Últimas Noticias

Confirman la muerte del disidente cubano Antonio Augusto Villarreal Acosta

El disidente cubano Antonio Augusto Villarreal Acosta, quien comenzó a sufrir de problemas psiquiátricos durante sus siete años en las prisiones de la isla, murió en Miami.

La policía de la ciudad de Miami dijo que encontró el sábado el cadáver de Villarreal en su apartamento en la Pequeña Habana, pero declinó comentar sobre la causa de la muerte.

Villarreal fue uno de los 75 activistas pro democracia detenidos durante las duras medidas de represión en el 2003, conocidas como la Primavera Negra de Cuba. Se le liberó en el 2010 y fue directamente de la prisión al aeropuerto de La Habana para un vuelo hacia el exilio en España. Se mudó a Miami meses después.

El economista de 63 años de edad y activista del Movimiento Cristiano de Liberación (MCL), fundado por el fallecido Oswaldo Payá, dijo en el 2010 al diario español La Razón que estaba bajo cuidados psiquiátricos por el “trato inhumano” que recibió en prisión.

“Los años de aislamiento nos han dejado secuelas a todos”, dijo Villarreal. “Cuando mis heridas estén cicatrizadas, alguien debe pagar por lo que he sufrido”.

Varios otros disidentes han informado que Villarreal comenzó a sufrir problemas psiquiátricos en el 2003, después de ser sentenciado a 15 años de prisión por su activismo en el MCL y coautor del Proyecto Varela, que pidió un referendo nacional sobre temas de derechos humanos.

La disidente Tania Quintero informó en el 2010 que Villarreal pasó los primeros 15 meses en una celda de aislamiento en la prisión de Boniato, en el oriente de Cuba, sin electricidad y una puerta de acero macizo que le impedía ver hacia afuera.

Villarreal se sometió a una operación de hernia en el 2005, agregó Quintero. Silvia Aguado, la esposa de Villarreal, dijo, según Quintero, que en una visita a prisión ese año encontró a Villarreal profundamente deprimido. El le dijo: “Soy inocente, no merezco estar aquí”, de acuerdo con Aguado.

Su hijo Tony informó en el 2007 que Villarreal había bajado de 182 a 77 libras, de acuerdo con la información de Quintero.

Villarreal fue uno de los más de 110 presos políticos liberados en el 2010 y el 2011, después que el gobernante cubano Raúl Castro, luego de conversaciones con el cardenal cubano Jaime Ortega, acordó poner en libertad a los últimos de los 75 disidentes detenidos en el 2003.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios