre del 2017, cuando fue asesinada en un hotel de la capital mexicana. Su cadáver fue encontrado con señales de apuñalamiento y asfixia en una de las habitaciones del Hotel Platino.

Un hombre identificado por las autoridades mexicanas como Daniel “N”, de 22 años, fue detenido en marzo de este año y condenado a 20 años de prisión, según Ulises Gibson, padre de la víctima. El cuerpo de la venezolana fue enterrado en México.

Andreína Elizabeth Escalona, 27 años

ANDREINA MODELO.jpg
Facebook

Pasó poco más de un mes del violento asesinato de Génesis Gibson cuando el crimen de otra venezolana estremeció a los medios mexicanos y venezolanos. Se trataba de Andreína Escalona, nacida en el estado Barinas, en el suroeste de Venezuela, y quien era una reconocida modelo en Valencia, en el estado Carabobo.

En el 2015 decidió buscar mejores oportunidades en la Ciudad de México y Monterrey, para poder enviar dinero a su madre e hija en Venezuela. Pronto se convirtió en una solicitada escort de ZonaDivas.

En la madrugada del 24 de diciembre del 2017, cuando salía junto a su novio, Rodrigo Salas, después de una noche de fiesta en un bar de San Pedro, en Nuevo León, el Mercedes-Benz en el que iba fue atacado a balazos por desconocidos. Escalona falleció en un hospital cercano, el novio sobrevivió al ataque.

Un hermano de la venezolana viajó desde Caracas hasta Nuevo León para repatriar su cuerpo y su familia pudo enterrar su cadáver a mediados de enero, varias semanas después del asesinato.

Casi un año después del crimen no se conocen detalles de la investigación del asesinato. Tampoco se ha arrestado a ningún sospechoso.

Wendy Vaneska de Lima, 26 años

El asesinato de Wendy Vaneska de Lima fue el primer caso de damas de compañía, escorts venezolanas asesinadas en México durante el 2017. Se desconoce dónde nació en Venezuela y a qué se dedicaba antes de salir de su país.

La joven tenía 26 años cuando murió baleada el 4 de febrero de ese año en un hotel de la Ciudad de México.

Las cámaras de seguridad del Hotel Príncipe grabaron el momento en que un hombre se identificó en la recepción como “Daniel Rodríguez” y a los pocos minutos llegó De Lima. El encuentro no duró mucho. El hombre salió 30 minutos después, según informaron las autoridades mexicanas cuando anunciaron la detención de Rodríguez en marzo de 2018.

Apoye el periodismo local

Un periodismo que marca la diferencia. Su apoyo lo hace posible. 

Las autoridades encontraron en una habitación el cadáver de la joven venezolana con indicios de un balazo en la cabeza.

La Procuraduría General de Justicia de Ciudad de México informó que basándose en pruebas genéticas, de grafología y los videos de los hoteles, sospechaba que Rodríguez era el presunto asesino De Lima y de Génesis Uliannys Gibson.

Rodríguez luego fue acusado y condenado por el asesinato de Gibson. Hasta el momento de publicar este trabajo se desconocía si lo habían juzgado por la muerte de De Lima.

Medios locales reportaron que el cuerpo de De Lima no fue reclamado por ningún familiar. Su familia tampoco ha hablado con ningún medio de comunicación ni se conoce una sola fotografía de la joven venezolana.

Kenny Finol, 26 años

Kenny7.jpg
Facebook

Kenny Finol nació en Maracaibo, en el noroeste de Venezuela, y debido a la crisis en su país y a la enfermedad que padecía su madre decidió buscar mejores oportunidades en México, país en el que terminó trabajando como escort.

En octubre del 2017, la joven de 26 años publicó un video en sus redes sociales en el que denunció que un hombre la “agarró a machetazos” y casi la mata. En la grabación Finol aparece con moretones e inflamación en la cara debido a la golpiza.

En otro video Finol parece estar dirigiéndose a su ex pareja, Bryan Mauricio González, conocido como “El Pozole” y quien presuntamente le había exigido que regresara a Venezuela, según medios de México.

“En la boca, la pistola, no sé si me la ves, tengo un hueco allí en la garganta, horrible. Mírame estoy demasiada inflamada, esperate que se me pase un poquito para movilizarme”, dijo en el video abriendo la boca.

La joven desapareció en Ecatepec, Estado de México, y su cuerpo fue hallado el 25 de febrero de este año frente a una escuela con señales de tortura y el rostro totalmente desfigurado. La causa oficial de su muerte fue por asfixia.

“El Pozole”, quien ha sido identificado por varios medios como un presunto miembro de una organización criminal, es señalado por las autoridades mexicanas como el supuesto asesino de Finol. Sin embargo, se desconoce su paradero.

Lorena Cardozo, 21 años

CARDOZO.jpg
Facebook

Lorena Cardozo se despidió de su familia en Chivacoa, estado Yaracuy, en septiembre del 2017, cuando decidió emigrar a Ecuador, en donde se dedicó a vender arepas y golosinas.

Su estadía en Manta, en la costa ecuatoriana, duró sólo seis meses. Su cuerpo desnudo y sin señales de violencia fue encontrado el 17 de marzo de este año al costado de una carretera a casi una hora de su casa, en Manta.

Aunque la autopsia determinó que la joven de 21 años se ahogó con su propio vómito, aún es un misterio cómo su cadáver terminó en ese lugar y quién lo abandonó allí. Su familia defiende la hipótesis de que fue un homicidio, pero la Fiscalía no ha podido corroborar esta versión.

El fiscal del caso, Paco Delgado, emitió una orden de captura contra Keivy David Lucas Alonzo, taxista que recogió a la joven cuando salió de su casa en el sector de Los Esteros, la noche del 16 de marzo.

A finales de agosto de 2018 estaba prófugo y Delgado dijo a el Nuevo Herald que cuando lo detuvieran analizarían la posibilidad de acusarlo de homicidio culposo o de fraude procesal por mentir a las autoridades y perturbar la escena del crimen.

Rosamar López, 27 años

ROSAMAR LOPEZ.jpg
Facebook

Rosamar López salió de San Felipe, en el estado Yaracuy, a mediados del 2015 en compañía de una amiga. Se radicaron en Ciudad de Panamá, en donde trabajó durante un tiempo como mesera en un restaurante.

La joven fue asesinada el 29 de marzo del 2018 junto con su novio, de nacionalidad mexicana, en una carretera cercana a Playa Grande, en el sector Las Uvas. El cadáver de López fue hallado con impactos de bala en la cabeza afuera del Chevrolet Malibú en el que viajaban, mientras el de su novio fue encontrado dentro del auto. La familia de la venezolana logró repatriar sus restos a San Felipe. Sin embargo, ocho meses después, el delito sigue impune.

Graciela y Sol Cifuentes, 54 y 22 años

CIFUENTES.jpg
Sol y Graciela Cifuentes.
Cortesía

Graciela Cifuentes se había radicado desde hace varios años en la Ciudad de México, en donde vivía con su hija de 22 años y se dedicaba a dictar clases de fotografía en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), sin imaginarse el violento destino que les esperaba.

La casa en la que vivían, que resultó seriamente afectada tras el terremoto que sacudió a México en septiembre del año pasado, fue testigo del cruel asesinato de madre e hija. Ambas murieron apuñaladas, estranguladas y quemadas el 15 de marzo de este año.

En julio, cuatro meses después del doble homicidio que conmocionó a medios locales e internacionales, Alan N, de 25 años y ex novio de Sol Cifuentes, fue arrestado y acusado del homicidio. De ser hallado culpable, podría ser sentenciado hasta a 120 años de cárcel.