NBA

¿Quién es el máximo culpable del fracaso del Heat esta temporada?

Una vez terminada la temporada para el Heat muchas cosas quedan en el tintero. Su presidente Pat Riley recomendó para las vacaciones, mientras observan los playoffs, llevarse sus cuadernos de notas y llenarlo con las cosas que tienen que mejorar.

Riley dijo que empezaría por él, pero no dijo que el suyo era el más grande, el más grueso el más largo, porque este equipo está para desarmarlo y hacerlo nuevo.

Simplemente el prototipo presentado no funcionó. Lo de la “Cultura”, trabajo duro, defensa como identidad, todo eso está muy bien; pero este juego se gana anotando.

De nada le valió al equipo de Miami quedar segundo en toda la liga (105.9 puntos por juego) en el apartado defensivo, si luego queda en el lugar 26 de 30 en anotación (105.7). En ataque el Heat jugó otra liga, la de los perdedores, en parte por falta de talento, en parte por su mala selección de tiro.

Alguien le dijo que eran los Warriors 2, porque intentaron triples de todos colores. El resultado: terminó en el puesto 21 de 30 con un 34.9 por ciento, desperdiciando muchas oportunidades en una Conferencia Este debilitada.

Pero los triples no fue lo peor, sino su desempeño desde la línea de tiros libres donde quedó en el último lugar con un pobre 69.5 por ciento, una vergüenza, algo impropio ya no de un equipo que aspire a algo sino de un equipo de la NBA. La displicencia en este apartado es significativa con Hassan Whiteside (44.9%), Dion Waiters (50%), Justise Winslow (62%), Derrick Jones Jr (60.7%).

Los números de cada jugador del Heat están por debajo de lo que se necesita para ganar y si estos no mejoran significativamente o se traen dos o tres jugadores que promedien cerca de 20 puntos el deseo de llegar a la próxima postemporada será otro sueño de verano.

Un verano en el que el Heat buscará suerte en el Draft. Por ahora ocupa el puesto 13 en el sorteo del 15 de mayo, con menos de un cinco por ciento de probabilidades de escoger entre los cinco primeros.

Pero la historia dice que el Heat no sabe escoger muy bien. Solo lo ha hecho bien en el 2003 cuando tomó en el puesto cinco a Dwyane Wade, gracias a que los Pistons escogieron en el puesto 2 a Darco Milicic.

Desde entonces los mejorcitos han sido Bam Adebayo (14 en el 2017) y Justise Winslow (10 en el 2015), a pesar de que ninguno llega a 10 puntos de promedio por juego.


Por no hablar de Michael Beasley (2do en el 2008) por encima de Russell Westbrook, Kevin Love, y Goran Dragic (45), al que luego consiguieron en el 2015 vía cambio por dos primeras rondas del draft.

No coger o escoger mal en el draft, no ha sido lo único en que ha fallado el gran Riley, pues también ha dado contratos de pánico a Hassan Whiteside, James Johnson, Dion Waiters y Kelly Olynyk, que han dejado al equipo sin margen de maniobra.

Si bien lo jugadores no han estado al nivel esperado, si bien Riley, tras traer al Big Three, no ha conseguido un equipo competitivo, la mayor parte de responsabilidad por el fracaso del Heat la tiene Erik Spoelstra, quien no fue capaz de hacer jugar a este equipo de manera eficiente.


No solo este año sino en tres de los últimos cinco, con el Heat fuera de los playoffs y en los dos que ha clasificado despidiéndose en primera ronda. Sin embargo, Spoelstra, junto a Rick Carlisle, es el segundo entrenador con más antiguedad hoy en la NBA, superado solo por Gregg Popovich.

Riley se ofreció para resolver el problema con la rotación de los centros, pero tendrá que meterse muchísimo más, ya que su entrenador en jefe, su más firme apuesta, no acaba de dar con la tecla.

Pedro González es un experimentado reportero que hace 15 años cubre al Heat de Miami, la NBA, el Open de Miami, el judo y todo el fútbol, tanto local como internacional.
  Comentarios