Béisbol

El tema de la patria y la bandera ya se acabó en la pelota, explica conocido técnico cubano

RIGOBERTO BLANCO junto al ex pelotero de Estados Unidos Ty Griffin.
RIGOBERTO BLANCO junto al ex pelotero de Estados Unidos Ty Griffin.

Rigoberto Blanco es un nombre importante en la pelota cubana. Actualmente en Miami, fue manager – en la década de los 90- de equipos de La Habana lleno de buenos peloteros y luego dirigió conjuntos de diferentes categorías en eventos internacionales en su tierra y en Panamá.

Muy próximo a abrir una academia de béisbol, Blanco es una voz autorizada para hablar de la situación actual de ese deporte en la isla y las causas que lo han relegado a un estado de debilidad en lo estructural que dista mucho de otros tiempos.

Testigo de una época más agradable, Blanco también vivió el desmoronamiento del edificio de la pelota antillana, la cual todavía sufre y lleva en la sangre.

¿Qué estás haciendo por estos días?

“Dando clases particulares de bateo, ofrecemos asesoría de defensa a un grupo de prospectos. Encaminándonos por el béisbol organizado. En enero debemos empezar una academia’’.

¿Cómo ves el béisbol cubano en estos momentos?

“A pesar de los prospectos que sí están, el béisbol cubano se encuentra en crisis. Yo vengo de la EIDE de la extinta provincia de La Habana. Después los chicos pasaban a la ESPA. Había un buen béisbol, una estructura. Ya no es así’’.

¿Básicamente, qué está pasando?

“Los muchachos no juegan en la base. Al que no le manden de aquí un guante o un par de spikes prácticamente no puede jugar. Se juegan provinciales cortas, débiles. Así no puede haber desarrollo. No hay rigor de entrenamiento. Supuestamente, las épocas presentes son mejores que las pasadas. Allá sucede todo lo contrario’’.


También siento un desencanto.

“Total. No hay estímulo. La mayoría de los técnicos buenos, que practicaban los fundamentes del juego, están fuera, o se han muerto, o se han ido. Y el que no se ha ido está fuera del béisbol. Una vez yo estaba compartiendo con Jorge Fuentes y Servio Borges y conversábamos de ese tema’’.

¿Y tú por qué te fuiste?

“Porque me ahogaron. Era un técnico de béisbol y me fueron apartando. Y todavía no sé por qué. Parece que no le gustaba a alguien o dije algo que no le gustaba a alguien. Yo venía de Panamá. Había hecho un buen trabajo. Desparece provincia Habana y para Mayabeque ni me llamaron’’.


Y como tú, tantos…

“La gente pregunta, ¿por qué se fue Jorge Fuentes? ¿Por qué se fue fulano? Te desencantas. Trabajas y trabajas y no hay nada. Además de que pasas trabajo para trabajar. A mí trataron de humillarme. Higinio Vélez me hizo ir cinco veces al Latino y un día tuve que esperar hasta las 7 de la noche para que me atendiera. De Panamá venían equipos a buscarme y no podía salir. Y yo en mi casa criando puercos’’.

¿Tomaste en ese momento la decisión de cortar?

“En mi casa todo se hace por consenso y tomamos la decisión de que si salía entonces no viraba. Me quedé en Panamá. Respeto mucho el béisbol cubano y tengo todavía muchos amigos allá. Pero esa es la verdad’’.


A pesar de los pesares, el cubano tiene un talento intrínseco para el béisbol.

“De un equipo que fue campeón Sub 15 en Japón casi todos ya están firmados en la pelota profesional con cifras millonarias, pero es un talento que el país no puede mantener. Eso de la patria y la bandera, ya ese himno se acabó. Busca la razón’’.

  Comentarios