Boxeo

Boxeador cubano irrumpe en la división máxima y aspira a ser el relevo del King Kong Ortiz

FRANK SANCHEZ se prepara para iniciar un entrenamiento con su técnico Eric Castaño en Miami.
FRANK SANCHEZ se prepara para iniciar un entrenamiento con su técnico Eric Castaño en Miami.

Nuevo año, nuevo rival, nuevo peso. Todo se agolpa de pronto en la puerta de Frank Sánchez, quien este viernes hace dos debuts en una misma velada: su primera presencia en televisión nacional y su estreno e n la división máxima.

Uno de los guerreros cubanos de mayor proyección en los últimos tiempos, Sánchez (10-0, 8 KO) viaja a Shreveport, Louisiana, para medirse el 11 de enero a Willie Jake Jr. (8-1-1, 2 KO) en la velada que SHOWTIME dedica a promover a las figuras en ascenso.

“Nadie se imagina la ilusión que tengo por esta presentación en TV’’, apuntó Sánchez, actualmente en las 215 libras. “Y en cuanto a lo del cambio de división, pues ya están todos avisados. Hay un nuevo guerrero que lo quiere todo, absolutamente todo’’.

Sánchez, quien realizó la mayor parte de su carrera profesional como ligero pesado, admitió sentirse a gusto por encima del límite de las 200 libras y en una forma física envidiable.

El salto de categoría asegura un boxeador más de Cuba en la división de los mastodontes, donde casi en solitario Luis “King Kong’’ Ortiz venía sosteniendo la bandera de la isla.

Cuba ha logrado campeones mundiales en varias categorías, pero sigue quedando a deber en lo referente a un título entre los pesados, a pesar de los intentos de Jorge Luis González, Juan Carlos Gómez, Odlanier Solís y el mismo Ortiz.


“Estamos en presencia del relevo de Luis Ortiz’’, dijo el entrenador de Sánchez, Eric Castaños. “Todavía a nuestro King Kong le queda mucho por dar y es nuestro campeón. Esperamos que Frank pueda seguir sus pasos y continuar la tradición’’.

Todavía parece increíble de creer, pero Sánchez combatió en 10 ocasiones durante el 2018, con nueve triunfos –siete de ellos por la vía del nocaut- y una no decisión que injustamente debió ser otra victoria.

Sánchez peleó una vez en enero, otra en febrero, dos en marzo, una en abril, una en mayo, dos en junio y una en octubre, cuando formó parte de la cartelera donde su compatriota Yunier Dorticós derrotó por decisión unánime a Mateusz Masternak, y cerró en noviembre con otro éxito.


Para esta temporada, Sánchez contempla subir al cuadrilátero unas cinco ocasiones, cambiando la cantidad por la calidad para acercarse a peleas de mayor importancia desde los puntos de vista deportivo y financiero.

“El 2018 fue para sentar bases y darnos a conocer’’, agregó Sánchez. “Este 2019 será para seguir creciendo y acercanos a puestos importantes en la división pesada. Este es el año para conectar batazos grandes y alertas a los posibles rivales’’.

  Comentarios