Cartas

No se deben minimizar los aberrantes crímenes de la Iglesia Católica

Varias personas visitan la Basílica de San Pedro en la Ciudad del Vaticano, el 31 de agosto.
Varias personas visitan la Basílica de San Pedro en la Ciudad del Vaticano, el 31 de agosto. Getty Images

Que artículo más repugnante el publicado el jueves en la página editorial y escrito por el sacerdote Eduardo M. Barrios. Es increíble que un clérigo minimice los aberrantes crímenes perpetrados por sus colegas durante tantas décadas.

Yo soy testigo presencial de los atropellos cometidos por varios de los miles de pedófilos disfrazados de cristianos, criminales que han debido de ser condenados a las mismas penas de cárcel que le dictaron al Dr. Larry Nassar cuando abusó de las gimnastas aquí en Estados Unidos.

Desafortunadamente la sotana y toda la jerarquía religiosa a la sombra de el Vaticano, les ha servido de blindaje.

Efraim Saragovia, Hollywood, Florida

  Comentarios