NBA

El Heat tiene un grave problema del que nadie habla

Riley: “Not a new culture, but to tightening the screws on a culture that sometimes erodes just a little bit.”

Miami Heat President Pat Riley talks to the media during the season-ending press conference at the AmericanAirlines Arena on Saturday April 13, 2019 in Miami.
Up Next
Miami Heat President Pat Riley talks to the media during the season-ending press conference at the AmericanAirlines Arena on Saturday April 13, 2019 in Miami.

De ninguna manera el Heat mereció ir a la postemporada y fue una pena por que hubiese sido la última de Dwyane Wade, pero en el equipo hay muchos jugadores que ni siquiera merecen estar en la NBA y muchos aspectos que mejorar.

Está bien que sus hombres defiendan, que luchen, que se sacrifiquen, todo esa cultura que pretende proteger Udonis Haslem, pero hay que anotar. En estos playoffs se puede apreciar que gana el que más anota, que la prioridad es hacer canastas de todas las maneras posibles, principalmente atacando el aro.

Claro que ese es uno de los puntos débiles del quinteto de Miami, lo cual es inexplicable para un equipo que tiene una pésima puntería. Cuantas veces se vio a sus jugadores que, estando solo debajo del aro con posibilidad de anotar, sacaban el balón para que otro tirara de tres.

Cuando se ataca el aro el jugador se sitúa mucho más cerca y las posibilidades de anotación aumentan, incluso propicia que le cometan muchas faltas, con la posibilidad de limitar a su rival cuando este acumula varias de ellas, ademas de poder tirar libre desde la línea.

Aunque precisamente desde la línea es donde el Heat tiene su mayor problema. Lo curioso es que ni se menciona.

Miami fue el peor equipo de toda la NBA en tiros libres, lo cual además de ser una vergüenza es inadmisible.

El Heat tuvo un balance negativo de 39-43, 19-22 en casa, 20-21 fuera, 7-9 en su división, 23-29 en su conferencia, permitió un promedio de 105.9 puntos por juegos (el 2do mejor de la NBA), pero anotó solo un 105.7 (el lugar 26 de 30) en gran parte porque se fallaron demaciados tiros libres.

¿Cuántos juegos se perdieron desde la línea?

Sin dudas un gran numero, por no decir la mayoría.

El quinteto de la Capital del Sol además de que en el puesto 30, el peor de la NBA con un pobre con 69.5 por ciento, ocupó el lugar 22 en intentos de tiros libres, con un promedio de 21.7, lo cual refleja lo poco que atacó el aro.

Hassan Whiteside (44.9%), Dion Waiters (50%), Justise Winslow (62.9%) tienen tarea extra para este largo verano, pues con esos raquíticos porcentajes, más que ayudar, le están haciendo daño a equipo. Y si no mejoran no deben jugar.


También tienen que mejorar y James Johnson (71.4%) y Bam Adebayo (73.50%), pues no deben haber jugadores por debajo del 75 por ciento.

Igualmente hay que ir más veces a la línea. Solo Hassan Whiteside (3.4 tiros) se acerca a 4.0 tiros por juego, que tampoco es tanto. Incluso Johnson y Waiters están por debajo de 2.0.

Eso sin contar a Derrick Jones Jr. y Rodney McGruder, quines están por debajo en casi todas estas estadísticas.


Los tiros libres debería estar circulados en rojo en el cuaderno de notas que el presidente Pat Riley le pidió a los jugadores y entrenadores que se llevaran para las vacaciones, y es uno de los pocos aspectos que admite mejora, eso sí es trabajo duro.

A ver si de una vez funciona eso de ‘guerra avisada no mata soldados’.

Pedro González es un experimentado reportero que hace 15 años cubre al Heat de Miami, la NBA, el Open de Miami, el judo y todo el fútbol, tanto local como internacional.


  Comentarios