Otros Deportes

Suárez queda fuera de carrera en la Serie Xfinity tras aparatoso choque de 13 carros

Darrell Wallace Jr, piloto del #6 Leidos Ford, y Daniel Suárez, del #18 Juniper Toyota, chocan en la NASCAR XFINITY Series PowerShares QQQ 300 en el Autódromo Internacional de Daytona, la tarde del 25 de febrero del 2017 en Daytona Beach, Florida.
Darrell Wallace Jr, piloto del #6 Leidos Ford, y Daniel Suárez, del #18 Juniper Toyota, chocan en la NASCAR XFINITY Series PowerShares QQQ 300 en el Autódromo Internacional de Daytona, la tarde del 25 de febrero del 2017 en Daytona Beach, Florida. Getty Images

El mexicano Daniel Suárez quería empezar la temporada del 2017 por todo lo alto, pero desafortunadamente se vio involucrado en un choque de 13 carros en la vuelta 29, la tarde del sábado en Daytona y tuvo que abandonar la carrera de la Serie Xfinity. Quedó ileso del accidente, pero en el puesto 34.

Fue tan aparatoso el incidente que la carrera estuvo detenida por más de 18 minutos.

Suárez debutará el domingo en la categoría máxima, la Monster Energy NASCAR Cup Series, para convertirse en el primer mexicano que correrá en las 500 Millas de Daytona, la prueba que marca el inicio de la temporada.

El piloto de 25 años nacido en Monterrey consideró que el arranque con demasiada agresividad muy temprano en la carrera fue lo que produjo dos grandes choques antes de cumplir las primeras 30 vueltas de las 120 de la carrera.


“Siento que corrimos demasiado fuerte en el inicio y era muy pronto para hacerlo”, afirmó Suárez. “No sé qué pasó exactamente. No he visto el video con detenimiento. Creo que debemos ser más inteligentes. Esta es una larga carrera y debemos ser un poquito más cerebrales”.

No se han reportado daños físicos en Suárez, quien se consagró campeón de la Serie Xfinity en el 2016 y fue Novato del Año en el 2015.

Suárez clasificó a su coche #18 Juniper Networks Toyota Camry en el puesto 21 de la carrera del sábado de 300 millas. El mexicano avanzó hasta el décimo puesto y en la vuelta 18 casi se estrella y ahí se produjo la primera interrupción de la competencia por un choque masivo.

Poco después, el jefe del equipo Scott Graves pidió a Suárez que entrara a pits para abastecer su coche de gasolina. El piloto reanudó la carrera en el puesto 16 en la vuelta 27.


Inmediatamente, Suárez se metió en el pelotón y en la vuelta siguiente se produjo un nuevo choque múltiple que terminó con sus aspiraciones. La parte delantera de su Toyota quedó totalmente hundida. De acuerdo a los nuevos reglamentos de NASCAR, el coche que no puede volver a pits por sus propios medios queda descalificado. Eso fue lo que ocurrió con el bólido 18 del mexicano. Y ahí terminó la aventura del sábado.

Ryan Reed se llevó la victoria con su Ford del Roush Fenway Racing. Pudo contener con éxito a Kasey Kahne, en un Chevrolet del JR Motorsports, y a Austin Dillon, en un Chevrolet del Richard Childress Racing, en dos vueltas de desempate.


Por su parte, el presidente del Daytona International Speedway Chip Wile anunció que se vendieron la totalidad de los boletos para la 59 edición de la DAYTONA 500.

Wile dijo que la capacidad del autódromo es de 101,500 espectadores. Este es el segundo año que se agotan las entradas para el evento más importante de NASCAR.

Siga a Luis Sánchez en Twitter: @luisfsanchez6

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios