Últimas Noticias

Los Marlins llegan a 30 derrotas y desaprovechan la apertura de su mejor hombre en la rotación

El abridor de los Marlins Caleb Smith lanzó cinco entradas y un tercio y permitió dos carreras a la tanda de los Rays, en el partido celebrado el 14 de mayo de 2019 en Miami.
El abridor de los Marlins Caleb Smith lanzó cinco entradas y un tercio y permitió dos carreras a la tanda de los Rays, en el partido celebrado el 14 de mayo de 2019 en Miami. dsantiago@miamiherald.com

Daban ganas de decirle que no había perdido, ganas de tirarle un brazo por encima y comentarle que la culpa no era suya. Caleb Smith, como siempre en esta temporada, lanzó para ganar. Sus esfuerzos, sin embargo, cayeron en el vacío de la ofensiva.

Los Marlins desaprovecharon una buena actuación del zurdo el martes por la noche para caer 4-0 en esta mini serie de dos encunentros ante los rivales estatales de Tampa Bay que viven un tremendo momento en la peligrosa División Este de la Americana.

¿Cómo puede perder un hombre que ha permitido dos anotaciones, cuatro imparables y ponchado a ocho bateadores en 5.1 capítulos de faena? Basta escuchar el silencio de los bates de Miami para entenderlo y descubrir la profunda frustración de este equipo.

“Estuve regular, la slider no me funcionaba, pude hacer mejor labor’’, comentó Smith, quien llegó a ocho salidas con al menos seis ponchados en su inicio de temporada para superar la racha de José Fernández. “Tenemos que seguir batallando y eventualmente las cosas mejorarán’’.

Eventualmente, pero los peces llegaron a 30 derrotas en la temporada. ¿Cuando lo eventual se convertirá en real?

Está muy bien el cuadrangular de Avisail García en la segunda, hay que aplaudir la excelente faena del veterano Charlie Morton en el montículo rival y el juego alegre en general de los Rays, que están sosteniendo una pulseada fuerte con Yankees y Medias Rojas.


Pero no importa que sea Morton, Stephen Strasburg, Cole Hammels o como se llame el lanzador contrario, el ataque de los peces no encuentra salida del atolladero, porque con solo seis sencillos en nueve entradas no se puede ir muy lejos, ni aunque esté en la lomita Smith, sin duda, el mejor pitcher de Miami en este 2019.

Y tampoco se trata de la cantidad de hits. Después de todo, Tampa Bay finalizó con ocho imparables en su casilla, pero sí supo combinar y aprovechar los errores de los Marlins, como el de Sergio Romo en la octava entrada al regalar boleto con las bases llenas.


O tal vez cuando los Rays lograron una carrera por hit de piernas del propio García en la novena al correr más fuerte que el tiro de Brian Anderson de tercera a la inicial, de nuevo con los ángulos congestionados.

Tampa Bay no tiene esos nombres deslumbrantes, aunque haya alguno que otro como el de Blake Snell, pero nada como los rosters de Nueva York y Boston, pero compiten con todo a su alcance, batallan por cada victoria como si fuera la útlima.


“Desde que llegamos al spring training vimos un equipo que no le importaban los nombres de otros, sino que se enfoca en jugar bien y duro todos los días en el terreno’’, apuntó el cubano Yandy Díaz, autor de dos de los indiscutibles de su novena. “Jugamos con alegría’’.

Eso es lo que le falta a Miami ahora mismo: un cierto espíritu de lucha, de sentir que se ha tocado fondo, una oscuridad que no tiene para cuando acabar y puede terminar consumiendo a Smith.

Miami, a pesar de lo que crean por ahí, no ha tocado fondo.

  Comentarios