NBA

El Heat busca seguir su buen paso ante uno de los pocos equipos que ha conseguido pararlo dos veces

Los jugadores del Heat celebran el triunfo ante los Wizards el 4 de enero en el AmericanAirlines Arena
Los jugadores del Heat celebran el triunfo ante los Wizards el 4 de enero en el AmericanAirlines Arena adiaz@miamiherald.com

Si se observa la tabla de posiciones se puede comprobar que los dos equipos más calientes de la NBA en los últimos 10 partidos son los Rockets y los Bucks, ambos con 9-1.

Los que tienen buena memoria saben que ese uno perdido del equipo de Houston fue contra el Heat, pero para su asombro también puede comprobar que ese otro uno del quinteto de Milwaukee, primero en el Este, fue también contra Miami, que con 8-2 está entre los mejores cinco en ese tramo de la campaña.

Los otros que tienen 8-2 son los Nuggets, primero en el Oeste, y los Pacers, terceros; mientras los campeones Warriors van con 6-4 y los Raptors y los Celtics, candidatos en el Este, tienen 5-5.

Evidentemente el quinteto de la Capital del Sol está haciendo las cosas muy bien y en este momento le gana a cualquiera. Solo dos tropiezos ante los Raptots y los Timberwolves han impedido su marcha perfecta.

El Heat con marca positiva (19-18) por segunda vez en la temporada (ya estuvo 3-2), es sexto en su conferencia y espera mantener su racha triunfal y seguir escalando posiciones.


Finalmente el entrenador Erik Spoelstra ha conseguido tener a todos (menos el lesionado Goran Dragic) en la misma página con su gran defensa como identidad y ahora solo le queda mantener la constancia, incluso con un pequeño margen de mejora, y por tanto toca aplaudirle.

Spoelstra ahora tiene un bendito problema con el puesto de escolta con la llegada de Dion Waiters y la explosión de Derrick Jones, quien ha relegado al banco a Wayne Ellington. Todo lo que ha pedido es paciencia, pues todos tienen un rol importante y ya se sabe que lo que funciona, no se toca.


Incluso cuando regrese Dragic, quien se recupera de una operación de limpieza de la rodilla, pues Justise Winslow lo está haciendo de un modo increíble. El viernes rompió su propio récord con 10 asistencias y tan solo una pérdida del balón.

“Como armador he visto oportunidades para hacer algunos pases buenos”, dijo Winslow. “Pero una gran problema para nosotros han sido las pérdidas de balón, así que he estado un poco indeciso y solo estoy haciendo más jugadas seguras”.

Y si bien es cierto que Miami no tiene mucho talento en ataque, sí que lo tiene en defensa. Winslow, Josh Richardson y Rodney McGruder son jugadores versátiles que su mayor virtud es dejar sin aliento a los atacantes, al igual que James Johnson y Hassan Whiteside, por no hablar del banco.

Gracias a eso es que el equipo está hoy por encima de .500.

“Vamos a despegar. Creo que es en defensa”, indicó el centro Hassan Whiteside. “La defensa es la clave para nosotros y eso es lo que realmente nos llevará allí. Tenemos muchos defensores y esa es la clave”.

Tras la victoria del viernes contra los Wizards (115-109), Dwyane Wade, quien anotó 14 puntos, intercambió su camiseta con Bradley Beal (33 puntos), quien también lleva el número “3” en honor a su “ídolo”.


“Estos momentos significan todo”, comentó Wade. “Las ovaciones de los fanáticos son geniales, pero significa mucho saber que uno tuvo un impacto en el crecimiento de buenos jugadores y de futuros jugadores en esta liga. Cuando dijo [que fui su ídolo], le agradecí, y solo espero haber sido un buen ejemplo para él”.

Este domingo (6 p.m. TV: SUN. Radio 710 AM) el Heat tiene una cuenta pendiente con los Hawks en Atlanta.

Los Hawks derrotaron al Heat en su casa el 3 de noviembre 123-118 y luego lo sorprendió en el American Airlines Arena 115-113, el 27 de noviembre, el día que el quinteto de Miami tocó fondo con 7-13. Desde entonces lleva 12-5 y este domingo puede haber revancha.

Siga a Pedro González en Twitter: @PedroJulio59

  Comentarios