Inmigración

‘Desobediencia civil si es necesario’: Lanzan campaña para cerrar centro de detención de Homestead

‘Desobediencia civil si es necesario’: Lanzan campaña para cerrar centro de detención de Homestead.

Más de 30 personas se reunieron frente a las instalaciones del refugio ubicado en 470 Bougainville Blvd., en Homestead, con pancartas con mensajes como “Los niños están para jugar, no para encarcelar” y “Familias unidas, no divididas”.
Up Next
Más de 30 personas se reunieron frente a las instalaciones del refugio ubicado en 470 Bougainville Blvd., en Homestead, con pancartas con mensajes como “Los niños están para jugar, no para encarcelar” y “Familias unidas, no divididas”.

Una coalición de activistas y residentes de Homestead lanzaron este martes una campaña exigiendo al gobierno de Donald Trump que cierre el centro de detención para menores inmigrantes en el sur de la Florida.

Más de 30 personas se reunieron frente a las instalaciones del refugio ubicado en 470 Bougainville Blvd., en Homestead, con pancartas con mensajes como “Los niños están para jugar, no para encarcelar” y “Familias unidas, no divididas”. Bajo el ardiente sol del sur de Florida, los manifestantes gritaron protestas por más de una hora.

Las organizaciones involucradas en la campaña son American Friends Service Committee, Florida Immigrant Coalition, United We Dream, Miami Friends Meeting, We Count!, Farmworker Association of Florida y Miramar Circle of Protection.


Las principales demandas de la campaña son cerrar el centro de Homestead inmediatamente, reunir a los niños con sus familiares o guardianes legales lo antes posible, no abrir más centros como ese —privados, con fines de lucro y de alta capacidad— y que las autoridades de inmigración finalicen su contrato con una de las compañía privadas que manejan el centro, Comprehensive Health Services.

106Homestead05NEWPPP
Activistas a favor de los inmigrantes y líderes comunitarios protestan frente al centro de detención de menores inmigrantes en Homestead, Florida, el 5 de marzo del 2019. PEDRO PORTAL pportal@miamiherald.com

El centro alberga actualmente alrededor de 1,600 niños y adolescentes con edades de entre 13 y 17 años. Pero autoridades de inmigración han anunciado que lo expandirán en el 2019 para albergar hasta 2,350 menores. Este es el único albergue temporal de emergencia que queda abierto en el país desde que el gobierno cerró en enero una instalación similar en Tornillo, Texas.

Los activistas planean organizar marchas y protestas, firmar peticiones y ayudar a los niños a escribir y mandar cartas a sus funcionarios públicos, según Mariana Salome Martinez, una representante de American Friends Service Committee.

“Queremos tener una estrategia para no solo hacer bulla”, manifestó Martinez.

Uno de los hechos que más enfurece a los activistas, según indicaron el martes, es que hay compañías que se están enriqueciendo a costa de la política contra la inmigración de Trump.

104Homestead05NEWPPP
Activistas a favor de los inmigrantes y líderes comunitarios protestan frente al centro de detención de menores inmigrantes en Homestead, Florida, el 5 de marzo del 2019.. PEDRO PORTAL pportal@miamiherald.com

Comprehensive Health Services, con sede en Cabo Cañaveral, Florida, es parte de una compañía más grande que sirve como contratista del gobierno, llamada Caliburn, la cual registró en octubre con la Comisión de Valores y Bolsa de EEUU (SEC) su Oferta Pública Inicial, puesto que planeaba vender sus acciones presentando un plan de negocios basado en la detención de cientos de niños.

Este martes, tras recibir críticas del público, la compañía canceló esos planes. De acuerdo con un comunicado de Caliburn, decidieron retirarse “debido a la variabilidad en los mercados de acciones”. Sin embargo, su director ejecutivo, Jim Van Dusen, aseguró que podrían volver a considerar su decisión en el futuro.

María Asunción Bilbao, una activista comunitaria con United We Dream, dijo que los organizadores de la campaña quieren detener a estos empresarios.

“Estamos hartos del dinero que hay puesto en estas corporaciones a costa del sufrimiento de nuestras familias”, expresó Bilbao. “Cada día que estos niños están acá, estas compañías hacen dinero. Es asqueroso”.

Thomas Kennedy, director político de Florida Immigrant Coalition, indicó que los activistas están comprometidos con su causa y no pararán hasta lograr su meta.

“Vamos a seguir haciendo abogacía, haciendo este tipo de eventos, escalando si es necesario, haciendo protestas, desobediencia civil si es necesario”, aseguró Kennedy.

Kennedy dijo que si las autoridades de inmigración se niegan a deshacerse de los centros por completo, él quisiera que al menos las políticas fueran más transparentes y que le prohibieran a las compañías monetizar la inmigración. También dijo que los centros deberían ser reformardos para acomodar mejor a los menores.

Los centros deberían ser más pequeños, dijo Kennedy. En vez de tener a más de 200 menores en un solo cuarto, en camas puestas una tras otra “como sardinas”, Kennedy dijo que cada menor debería tener más espacio.

Declaró que el gobierno debería contratar más personal para asegurar que las necesidades de los niños, como su salud y educación, están siendo atendidas correctamente, y cree que la falta de contacto humano es traumático para los niños —los menores detenidos tienen prohibido tocarse unos a otros, una política establecida por el gobierno para evitar el abuso sexual. Recientemente, documentos del Departamento de Salud y Servicios Humanos mostraron que miles de niños emigrantes han sido abusados sexualmente en centros del gobierno en los que estaban detenidos.

“Están pasando un momento muy traumático, muy difícil para ellos”, dijo Kennedy.

Entre otras demandas, estuvo la de Dorita Marina, una psicoanalista que trabajó durante varias décadas con inmigrantes para el Condado Miami-Dade. La mujer de 90 años habló el martes sobre los problemas psicológicos que la separación de familias puede tener en los niños.

Los niños que tienen una experiencia similar a los que están en Homestead hoy en día, según Marina, tienden a perder la habilidad para relacionarse con otros, expresar sus sentimientos y aprender nueva información, entre otras. Además, muchos desarollan un sentimiento de vergüenza y culpa por haber sido abandonados.

Marina recomendó que antes de reunir a los niños con sus guardianes o familiares, el gobierno les proporcione terapia psicológica para lidiar con lo ocurrido.

  Comentarios