Salud

El desayuno sigue siendo importante

Erin Corrigan, gerente clínica de nutrición del Miami Children’s Hospital comparte con los niños un desayuno saludable.
Erin Corrigan, gerente clínica de nutrición del Miami Children’s Hospital comparte con los niños un desayuno saludable. Miami Children's Hospital Child Care Center

A menudo se ha dicho que el desayuno es la comida más importante del día, pero, ¿lo es en realidad?

Algunos artículos recientes afirman que quizás no lo es, pero para los niños, puede jugar un rol crítico en cuanto a destrezas cognitivas y necesidades nutricionales básicas.

“El desayuno está subestimado en los niños”, dice Marina Chaparro, nutricionista y educadora en nutrición del Hospital de Niños Joe DiMaggio en Hollywood. “Muchas investigaciones han mostrado resultados positivos, especialmente en la escuela, cuando los niños han desayunado”. Tienden a recordar mejor las cosas, a reaccionar más rápido, tener mejores destrezas matemáticas y menos problemas de comportamiento.

“Si los niños no comen desayuno, no van a poder concentrarse en la escuela y tener un buen desempeño”, dice Erin Corrigan, gerente clínica de nutrición clínico del Miami Children’s Hospital.

El desayuno es también una buena forma de llenar las necesidades nutricionales en los niños. Las personas tienden a obtener los nutrientes más importantes en el desayuno, incluyendo calcio, hierro, proteína, vitamina A y C.

“Si se omite el desayuno los niños van ingerir menos comidas pero en porciones más grandes”, dice la Dra. Patricia Feito, médico de familia del Baptist Health Medical Group. “Como resultado puede haber aumento de peso y de grasa corporal”.

De acuerdo con el Family Nutrition and Physical Activity Report (Informe de Nutrición y Actividad Física de la Familia), la comida que los niños omiten con más frecuencia es el desayuno. Y esta es la peor ya que en la mañana, luego de una noche de sueño, los niveles de energía en el cuerpo son bajos.

El informe señala que el 59 por ciento de los niños afroamericanos y el 42 por ciento de los niños anglosajones e hispanos, nunca comen desayuno. Muchos padres lo justifican diciendo que tienen bajos ingresos, pero muchos de estos estudiantes serían elegibles para programas escolares de desayuno gratis o a costo reducido.

Otros culpan al tiempo. Con los niños cada vez más activos, el desayuno es cada vez menos importante. Sin embargo, los padres necesitan hacerlo una prioridad. “Entiendo que la vida diaria en esta sociedad es difícil”, dice Feito. “Hay restricciones de tiempo para todo, pero si usted pierde lo más importante en la vida (su salud), eventualmente va a sufrir”.

El desayuno no tiene que ser complicado; la clave puede ser un poco de preparación. Para otros, se trata de crear un hábito.

“No estamos hablando de una comida muy complicada”, dice Chaparro, quien sugiere que se planifique el desayuno la noche anterior.

El Dr. Wenliang Geng, jefe de residentes de pediatría del Miami Children’s Hospital, sugiere que se eduque a niños y padres para incorporar hábitos familiares saludables.

“Podemos educar a los niños hasta cierto punto”, dice. “Pero verdaderamente el cambio donde vamos a ver el mayor efecto es educando a los padres”.

Él recomienda a los padres que se enfoquen en la salud, qué está comiendo la familia y cómo se sienten. También recomienda llenar el refrigerador con alimentos saludables y opciones de vegetales.

Consejos para el desayuno

Los expertos en nutrición del Miami Children’s Hospital, Baptist Hospital y Joe DiMaggio Children's Hospital recomiendan las siguientes opciones:

▪  Busque el balance. Piense en tres grupos de alimentos. “Si ingiere solo carbohidratos, tendrá hambre nuevamente en una hora, así que coma algo que tenga grasa y proteína”, dice Erin Corrigan, gerente clínico en nutrición en Miami Children’s Hospital. Ejemplo: cereal o yogurt con frutas y nueces.

▪  Proteína. “La proteína no solo va a ayudar a los niños a crecer”, dice Marina Chaparro, nutricionista y educadora en nutrición en Joe DiMaggio Children’s Hospital. “También les ayudará a sentirse bien todo el día”. Ejemplo: huevos, queso bajo en grasa, mantequilla de maní, salmón.

▪  Huevos. Los huevos contienen mucha proteína y pueden prepararse de muchas maneras: hervido, revuelto o en una tortilla. Puede prepararlos con anticipación y guardarlos en el refrigerador. Ejemplo: tortilla con vegetales

▪  Granos integrales. Los granos integrales tienen mucha fibra que lo mantendrá lleno y ayuda al sistema digestivo. Ejemplo: cereal con alto contenido de fibra y no mucha azúcar; panes de grano integral, avena.

▪  Evite los jugos, coma fruta fresca. Limite los jugos, que tienen contenido de azúcar y coma las frutas enteras. Tienen más fibra, nutrientes y vitaminas. Ejemplo: arándanos, fresas, plátanos, naranjas.

▪  Para llevar. Para aquellos con un estilo de vida ocupado, empaque una barra de desayuno, fruta seca o yogurt natural con frutas y nueces. Ejemplo: barra de granola, yogurt.

▪  ¿No le gustan los alimentos de desayuno? Coma otra cosa. Por ejemplo, los sobrantes de la cena con un pedazo de fruta. “Puede ser cualquier cosa que desee comer. Mientras no salte el desayuno”, dice Corrigan. “Si no come algo en la mañana, luego de toda una noche sin comer, va a estar 14 horas sin recibir alimento; eso no es bueno”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios