Últimas Noticias

Disidente Jorge Luis García ‘Antúnez’: cubanos en la isla y en el exilio deben presionar para derrocar a los Castro

En la víspera de retornar a Cuba luego de un viaje de cuatro meses al exterior, el activista por la democracia Jorge Luis García “Antúnez” dijo el lunes que los cubanos en la isla y en el exilio deben presionar agresivamente para dar fin al gobierno de Castro.

“Regresamos a Cuba, pero no para esperar que las cosas pasen, sino para contribuir a que pasen”, dijo García, porque “el castrismo no se va a caer, ni tenemos porque seguir esperando por la muerte de Fidel y de Raúl para ser libres”.

“Ninguna dictadura se ha caído por sí sola,” añadió. “Hay de desestabilizar al régimen, hay que crear un ambiente de protestas y tensión que el aparato represivo no pueda ya controlar, hay que terminar por catalizar el descontento o la ira popular”.

La lucha por remover a los hermanos Castro del poder requiere de una huelga nacional y debe lograr la liberación de todos los presos políticos, la legalización de todos los partidos políticos y llevar ante la justicia a los agentes de seguridad del gobierno quienes tienen “sangre en sus manos”, agregó.

García agregó que el apretón de manos del presidente Barack Obama con Raúl Castro no le sorprendió porque ya tenía una “mala impresión” de Obama. El presidente de los Estados Unidos es un izquierdista, agregó.

García, quien pasó 17 de sus 49 años en prisión, y su esposa Yris Tamara Pérez Aguilera regresarán el martes a su casa en Placetas, en la región central de Cuba. Se considera que están entre los más activos críticos del gobierno en la isla.

Ambos recibieron tratamiento médico mientras estaban en los Estados Unidos, dijo él. Aunque los doctores en Cuba le advirtieron que tenía una condición cardíaca potencialmente mortal, los doctores en Miami reportaron que su corazón no se encontraba en tan mal estado, pero le encontraron un tumor benigno en los testículos.

Ellos sostuvieron una conferencia de prensa en la oficina de la representante pepublicana Ileana Ros-Lehtinen, en Miami, organizada con el apoyo del Directorio Democrático Cubano, con sede en esta ciudad, y la Asamblea de la Resistencia, una coalición de docenas de grupos anticastristas.

García también desestimó un reporte de La Habana el lunes, por parte de la agencia de noticias Agence France Press, que afirmaba que aunque este año se les había permitido a muchos disidentes viajar al exterior por primera vez en décadas y que los mismos “perdieron protagonismo en la isla, alejados de los problemas cotidianos de la gente”.

El reporte citó al analista Arturo López-Levy diciendo que los opositores en gira “han ratificado sus críticas bien sabidas al gobierno cubano, pero sin anunciar propuestas viables sobre los problemas medulares del país” y que además “han mimetizado su visión a la del exilio tradicional”.

García aceptó que el gobierno cubano ganó algunos puntos al permitir que los opositores viajaran al exterior luego del 14 de enero, pero agregó que los activistas por la democracia también ganaron al denunciar en cada una de sus escalas los abusos a los derechos humanos por parte del gobierno.

Durante su viaje, García y su esposa se reunieron con funcionarios gubernamentales y académicos de los Estados Unidos, Polonia, Taiwán, Hungría, Noruega y Suecia y participaron en paneles sobre los derechos humanos de las Naciones Unidas en Suiza y de la Organización de Estados Americanos en Washington.

Sus cuatro meses en el exterior, agregó García, fue un “tiempo más que suficiente” para cumplir “nuestro principal objetivo: denunciar la dictadura”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios